Cultura Libros

Intelectuales de América Latina y El Caribe (siglo XIX y XX) (1)

Escrito por Debate Plural

Eugenio María de Hostos (1839-1903), antillanista sobresaliente

 

Eugenio María de Hostos fue un intelectual educador, filósofo, sociólogo y escritor puertorriqueño.  Llamado el Ciudadano de América por haber entregado su existencia a la lucha por la emancipación de su patria, la unidad de las Antillas y de América Latina.

Biografía   

Hostos estudió sus primeras letras en San Juan de Puerto Rico. En 1852 su familia lo envió a Bilbao, en España, donde se gradúa y completa su formación académica. Luego se matricula en la Universidad Central de Madrid. Allí estudió Derecho, Filosofía y Letras. Pronto comenzó a interesarse en la política, tomando partido decidido a favor de constituir en España una república federal.

En 1863 publicó la novela política titulada La peregrinación de Bayoán para hacer entender en España la penosa situación colonial de Cuba y Puerto Rico.

Junto a un grupo de puertorriqueños defendió a los que estuvieron envueltos en la revolución del Grito de Lares liderada por el hacendado venezolano Manuel Rojas en 1868. En Madrid se reunieron con el general Francisco Serrano, Presidente y Jefe del Gobierno Provisional español, y pidieron un perdón para los prisioneros y la suspensión de la pena de muerte impuesta a los prisioneros políticos que participaron en la gesta de Lares. Serrano les dijo que una amnistía seria solamente para los nativos de Puerto Rico y no para los extranjeros. Hostos argumentó que Manuel Rojas era un digno hijo adoptivo de Puerto Rico, y que merecía el mismo derecho que los demás. Tras la proclamación de la Primera República Española se les concedió una amnistía general a todos los encarcelados por ese motivo, no obstante, Manuel Rojas, al igual que otros compañeros, fue mandado al exilio. Cuando España adopta su nueva Constitución en 1869 y se rehúsa a extenderle a Puerto Rico y a Cuba los derechos ciudadanos propios de una república federada.

Hostos abandona España y viaja a Nueva York, para integrarse a la lucha armada que organiza la emigración por la independencia de ambas Antillas. Cuando observa que en el liderato independentista de la emigración predomina el anexionismo a los EEUU, Hostos emprende su viaje a América del Sur para buscar apoyo a la causa de la libertad antillana. En su periplo visitó Venezuela, Colombia, Panamá, Perú, Chile, Argentina y Brasil. En Caracas contrae matrimonio con la dama cubana Belinda Otilia de Ayala Quintana (1862-1917). La pareja procrearía cinco hijos. En Colombia logra la aprobación por el congreso de una ley en beneficio de la emigración cubana. En Panamá propone la creación de un canal neutral pero latinoamericano, y libre de las pretensiones de dominio imperialistas. Vivió algunos meses en Perú, país en que publicaba fervorosamente, especialmente en el periódico La Patria. Sus ensayos limeños son importantes documentos protosociológicos en que propone el mestizaje. Su modelo es el cholo quien recuerda al jíbaro. Con el peruano Joaquín Capelo fundó la sociedad Amantes del Saber para fomentar un ambiente intelectual en la capital peruana.

En Chile pronunció las célebres conferencias sobre la educación científica de la mujer y el derecho de ésta a la educación plena y la igualdad de derecho. En Argentina proyecta la creación de un mercado común suramericano y el ferrocarril trasandino que se construyó de hecho más tarde.

Residió en la República Dominicana y en Chile, donde implantó una nueva pedagogía dirigida a formar seres humanos completos capaces de construir en sus propios países sociedades libres.

Hostos fundó la Sociología latinoamericana. Se aplicó desde la adolescencia a un continuo auto-examen de su conciencia y sus pasiones del que son frutos sus notables diarios y sus novelas de juventud. Además, su Tratado moral, del cual forma parte su conocida «Moral social», lo señalan como el moralista de mayor altura en el siglo XIX. Fue profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile y el primer rector del Liceo Miguel Luis Amunátegui.

El reinicio de la guerra por la independencia que inició José Martí en Cuba en 1895 coloca a Hostos nuevamente en campaña. Volvió a Puerto Rico en 1898, a propósito de la Guerra Hispano-Estadounidense. Participó activamente, junto a Henna y Manuel Zeno Gandía, en la Comisión de Puerto Rico que ventiló ante el Presidente William McKinley, sus secretarios y el Congreso Federal los intereses y necesidades de Puerto Rico. Fundó además la Liga de Patriotas con la esperanza de educar al pueblo puertorriqueño sobre sus nuevos derechos bajo la Constitución federal norteamericana, particularmente el derecho a reclamar un plebiscito. Pero su esperanza de un Puerto Rico independiente se esfumó cuando el Gobierno estadounidense decidió, con la ley Foraker del año 1900, convertir la isla en una colonia de Washington DC

Muerte

Eugenio María de Hostos murió en Santo Domingo, capital de la República Dominicana, el 11 de agosto de 1903, a la edad de 64 años. Su cuerpo está enterrado en el Panteón de los Héroes Nacionales en Santo Domingo, siendo el único puertorriqueño en estar ahí. Su último deseo fue morir en Santo Domingo y que fuese llevado a Puerto Rico cuando su patria fuese libre.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario