Nacionales Sociedad

El asesinato del líder obrero dominicano Mauricio Báez (3)

Escrito por Debate Plural

Pablo LLabre Raurell (BAGN 147, enero-abril 2017)

Un diplomático siniestro.

En 1949, Trujillo sustituyó de su legación en la Habana al diplomático, Héctor Inchaústegui Cabral, por un asesino de carrera, Félix W. Bernardino.

Amante de la poesía y la música, boxeador en su juventud, Bernardino cumplía una larga condena por homicidio cuando su amigo de la infancia, Rafael L. Trujillo lo indultó. Su sangre fría y probada fidelidad lo convirtieron en el sicario predilecto del dictador para los trabajos en el exterior. Su hermana, Minerva, representantó a la dictadura ante las Naciones Unidas. Poseía terrenos dedicados al cultivo de Caña de Azúcar y ganadería.

En 1960, la compañía Gulf and Western Industries, inc, compró el ingenio de la Romana. En la zafra de 1961, última del dictador, el nuevo administrador, el cubano Teobaldo Rosell, comunicó a Bernardino que la totalidad de cañas que había solicitado para moler excedían la cuota del central. Bernardino le envió un recado con  Matías de la Rosa, su chofer:

“Le doy 24 horas para que las muela todas, son muchas y no me las puedo comer “. Rosell comunicó la amenaza al jefe del cuartel,-en los asuntos de Bernardino yo no interfiero – le contestó. En menos de 24 horas las cañas fueron molidas…en su totalidad. (4)

En 1950, bajo el manto de Encargado de Negocios, Félix Bernardino llegó a Cuba e inició una ofensiva diplomática. El 14 de marzo envió una nota al canciller Ernesto Dihigo, donde acusó a Mauricio Báez de organizar un plan terrorista para la eliminación física de miembros de la legación diplomática (5).

El 12 de abril denunció actividades de los exiliados. La nota fue respondida por el canciller cubano. El 20 de abril Bernardino replicó de manera agresiva la respuesta de Dihigo, acusó a Mauricio Báez de proponer su ejecución y señaló que la desaparición del capitán Jorge era “un caso de asesinato, obra de alevosos y cobardes pistoleros mercenarios”.(6) El cinco de mayo, en nota dirigida a la cancillería cubana, Bernardino señaló:

“Báez merodea con frecuencia el hotel San Luís en compañía de elementos maleantes y bandoleros que participaron en Cayo Confites…el pasado dos de marzo, ante un grupo de exiliados, en el hotel  San Luís, propuso mi asesinato y el de otros miembros de la legación”. (7)

La entrevista de Henríquez.

En su obra, La Verdad sobre Trujillo, Capítulos que se le olvidaron a Galíndez, Noel Henríquez narra la invitación que Bernardino le hizo a su residencia en la Habana donde le propuso la suma de 100 mil dólares para Miguel Angel Quevedo, director de la Revista Bohemia, a fin de que cesara sus ataques contra Trujillo, y le comentó el interés del sátrapa en eliminar al exiliado Miguel Ăngel Ramírez Alcántara y alex-presidente de Costa Rica, Jose Figueres, a quien intentó asesinar en 1957.(8)

Las denuncias radiales.

En el Paseo del Prado, número 53, Ciudad Habana, está el Palacio de la Radio, edificio que en la década de los años 40 y 50 albergó las emisoras Radio Cadena Azul (RHC) y Cadena Roja, propiedad del empresario, Amado Trinidad. En más de una ocasión Cadena Azul sirvió de tribuna a Mauricio Báez para divulgar sus denuncias.  En opinión del historiador, Roberto Cassá, sus denuncias “surtían gran impacto al interior de la República Dominicana” (9).

En programa transmitido por Cadena Azul, el 10 de febrero de 1950, Báez desmintió declaraciones de Trujillo publicadas en el Caribe y lo calificó“ el sanguinario de su país”. El 5 de junio, por la misma frecuencia, alertó la presencia de Félix Bernardino en Cuba y lo acusó de la muerte de Amable Dalmasi y de “integrar la banda de ladrones y gángsteres conocida como la 44 “.(10)

Las denuncias de Báez irritaban a Trujillo, que resentía no haberlo eliminado antes. Agotada su paciencia, el sátrapa dio órdenes a Bernardino para su eliminación. El siniestro diplomático contrató los servicios de Jesús González Cartas, el Extraño.

Cúmplase la voluntad de los mártires.

Nacido en La Habana, en 1919, Jesús González Cartas, el Extraño, fue hombre de sangre fría y extremado valor personal. Militó en la juventud comunista. En 1936  integró el Partido Agrario Nacional, dirigido por Alejandro Vergara.En1939fundó junto a Pedro Fajardo Boheras, Orlando León Lemus (a) el Colorado, Rogelio Hernández Vega y Juan Valdés Morejón, la organización anti batistiana, Acción Revolucionaria Guiteras (ARG), dirigida a continuar el legado del mártir del Morrillo, Antonio Guiteras. En 1942 fue herido de gravedad en enfrentamiento con fuerzas policiales al mando de Mariano Faget, en el reparto Arroyo Naranjo. A punta de pistola se fugó del hospital. (11). De 1944 a 1952 ocupó la Secretaría General de ARG. Fue Teniente de la Policía Marítima durante el gobierno de Grau San Martín.

Carentes la mayoría de sus integrantes de firme convicción ideológica, ARG declinó hacia el gansterismo. Utilizó la violencia y el asesinato para el controlar el sindicato de Transporte.(12) Sulema era: “Cúmplase la voluntad de los mártires”. En el caso de Báez se cumplió la voluntad de un dictador.

Sicarios y Pistoleros.

Bernardino contactó a Jesús González Cartas por mediación de uno de sus hombres de confianza en Cuba, Arnaldo Márquez Martínez, (a) el Muñeco, un ex-miembro de ARG que la década de los 40 y 50 participó en diversos hechos de sangre e integró el grupo del Colorado y Policarpo Soler.(13)

A principios de 1949, el Extraño realizó una alianza política con Eufemio Fernández, en la que jugó un rol la secretaria de González Cartas, Aida Pelayo. Eufemio lo invitó a una reunión de miembros de la Legión del Caribe y el MSR, en una finca propiedad de Rolando Masferrer, en Holguín, el 17 de Agosto de1949. (14)

Fernández garantizó su integridad personal, pues el Extraño era enemigo de Masferrer.

En la reunión participaron, Miguel Angel Ramírez, Angel Miolán, Enrique Cotubanama Enriquez, Enrique (Kike) Masferrer y el Secretario General de la Asociación de ex-Combatientes Antifascistas, Gustavo Malagamba. Su objetivo era lograr el apoyo de los grupos revolucionarios para derrocar las dictaduras latinoamericanas.

El cónsul de Trujillo en Santiago de Cuba, Nilo H. Soto, recibió la confidencia e informó al sátrapa. Es posible que al revisar la lista de asistentes el dictador se interesara en el Extraño, jefe de una organización que controlaba el sindicato de Transporte con presencia en toda la isla y ordenara a Bernardino su compra.

Mario Tauler (a) el Picaro, pistolero del grupo del Colorado y Policarpo, afirmó que durante una reunión en el local del MSR, Rolando Masferrer le dijo al Colorado que el Extraño recibió 30,000 dólares para ejecutar a Mauricio Báez.(15)

Concluida la operación de Báez, Trujillo propuso al Extraño la eliminación de Rómulo Betancourt, pero éste declinó la oferta. “Era una operación fácil, pero no acepté. Soy amigo del Dr. Carlos Prío y no puedo causarle ese dolor”. (16)

 

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario