Cultura Internacionales

Pablo Neruda envenenado ¿Fue el poeta por la dictadura de Augusto Pinochet?

Pablo Neruda
Escrito por Debate Plural

Tony Gutierrez (El Universitario, octubre 2017)

 

El pasado 20 de octubre, un grupo de peritos dio a conocer el Informe del Grupo Estocolmo sobre el “Caso Muerte de Neruda”, con el propósito de determinar las causas reales de la muerte del poeta chileno Pablo Neruda.

El catedrático español Aurelio Luna, quien encabeza el panel de expertos, señaló que “el certi­ficado de muerte del destacado Poeta no refleja la realidad del fallecimiento”. También, el ministro en visita Mario Carroza, quien lleva adelante la investigación, manifestó que “las conclusiones apuntan a una nueva toxina, que a su vez requiere de otros análisis que nos permitirán tener una conclusión de­finitiva”.

El mundo estaba a la expectativa sobre las causas reales de la muerte del poeta chileno Pablo Neruda. Un grupo de peritos de diferentes países del mundo realizó un último estudio para con­firmar si el poeta Pablo Neruda murió de cáncer o si fue envenenado por agentes de Pinochet.

El equipo internacional de expertos, denominado Grupo de Estocolmo, y peritos, comenzaron el lunes 16 en Santiago de Chile un cónclave para investigar si el poeta Pablo Neruda fue envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet o si murió debido al cáncer de próstata que padecía, como se afirmó en el certi­ficado de defunción emitido en la clínica Santa María, en Santiago de Chile el 23 de septiembre de 1973, a solo 10 días del Golpe de Pinochet al presidente Salvador Allende.

El panel, en el que participaron peritos de Chile, España, Estados Unidos, Dinamarca, Canadá y Francia, ­ finalizó con la elaboración de un informe que se entregaría al juez especial Mario Carroza, que instruye la causa sobre la muerte del poeta Nobel de Literatura.

Desde 2011 está abierta una investigación judicial para aclarar si murió a causa del cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes de la dictadura de Pinochet (1973-1990). En abril de 2013, los restos de Neruda y los de su esposa Matilde Urrutia fueron exhumados, y en noviembre de ese año un grupo de expertos chilenos y de otros países que hicieron peritajes a sus restos descartaron una muerte por envenenamiento. exhumados, y en noviembre de ese año un grupo de expertos chilenos y de otros países que hicieron peritajes a sus restos descartaron una muerte por envenenamiento.

La Fundación Pablo Neruda versus Manuel Araya, asistente especial del poeta

Los sucesos ocurridos durante el día del golpe de Estado del 11 de septiembre, la salida de Neruda de su residencia de Isla Negra y su llegada a la Clínica Santa María el día 19 hasta el día de su muerte ocurrida el 23, son narrados por Araya de manera bien detallada, ya que él estuvo al lado del poeta los últimos días de su vida, así como con su esposa Matilde Urrutia.

En cambio, la Fundación Pablo Neruda siempre ha negado que el poeta chileno haya sido víctima de un homicidio, como aseveran muchos, rechazando de plano los testimonios del encargado de seguridad de Neruda. Resulta un tanto sospechoso que la versión de esta clínica ha sido respaldada por la Fundación Pablo Neruda, que en diversas instancias ha descartado la tesis del homicidio, restando validez a las declaraciones del asistente personal y chofer de Neruda, Manuel Araya.

En un comunicado fechado el 12 de mayo, la Fundación informó: “No existe evidencia alguna ni pruebas de ninguna naturaleza que indiquen que Pablo Neruda haya muerto por una causa distinta del cáncer avanzado que lo aquejaba desde hacía tiempo (…) No parece razonable construir una nueva versión de la muerte del poeta sólo sobre la base de las opiniones de su chofer, el señor Manuel Araya, quien viene insistiendo en este asunto sin más prueba que su parecer. Nos parecen mucho más serios y con­fiables los testimonios de las personas que estuvieron junto a Neruda en sus últimos días de vida”.

Según el testimonio de Manuel Araya Neruda Viajaría a México por mediación de los embajadores de ese país y Francia, para encabezar un campaña internacional en contra del Golpe de Pinochet del 11 de septiembre de 1973.

En 2011 apareció un trabajo periodístico que recoge declaraciones de Manuel Araya Osorio, quien manifestó que Pablo Neruda habría sido asesinado en la citada casa de salud, tras aplicársele una inyección letal en el estómago. En noviembre de 2015, por primera vez, el Gobierno de Chile aseguró en un comunicado que “resulta claramente posible y altamente probable la intervención de terceros en la muerte de Pablo Neruda”.

Los indicios de las causas que provocaron la muerte de Pablo Neruda fueron rati­ficados por peritos extranjeros. Luego de realizar minuciosos análisis de las osamentas del poeta, descubrieron residuos de esta­filococo dorado, un elemento extraño no asociado al cáncer de próstata que presuntamente le provocó la muerte. Pero, por lo visto, los agentes de Pinochet se adelantaron y propinaron la pinchada mortal al poeta.

Tal parece que los servicios de inteligencia de la dictadura de Augusto Pinochet sabían que los gobiernos de México y Francia planeaban sacar al poeta de Chile para evitar lo que fue inevitable. Todo estaba casi listo para que Neruda se exiliara en México y un avión ya le esperaba en el aeropuerto de Santiago. Ese fue el motivo de su viaje a Santiago de Chile el 19 de septiembre, en donde fue internado en la clínica Santa María, junto a Manuel Araya y Matilde Urrutia, la esposa del poeta, quien muriera en el mes de enero de 1985.

Sin embargo, a pesar de que en 2013 las investigaciones realizadas hasta ese entonces concluyeron que no se podía esclarecer la presencia de algún veneno en el cuerpo producto del tiempo transcurrido, el juez Carroza ordenó profundizar y autorizó una nueva exhumación, en la que se encontró presencia de la bacteria “esta­filococo dorado”, un microorganismo altamente agresivo y resistente a la penicilina.

El grupo Estocolmo envió en marzo de 2015 a Carroza un informe de 11 páginas que advertía sobre las versiones contradictorias sobre el deceso y también de la posible intervención de terceros por razones políticas, ya que Salvador Allende lo había nombrado embajador de Chile en Francia y al momento del golpe era integrante del Comité Central del Partido Comunista.

El texto “El príncipe de los poetas” del historiador español Mario Amorós, adelantó que los peritos se abocaron a investigar a fondo la presencia del esta­filococo dorado en el cuerpo del poeta. El trabajo consistió en descifrar el ADN de ese germen, detectar su área y si fue alterado por agentes de la dictadura.

Toda la verdad del manantial del nuestro poeta Pablo Neruda está aún pendiente de ser develada. Esperemos -ya sin asombro-, pero con la certeza de siempre reconocer al monstruo aun detrás de la cáscara de su huevo. Y jamás olvidar.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */