Internacionales Politica

Trump y el movimiento sindical, más allá de los daños inmediatos (2)

Escrito por Debate Plural

Dan La Botz  (Sinpermiso, 23-3-18)

 

Una ley federal sobre el derecho al trabajo podría eliminar virtualmente a los sindicatos de muchos sectores de la economía.

Mientras tanto, las legislaturas estatales siguen aprobando nuevas leyes de derecho al trabajo. Durante muchos años, las leyes de derecho al trabajo existían sólo en los estados del sur profundo y en un par de estados de las Grandes Llanuras. Pero en 2012, Michigan e Indiana aprobaron leyes del derecho al trabajo, seguidos de Wisconsin en 2015 y Virginia Occidental en 2016. Más tarde, en enero de 2017, fue el turno de Kentucky, y en febrero de 2017, Missouri se convirtió en el 28 º Estado en aprobar una ley del derecho al trabajo.  [ 11 ] Dónde se aprueban leyes de derecho al trabajo, los sindicatos pierden miembros y cuotas, tienen que reducir su personal, y tienen menos poder económico e influencia política.

Incluso sin fallos judiciales o nueva legislación, Trump ha intentado reducir el poder de los sindicatos al designar a dos conocidos oponentes de los sindicatos a la Junta Nacional de Relaciones Laborales, que supervisa la representación sindical y la negociación colectiva en el sector privado. Los dos nombramientos de Trump, William Emanuel y Marvin Kaplan, han sido confirmados por el Senado, lo que dará a los republicanos una mayoría en la Junta de cinco miembros y un tremendo poder para bloquear la organización y representación sindical.  [ 12 ] Peter Robb, que se convertirá en asesor general de la Junta, es conocido por sus posiciones antisindicales y tendrá el poder de influir en miles de casos laborales.  [ 13 ] La Junta tiene el poder de decidir quien puede votar en el lugar de trabajo a favor de un sindicato, cómo actúan los sindicatos y la dirección durante unas elecciones, y cómo y cuándo se celebran las elecciones sindicales.

Aunque solo cabía esperar lo peor, los sindicatos se sorprendieron al enterarse el 14 de diciembre que la Junta, en una votación 3 a 2, había revocado decisión conjunta con el empleador de diciembre de 2015, de la era Obama, que hacía más fácil para los contratistas autónomos y los trabajadores de las empresas de franquicia, tales como hoteles y restaurantes, formar sindicatos y negociar colectivamente con las cadenas propietarias. Al día siguiente, en un caso contra Raytheon Network Centric Systems y en la misma votación 3 a 2, la Junta revocó un fallo de 2016 sobre cambios unilaterales de los empleadores en los lugares de trabajo sindicalizados. La Junta, en este caso, restauró un antiguo precedente de hace 50 años, que permite a las empresas cambiar sus políticas sin consulta con el sindicato si ha tomado medidas similares antes.

Los nombramientos de Trump en el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, que supervisa la salud y la seguridad laborales, las normas salariales y horas de trabajo y los beneficios del seguro de desempleo también actúa contra los intereses de los trabajadores. Los nuevos nombramientos intentarán debilitar la protección de los trabajadores en el lugar de trabajo, reducir la elegibilidad para el pago de horas extras, e imponer el arbitraje forzoso a los sindicatos, al mismo tiempo que prohíben las demandas judiciales colectivas.  [ 14 ]

Todas estas leyes y casos judiciales, cambios normativos y nombramientos implican que el tamaño y los recursos económicos de los sindicatos disminuirán y, en consecuencia, también lo hará el poder político de los trabajadores. Menos afiliados sindicales significará que menos personas colaborarán en las centrales de teléfono del Partido Demócrata, en las visitas puerta a puerta, y alentando a  votar en las elecciones. Los trabajadores tendrán más dificultades para defenderse en el trabajo y para avanzar sus intereses en la sociedad y la política. Todo esto significa que la reconstrucción del movimiento obrero, o, mejor dicho, la construcción de un nuevo movimiento obrero, se convierte en una tarea urgente.

