Internacionales Politica

Nuestro Estado de Derecho

Escrito por Debate Plural

Koldo Madrid (Kaosenlared, 26-3-18)

 

¿Qué esperábamos? Qué se puede esperar de un estado totalitario y minúsculo. España es un estado diminuto, profundamente débil, que no es soberano ni económica ni territorialmente. Y respecto al exterior es una marioneta que carece de presencia o influencia. Ni siquiera España como estado es capaz de hermanarse con los pueblos americanos con los que comparte el mismo idioma. Enorme campo de cooperación hubiera sido ese. Lejos de eso, España se ha convertido en una caricatura que bebe los vientos por lo que le dice el imperio estadounidense, y en Europa, por lo que le diga Alemania, la UE, el BCE, o el ordenanza que se encuentre en un momento dado en el Parlamento Europeo, llegado el caso.

Un estado acéfalo, incapaz de resolver un solo problema político con un mínimo de criterio y reflexión. Se creen el primo del anuncio, aquel de los zumos, y ese mozalbete lo que disponía era de músculo, sobrada fuerza bruta. Y eso es lo único que sabe aplicar, el uso de la fuerza, porque sabe que otro camino le llevaría, como poco, a la pérdida irremediable de esa pretendida infalibilidad, esa pretendida perfección de su tan cacareada Carta Magna o de su tan celebrada división de poderes.

Y no deberíamos andar asustados, echándonos las manos a la cabeza preguntando dónde está el estado de derecho cada dos por tres. El régimen franquista tenía un estado de derecho, el suyo. El actual estado español goza y hace uso del suyo, y lo utiliza para su mantenimiento. Recordemos que un estado totalitario no anhela fusilar a miles de personas diariamente, si no liquidar a aquello que pueda debilitar su poder. El estado español basa en las bandas armadas, el brazo ejecutor para mantener la represión del pueblo. En la judicatura, diseñada y compuesta a la medida del gobierno de turno, tiene el respaldo jurídico, (al igual que Serrano Súñer se lo dio al franquismo a partir de 1939). No hay objeciones tampoco en la patronal o la banca, pues saben que estos mismos mimbres, les están haciendo ganar millones. ¿Y los medios de comunicación? Los grandes pertenecen a quienes manejan el capital y el capital, si algo tiene claro, es el no tirarse piedras contra su tejado. Sobre todo ello, lejos y protegida del tumulto, la corona, desde luego.

Ese estado de derecho que tenemos es el mismo que ha tragado uno por uno, todos los casos de brutalidad y torturas policiales. Es el que permite que la corona esté por encima de la ley. Es el que no investigó más allá de lo obvio en el 23-F. Es el que permitió el GAL y se negó a ver torturas en Lasa y Zabala. Es el mismo estado de derecho que cerró el Egunkaria, o encierra a titiriteros, o a cantantes de rap, o secuestran revistas o . Es el que accede a agilizar desahucios o anteponer intereses bancarios a necesidades ciudadanas. Es el que muestra su permisividad con Urdangarín o con Rato. Es el que dicta que la infanta Cristina desconocía todo al respecto del enriquecimiento y malversación de su marido y asegura que los ancianos estafados con las preferentes sabían bien lo que hacían. Es el que hace oídos sordos ante los gritos de los torturados en sus prisiones y en sus dependencias policiales. Es el que condecora a los que responsables de las quince muertes de inmigrantes en el Tarajal. Este estado de derecho es ciego ante los cien dependientes que mueren a manos del estado diariamente… tenemos un estado de derecho, pero eso no significa que sus leyes, sus instituciones y sus poderes, nos permitan tener derechos o ejercerlos.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */