Cultura Nacionales

La palabra volandera

Escrito por Debate Plural

Marcio Veloz Maggiolo (Listin, 17-3-17)

Las lenguas nos permiten decir, hablar, conversar en una sub-lengua con la que se rompe y se destroza el sentido de la lengua madre, proyectando un lenguaje difuso, más que confuso, pero con una lógica que evidentemente, al destrozar intenta hacer lógico “el sin sentido común” Así como existe lo que califi camos como “sentido común” existe un viceversa del mismo llamado “el sin sentido”, considerado como el absurdo, contrapartida que se expresa también idiomáticamente Uno de los problemas que tenemos los que hacemos literatura de fi cción es la imposibilidad de fi ltrar lo que escribimos al momento de hacerlo. No existe el filtro mental, o emocional y talvez las tachaduras en el pensamiento al crear, serían las huellas primitivas del mismo. Por ello recurrimos con frecuencia a la gramática, al diccionario, y a los vocabularios que, vertidos como repertorios de voces y giros, nos permiten tomar conciencia de la ausencia o presencia de los mismos, y de la calidad que como tales comportan. Los diccionario, que son una intentona para ayuda de los fi ltros tratan de empujar cuando una prosa o cuando escudriñan el idioma desatando el verso o la prosa que pueden contener sorpresas para un “no se sabe cuándo”. Misterio especial de los poemas de Zacarías, salpicados por la duda y dichosos de aterrizar en la nada, espantado palomas mensajeras o golondrinas. Grito contradictorio de Michaux antes de su renuncia al mescal, y por lo tanto a la mezcalina.

Referirse a las formas modernas o modernizantes de la lengua en la que escribimos supone tener la cabeza llena de signos, localismos, giros particulares, nuevas aceptaciones, y transiciones idiomáticas, lo que nunca será posible del todo. La cabeza se mueve sola y ello también es parte de ser diferentes por el hecho libérrimo de ejercer nuestra locura inédita.

El escritor usa a veces el sentido de la lengua que vive en el idioma rural o callejero, transformándolo, tomando nuevas referencias del medioambiente histórico, cultural, social, en una acción “vivencial” y en muchos casos creando el ritmo de un lenguaje inedito casi con la semejante fonética de la lengua original, el que alienta su creación. Sonetos sin aparente sentido, prosa que anima la “opiografía”.

Recuerdo haber tratado de inventar el mundo vigente en la mente de un esquizofrénico en una de mis novelas titulada Los Ángeles de Hueso, y romper con la lógica del lenguaje manteniendo la locura como telón de fondo; toda locura es volandera, aunque el arquetipo sonoro de la lengua dentro de toda palabra es perceptible; la lógica de la narración se basa en las imágenes de una mente desequilibrada.

Luego, en otra novela titulada La Biografía Difusa de Sombra Castañeda, el personaje, un beodo que fue víctima de la dictadura y llegó a tal estado por infl uencias de la misma, inventa, mientras llega al delirium tremens, un lenguaje nuevo, a veces . intraducible, en el que sin embargo utiliza casi lo que llamaría “rasgos fonéticos” que emergen de su ensoñación. En mi novela titulada Memoria Tremens, es ella la memoria destrozada la que reinventada intenta recuperase con una mentira sustituta, a la vez que se producen los supuestos estropicios de la expresión.

Pero estas rupturas tienen una relación que vive en el contexto narrativo.

Por tanto, es el llamado “genio del idioma” el que vive tras la fonética rompe, y nos ayuda, estrellándose en el oído de lector convertido en oleaje, como si esa literatura fuera más oral que lógica, lo que es a veces común en Michaux o en algunas de las páginas de Rulfo y en muchos de los textos de poetas dominicanos como los de Gaton Arce en su poema Víia, los de Zacarías Espinal, y de poetas más jóvenes como Cayo Claudio Espinal.

El problema es que esta enriquecedora poesía para su difusión se refi ere casi únicamente, y se explica, en todos los casos en universidades y centros académicos en los cuales su valor se omite por incomprensión de unos profesores que repiten lo dicho por otros y al hacerlo se revela el copismo que en nuestros centros de estudio desciende del desconocimiento del profesor, sin capacidad para la investigación, al del alumno, con ignorancia que se manifi esta en vuelo rasante y amenazador para buena parte de la cultura dominicana Crear un “sin sentido justifi cado” donde predomina el estro poético es común a muchas literaturas donde lo metafórico´ prima gracias al medio ambiente emocional y al uso del “background” circundante que aletea como un angel guardián de lo que por el momento debería llamarse “literatura ensoñada”, rescatando muchas de las formas que aparentemente han sido creadas para, de modo experimental , como en el caso de la escritura automática, dislocar los idiomas sin pérdida de los sonidos básicos y manteniendo los valores estéticos y sociales que constituyen la raíz, el logos y forma que el metaforismo que generado por la imaginación del artista , alimenta creando adrede mundos a veces ininteligibles pero con valores semánticos indiscutibles. Mundos imaginarios que, desconstruyendo para construir luego, han interpretado la fuerza del logos con la visión misma de la naturaleza Pienso en la poesía hecha de fonética pura, poco estudiada, de Zacarías Espinal, en cuyos versos la ilogicidad es como el perfume del idioma, en el sentido de que idioma y perfume, que, en ambos casos, se perciben para animar el oído o para degustar el olor desde una posible grafía simbólica que busca ser interpretada.

Lo mismo se percibe en la poesía de Cayo Claudio Espinal, y antes en la de Ramón Cifre Navarro o en la de Rafael Valera Benítez, todos artífi ces de la palabra. Estas formas alcanzan hoy nuevos niveles de interpretación y revelan un avance de nuestra literatura poética concebida pensando en un futuro de nuestra lengua.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */