Internacionales Politica

Los centros de poder del imperio: divisiones, indecisiones y guerra civil (1)

Aguila de EEUU
Escrito por Debate Plural

James Petras (Rebelion. org, 1-8-17)

 

Introducción

Una de las principales consecuencias de la presidencia de Donald Trump son las revelaciones que muestran las complejas fuerzas y relaciones que compiten en el mantenimiento y la expansión del poder global de Estados Unidos (el “imperio”).

Cuando se habla habitualmente del “imperio” no se es consciente de las interrelaciones y los conflictos existentes entre las instituciones encargadas de proyectar los distintos aspectos del poder político de EE.UU.

En este artículo analizaré las actuales divisiones de poder, los intereses y la dirección de las configuraciones de influencias en litigio.

Las fuerzas contrapuestas en la construcción del imperio

“Imperio” es un concepto muy engañoso en tanto que se supone que hace referencia a un conjunto de instituciones homogéneas, coherentes y cohesionadas que persiguen intereses similares. Lo cierto es que “imperio” es un término general simplista, que engloba un área enorme disputada por instituciones, personalidades y centros de poder, algunos aliados y otros cada vez más enfrentados.

Aunque hablar de “imperio” puede dar a entender que todos persiguen el objetivo general común de dominar y explotar los países, regiones, mercados, recursos y mano de obra elegidos, las dinámicas involucradas (la elección del momento oportuno y el foco de la acción) se ven determinadas por fuerzas contrapuestas.

En la coyuntura actual, las fuerzas contrapuestas han dado un giro absoluto: una de las configuraciones intenta usurpar el poder y derrocar a la otra. Por ahora, la primera de ellas ha recurrido a mecanismos judiciales, mediáticos y a procedimientos legislativos para modificar determinadas políticas. No obstante, bajo la superficie, la meta es destituir al enemigo en el cargo e imponer un poder rival.

Quién gobierna “el imperio”

Últimamente, es la autoridad ejecutiva quien gobierna los imperios. Puede tratarse de primeros ministros, presidentes, autócratas, dictadores, generales o una combinación de estos. En su mayor parte, los jefes del imperio se dedican a “legislar” y a “ejecutar” políticas estratégicas y tácticas. Cuando se produce una crisis, la autoridad ejecutiva puede ser cuestionada por el poder legislativo o judicial que se le opone y dicho proceso puede concluir con una destitución (un golpe de Estado blando).

Por lo general, las autoridades ejecutivas centralizan y concentran el poder, aunque puedan consultar, evadir o engañar a los principales legisladores o funcionarios judiciales. En ningún momento los votantes tienen nada que decir.

El poder ejecutivo se ejerce mediante ministerios o secretarías especializados: el Tesoro, Asuntos Exteriores (o Secretaría de Estado), Interior, así como las distintas agencias de seguridad. En la mayor parte de los casos, las diversas agencias compiten en mayor o menor medida por el presupuesto, los programas propuestos y el acceso a quienes ejercen el poder ejecutivo y toman las principales decisiones.

En tiempos de crisis, cuando el liderazgo ejecutivo entra en cuestión, esta jerarquía vertical se desmorona. Entonces surge la cuestión de quién gobernará y dictará la política imperial.

Con el ascenso de Donald Trump a la presidencia estadounidense, el gobierno imperial se ha convertido en un campo de batalla muy disputado, en el que compiten inflexibles aspirantes con la intención de derrocar al régimen democráticamente elegido.

Aunque sean los presidentes quienes gobiernen, en la actualidad toda la estructura del Estado está escindida en centros de poder antagónicos. En estos momentos todos aquellos que pretenden el poder están en guerra para conseguir estar al mando del imperio.

En primer lugar, el estratégico aparato de seguridad ya no está bajo control del presidente, sino que actúa en coordinación con los insurgentes centros de poder del Congreso, los medios de comunicación de masa adversos y las configuraciones de poder extragubernamental de los oligarcas (empresas, comerciantes, fabricantes de armas, sionistas y lobbies que defienden intereses específicos).

Algunos sectores del aparato del Estado y de la burocracia se dedican a investigar al ejecutivo, filtrando sin reservas informes perjudiciales a los medios, distorsionando, fabricando o magnificando incidentes. Están públicamente empeñados en un camino cuya meta es el cambio de régimen.

El FBI, la Seguridad Nacional, la CIA y otras configuraciones de poder están actuando como aliados fundamentales de los golpistas que buscan minar el control presidencial sobre el imperio. No hay duda de que múltiples facciones de las autoridades regionales están a la espera, observando con nerviosismo si el presidente cae derrotado a manos de estas configuraciones de poder rivales o sobrevive y purga a sus actuales directores.

Dentro del Pentágono podemos encontrar a los dos tipos de elementos, los que están a favor del poder presidencial y los que se le oponen. Algunos generales en activo se han aliado a los principales promotores del cambio de régimen, mientras que otros se oponen al mismo. Ambas fuerzas contendientes influyen en las políticas militares imperiales.

Los más visibles y agresivos promotores del cambio de régimen se encuentran dentro del ala militarista del Partido Demócrata. Están integrados en el Congreso y en alianza con los militaristas del Estado policial dentro y fuera de Washington.

Los golpistas han iniciado una serie de “investigaciones” aprovechando su presencia en las instituciones, para generar propaganda destinada a los medios de comunicación de masas y preparar a la opinión pública para que favorezca o al menos acepte un “cambio de régimen” extraordinario.

El complejo de congresistas y medios de comunicación del Partido Demócrata aprovecha la divulgación de determinados secretos de las agencias de seguridad de dudoso valor, incluyendo cotilleos obscenos, que pueden ser muy relevantes para el derrocamiento del régimen actual.

La autoridad imperial presidencial se ha escindido en fragmentos de influencia entre el aparato legislativo, el de seguridad y el Pentágono.

El poder presidencial depende del gabinete ministerial y de sus aparatos en su lucha implacable por el poder imperial, polarizando con ello el sistema político al completo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */