Educacion Nacionales

La investigación-acción: su aplicación en el contexto de las organizaciones (y 3)

Frank A. Peña Valdes

Supuesto 3:

La I-A no debería meterse en cuestiones “que transcienden la razón humana”.

Sería mejor no explorar los temas en los cuales uno después no podrá intervenir directamente. Como consecuencia, por ejemplo, las dimensiones estéticas, transcendentales desaparecieron totalmente de las investigaciones organizacionales, no porque no existían en las organizaciones estudiadas, sino porque no se les tomó en cuenta. (Este fenómeno es totalmente conforme a la tendencia escéptica, “antireligiosa” de la ciencia moderna que apunta exclusivamente hacia lo manipulable.)

Supuesto 4:

Los problemas organizacionales se presentarían de manera “externa”, “objetiva”, para ser solucionados.

El investigador debería estar en una posición de “parte neutra” sin pasión ni especulación. El concepto de la investigación cooperativa se ha estrechado hasta tal punto que el investigador se ha reducido a ser sólo facilitador, espejo, y ya no un participante comprometido. Bajo esta concepción tradicional de la I-A, el investigador no puede ser parte del mundo (grupo, organización) del cual estudia los problemas: los problemas son “de ellos”. Pero como no se siente parte interesado, le faltar un compromiso apasionado.

Supuesto 5:

La vida organizacional sería esencialmente problemática.

En esta concepción una organización es una secuencia infinita de problemas, causas y soluciones, entre gente, eventos y cosas. La I-A tendría entonces como objetivo central fomentar instituciones que sean capaces de percibir, formular y solucionar una corriente eterna de problemas.

En este último supuesto está más claro la metáfora central de la I-A actual: organizar es igual a solucionar problemas.

La interacción simbólica apunta a aclarar como seres humanos desarrollan conceptos que dan sentido a nuestras experiencias cotidianas, a través del lenguaje, ideas, signos, teorías, … Para los autores la metáfora es un modo básico de este simbolismo, influyendo fuertemente en el desarrollo de las ciencias.

Una propuesta para una segunda dimensión en la I-A

En el campo de los estudios organizacionales, en la década de los ’80, han surgido múltiples nuevos enfoques, cada uno de los cuales puede ser válido, de acuerdo con sus supuestos y objetivos. Es decir, un mismo fenómeno social puede ser estudiado desde diferentes puntos de vista, cada uno dando resultados parciales e incompletos por supuesto. Los autores hacen aquí una referencia a Jurgen Habermas (82): cada perspectiva puede ser evaluado solamente en términos de su “interés humano” específico.

La cuestión “cómo estudiar algo?” está relacionado directamente con la cuestión “qué queremos estudiar?”, es decir la selección de la metodología investigativa es determinada por lo que uno espera encontrar, descubrir.

Los autores quieren dar una descripción de una ciencia organizacional aplicada (sus supuestos y filosofía), que llaman “investigación apreciativa”, contrastándole con la I-A. Si el objetivo central de la I-A es solucionar problemas, el objetivo de la investigación apreciativa consiste en fomentar la innovación social: descubrir, entender y apoyar innovaciones en estructuras y procesos socio-organizacionales. La investigación apreciativa quiere contribuir a teorías generadoras para las ciencias sociales, y utilizar estos conocimientos para promover un diálogo igualitario que resulta en la efectividad e integridad de los sistemas sociales considerados.

Qué entienden los autores por la efectividad de un sistema social? Es la congruencia entre los valores socio-organizacionales, y las prácticas socio-organizacionales cotidianas. Abogan por una forma holística de investigación, que debe ser a la vez: científica, pragmática, metafísica y normativa. A continuación los autores describen cuatro principios fundamentales en la base de la investigación apreciativa:

Principio 1.

Una investigación sobre el potencial social de una organización tiene que empezar por una apreciación.

Cualquier sistema social de alguna manera está funcionando. La investigación apreciativa busca, descubre y pone de relieve la parte mejor de una organización en la actualidad, es decir intenta un entendimiento de los factores y fuerzas que sirven para incrementar el potencial de la organización en el futuro.

Principio 2.

Una investigación social de una organización tiene que ser aplicable.

El conocimiento, resultado de la investigación apreciativa, para ser significativo, tiene que utilizarse, aplicarse, y de esta manera validarse a través de la acción. Entonces, no se quiere generar conocimientos puramente utópicos, ni pueden quedarse estos conocimientos exclusivamente en círculos académicos (por ejemplo presentándose en un lenguaje poco entendible por la gente para quienes la información podría ser muy relevante).

Principio 3.

Una investigación socio-organizacional tiene que ser provocativa.

Los autores aceptan el siguiente axioma: una organización humana es un sistema abierto e indeterminado, capaz de:

convertirse en más de lo que es en cualquier momento;
aprender como participar activamente en esta evolución.
Un conocimiento apreciativo de lo que es actualmente (principio 1) sugiere de alguna manera lo que podría ser en el futuro, genera imágenes de un desarrollo organizacional realista, con las cuales se puede ir experimentando. Los resultados de tal investigación se vuelven provocativos, en el momento que los miembros les escogen libremente como importantes, para dar una imagen, una visión de sus ideales a escala más larga.

Principio 4.

Una investigación apreciativa tiene que ser cooperativa.

Esta calidad es necesaria porque existe una relación inseparable entre el proceso de investigación y su contenido. Una relación cooperativa entre el investigador y los miembros de la organización bajo estudio es entonces esencial, por motivos epistemológicos, y prácticos/éticos.