Las promesas de Trump y la realidad

Donald Trump hizo su campaña presidencial con una plataforma económica nativista, nacionalista, prometiendo “hacer América grande otra vez” alentando la crecían de empleo y la defensa de los puestos de trabajo tanto contra el capital como los trabajadores extranjeros. Trump se comprometió a reconstruir la infraestructura nacional y presionar a las empresas para mantener los empleos industriales en los Estados Unidos o recuperarlos. Se comprometió a proteger los puestos de trabajo “americanos” de los mexicanos y otros “inmigrantes ilegales”, así como a proteger a Estados Unidos de la competencia económica de China. Trump prometió que así salvaría la Seguridad Social y Medicare. Por último, Trump prometió acabar con las intervenciones  militares de Estados Unidos en el extranjero y con la política estadounidense de cambio de régimen en países extranjeros, concentrándose en“America First”. Trump llegó a afirmar que haría del Partido Republicano “un partido obrero”.  [ 15 ] Fue esta plataforma económica nacionalista la que en algunos estados clave ganó los votantes blancos de clase trabajadora suficientes como para obtener la mayoría de los colegios electorales y que Trump ganase las elecciones.

Trump se comprometió a drenar el pantano de lobbystas de Wall Street en Washington DC. Sin embargo, cuando se convirtió en presidente, Trump nombró  a varios miembros del gabinete que eran banqueros de Wall Street, y otros, como Rex Tillerson y Wilbur Ross, que son multimillonarios. La fortuna global de los miembros del gabinete se estima en 14 mil millones de dólares. La agenda pro-empresarial de Trump no sólo es manifiesta en  en sus nombramientos políticos, sino también en sus iniciativas legislativas, en particular el presupuesto y su plan fiscal. Tomados en conjunto, no sólo representan una enorme redistribución de la riqueza a favor de quienes ya son ricos, sino también dará lugar a recortes en el número de empleados públicos en los distintos departamentos federales.

La propuesta inicial de Trump de presupuesto para el año fiscal, por valor de 4 billones de dólares, supone grandes aumentos en Defensa (10 por ciento), Seguridad Nacional (hasta 7 por ciento), y de Asuntos de Veteranos (hasta 6 por ciento), mientras que al mismo tiempo propone recortes en la Agencia de Protección Ambiental (un 31 por ciento), para los programas de desarrollo de los estados (un 29 por ciento), y en Agricultura y Trabajo (cada uno un 21 por ciento), así como Justicia (un 20 por ciento, sobre todo relacionado con las víctimas de delitos, porque el FBI aumenta su presupuesto), Salud y Servicios Humanos (16 por ciento) y educación (14 por ciento).  [ 16 ] El proyecto de presupuesto también elimina diecinueve pequeños programas cuyo coste total es de sólo 500 millones de dólares, pero que contaban con la oposición de los conservadores, entre ellos la Corporación para la Difusión Pública, la Corporación de Servicios Legales, AmeriCorps, y la Fundación Nacional para las Artes y las Humanidades.  [ 17 ] Como señaló el Washington Post:

“Si usted pobre en Estados Unidos, la propuesta de presupuesto del presidente Trump no es para usted. Trump ha dado a conocer un presupuesto que recortará o suprimirá programas que han proporcionado a los estadounidenses de bajos ingresos ayudas en prácticamente todos los frentes, incluyendo viviendas asequibles, créditos, aislamiento térmico para las casas, capacitación para el trabajo, el pago de facturas de combustible para calefacción, y asesoramiento legal en derecho civil” .  [ 18 ]

El presupuesto de Trump recortará organismos reguladores y programas sociales y dará lugar a despidos de trabajadores federales. Y el plan de impuestos de Trump, que el Congreso aprobó a finales de 2017, recortará los impuestos para los más ricos, reducirá los ingresos federales e implicará mayores recortes en el presupuesto.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */