Internacionales Politica

En 2015 ministro inglés calificó de «chusma» a inmigrantes africanos (6)

Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

En 2015 el primer ministro inglés llamó “chusma” a los inmigrantes africanos que llegan a las costas del mar mediterráneo, provenientes de países del norte de África y de África occidental. Durante los años 2014  y lo que va del 2015, se han incrementado los movimientos migratorios hacia Europa, huyendo de las guerras criminales que desarrollan Estados Unidos y sus aliados, y con la complicidad y el silencio de la Unión Europea.

Los ciudadanos que huyen de sus países, Siria, Libia, Iraq y Afganistán hacia Europa occidental, se lanzan al mar mediterráneo, poniendo en serio peligro sus vidas y su futuro.  Se trata del mar más peligroso del mundo. En los últimos tiempos han muerto más de cinco mil africanos tratando de llegar a las costas de Grecia, Italia, y España.

Los ciudadanos y los pueblos de esos países vienen sufriendo desde hace más de una década, las guerras que han desarrollado las potencias centrales contra la paz y la estabilidad, convirtiendo en víctimas a esas sociedades, hoy fragmentadas, divididas, saqueadas y con decenas y decenas de miles de víctimas, heridos y muertos, niños, ancianos y adultos; en suma, la población civil, sin que ninguno de esos países pretenda pagar los daños irreparables que han producido con sus guerras neocoloniales en búsqueda de la riqueza petrolera, los minerales y el control hegemónico y geopolítico de territorios y de gobiernos que se encontraban en una apreciable estabilidad política y social.

Desde hace tres siglos y algo más, en las épocas de los colonialismos,  desde inicios del siglo XVI, Europa occidental, hoy constituida por las potencias centrales, entre ellas Francia, Alemania e Inglaterra, se dedicó a la explotación y saqueo de las riquezas naturales de África y América Latina. Abundante y rica bibliografìa, tanto en América Latina como en África, permiten la comprensión del fenómeno de la esclavitud, la explotación social y económica, el genocidio étnico, la trata, la miseria y las enfermedades engendradas por occidente.

La degradante trata negrera desde África, vino a constituir el negocio más inhumano y más lucrativo del capitalismo comercial occidental. Todavía Francia tiene deuda histórica acumulada de gran significación con el pueblo de Haití, y en su visita a esa nación recientemente, el presidente francés pudo pedir disculpas y ofrecer abonos a esa deuda, pero no se atrevió ni siquiera a tocar el tema concretamente.

Corrientes filosóficas europeas vinieron a contribuir con ese estado de cosas degradantes, justificando con ideologías  racistas y discriminatorias la defensa de la explotación negrera y del régimen colonial, en formulaciones teóricas cuestionables que Georg Lukács en una oportunidad denominó “el miércoles de ceniza de la filosofía occidental”,  refiriéndose a la sociología guillermina, en su obra “El asalto a la razón”. Resaltando la decadencia de ciertas corrientes de pensamiento occidental, en 1957 .

Se trata en el fondo de defender y justificar el régimen colonial y la base material de cierta filosofía occidental. Los intelectuales que no comparten el estado de cosas engendrado por el neocolonialismo, también han sido considerados como extraños a los intereses occidentales, tal como ocurrió y ha ocurrido con varios pensadores europeos, entre ellos los de la escuela de Frankfurt; los mismos criterios de exclusión política y de ostracismo intelectual, se han puesto en vigencia en América Latina, África y EU. Ahí esta la historia del pensamiento para ser contada en libros e investigaciones como la de Eduardo Galeano en su obra “Las venas abiertas de América Latina” y Antonio Saco en su importante investigación “Historia de la esclavitud en América” ….

Hoy para el primer ministro inglés, valga decir, para Europa occidental, y también para la Unión Europea; los inmigrantes que huyen de la barbarie, de las guerras y del sufrimiento que han producido Estados Unidos y sus aliados a África y Medio Oriente, son llamados “chusma”; sin embargo todavía a mediados del siglo XX explotaban esas potencias las riquezas naturales, los minerales, el patrimonio histórico y el petróleo e infraestructuras como el canal de panamá.

En la medida en que esos países emergentes fueron modelando su independencia y soberanía, dejaron de ser instrumentos dóciles de Europa occidental y repetidores de corrientes filosóficas discriminatorias, ciegas y justificadoras de un orden universal desigual que pisotea día tras día la Carta de Naciones Unidas y otros instrumentos de la vida internacional en nombre de la paz, la seguridad y los Derechos Humanos.

Recientemente, también el político y empresario norteamericano Donald Trump, en los Estados Unidos, se expresó de la peor manera contra los inmigrantes mexicanos que huyen del desconcierto social y de los crímenes y consecuencias nefastas del narcotràfico internacional, lo que le mereció la mayor repulsa posible que haya recibido un candidato presidencial norteamericano.

Expuso Donald Trump una filosofía, un pensamiento, que se traduce en un falso sentimiento de grandeza, y desprecio de los inmigrantes extranjeros que acuden a los Estados Unidos en búsqueda de mejores niveles de vida.

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario

/* ]]> */