El espíritu detrás de estos cuatro principios de la investigación apreciativa se encuentra en uno de los arquetipos más antiguos de la humanidad: el milagro y el misterio de ser. Refieren a una frase de A. Schweitzer: el reconocimiento del último misterio lleva nuestra percepción más allá de los objetos ordinarios.

(Hasta algunos de los físicos más destacados de este siglo han avisado que la promesa de conseguir verdades absolutas y seguridad a través de la ciencia, es un engaño). Igual como la vida humana se nos presenta como un misterio, así también se puede considerar misterioso al proceso organizativo, a través de lo cual la gente coopera.

Para la investigación apreciativa la metáfora central es: la organización es un milagro.

Esto significa: algo experimentado como real, pero no-verificable a la vez, lo que une lo sagrado con lo profano, lo terrible con lo lindo,… Esta metáfora simboliza una característica central de una experiencia diferente, que implica:

una percepción diferente, que integra calidades transcendentales de la realidad, condición necesaria para cualquier ciencia verdadera;
una relación diferente con los otros y el mundo, totalmente distinta de la vivencia del mundo como un problema a solucionar, que lleva a una conciencia participativa, un sentido de compromiso personal en un universo del cual uno es parte;
una manera diferente de conocer, la apreciación, que es un proceso afirmativo (relacionado con la confianza y la convicción) y desde donde brote una riqueza experiencial. Esto es fundamentalmente distinto del criticismo, relacionado con la ciencia objetiva, caracterizado por controles unilaterales, análisis frió y escepticismo.
(Cooperrider & Srivastva  (1987) hacen en esta parte  referencias a un conjunto muy heterogéneo de autores, como el filósofo francés Gabriel Marcel, el poeta Keats, y el teórico de los procesos de aprendizaje, David Kolb.)

Resumiendo la esencia de la tesis de  (Cooperrider & Srivastva  :

(1) hay dos modos cualitativamente distintos de investigación organizacional: utilizando la imagen del problema o la imagen del “milagro”:

(2) la renovación de teorías generadoras exige entrar en la dimensión metafísica, no tanto para encontrar respuestas, sino para poner de relieve la experiencia de admiración y sorpresa.

Sólo preguntas innovadoras llevarán a teorías y practicas innovadoras. En la investigación socio-organizacional hay que integrar:

la cuestión metafísica : ¿ Cómo es posible la existencia social ?
la cuestión teórica-generadora : ¿ Cuáles son nuevas posibilidades para organizarse ?
la cuestión normativa : ¿Cuál es la manera más digna, más justa para organizarse?
la cuestión pragmática : ¿ De qué manera acercarse a este ideal ?

CONCLUSIÓN GENERAL

En el articulo los autores redefinen un nuevo concepto para la “investigación-acción” que intenta ser teóricamente generadora, y humanísticamente progresista. Su argumento central es sencillo: existe una necesidad de re-despertar el espíritu imaginativo de la I-A. Para lograr esto, se necesita una perspectiva diferente de la anteriormente aplicada, una que admite el carácter inseguro, ambiguo, misterioso, y a veces inexplicable de la vida organizacional.

 

                                                       REFERENCIAS

    Argyris, Chris (1992) Conocimiento Para la Acción. Ediciones  Granica S.A, Madrid, España.

Cooperrider , D. & Srisvastva , S. (1987) Appreciative Inquiry in Organizational Life. Research in Organizational  Change  and  Development. Vol. 1, p. 129-169.

Fals Borda, Orlando  (1978) Por la Praxis: el problema de cómo investigar la realidad, en  Crítica y Política en ciencias sociales. Tomo I Punta de Lanza. Bogota.

Fals Borda, Orlando (1981) La ciencia y el pueblo, AA.VV , Investigación Participativa y Praxis  Rural, Mosca Azul, Lima

G ergen, Kenneth (1982) Toward Transformation in Social Knowledge, New York, Springer.

Huizer, Gerrit (1979) Investigación Activa y resistencia Campesina: algunas experiencias, en Críticas y políticas en ciencias sociales, Tomo II, Punta de Lanza, Bogota.

Himmelstrand, Ulf (1978) La investigación –Acción  y la Ciencia Social Aplicada, en Críticas y  política  en ciencias sociales. Tomo I Punta de Lanza, Bogota

Habermas , Jurgen ( 1982) Conocimiento e Interés. Madrid: Taurus (Ed. Original 1968)

Lewin , Kurt ( 1973)  Action Research and minority Problems

Lewin, Kurt  ( 1975) Conduct Knowledge Acceptance of new Values

Molano, Alfredo (1978) Criticas y Políticas en  Ciencias Sociales, Punta de Lanza, Bogota

Moser, Heinz (1978) La Investigación –Acción: Como Nuevo Paradigma en las Ciencias Sociales, en Molano, A (Comp. Críticas y Políticas en Ciencias Sociales, Punta de Lanza, bogota

 

Acerca del autor

Frank A. Peña Valdes

Frank A. Peña Valdes

Profesor adjunto Escuela de Psicología, Facultad de Humanidades y Escuela de Orientación Educativa, Facultad de Ciencias de la Educación Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD. Licenciatura en Psicología, Maestría en Metodología de la Investigación Científica. Especialidad en Psicología del Desarrollo, Maestría en Desarrollo Humano, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Postgrado en Educación Superior, Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Estudios Doctorales en Psicología Social, Universidad Central de Madrid (UCM).

Dejar un comentario