Nacionales Sociedad

El asesinato del líder obrero dominicano Mauricio Báez (2)

Mauricio Baez
Escrito por Debate Plural

Pablo LLabre Raurell (BAGN 147, enero-abril 2017)

Cayo Confites

En Cuba, Mauricio Báez se incorporó a la expedición de Cayo Confites. En junio de 1944 resultó electo Presidente de la República de Cuba, Ramón Grau San Martín, acérrimo enemigo del sátrapa dominicano, lo que propició las condiciones para que se gestara la expedición en suelo cubano.

El movimiento fue organizado por exiliados dominicanos y miembros del Movimiento Socialista Revolucionario de Cuba (MSR). El ex- general, Juan Rodríguez, Angel Miolán, Juan Bosch, Enrique Cotubanama Henríquez, Virgilio Mainardi, Rafael Mainardi, Juan Isidro Jiménez Grullón y Ángel Morales, se encontraban entre los dominicanos; Rolando Masferrer, Eufemio Fernández, Manolo Castro, Feliciano Madierne, Armentino Feria, Pedro Bejerano, Enrique Rodríguez Loeches y Humberto Castelló, entre los del MSR.

Los expedicionarios eran enviados al Instituto Politécnico de Holguín, cuyo director, Juan Orta, era el secretario de Emilio Ochoa, presidente del Partido Auténtico en la provincia Oriental. Era evidente el apoyo del gobierno a la expedición. La manera en que más de mil hombres se desplazaban por toda la isla, el trasiego de armamentos, de aviones de combate, la concentración de los expedicionarios en un Instituto cedido por el Ministro de Educación, José Manuel Alemán, cercano al cuartel del Regimiento de Holguín, dejaban pocas dudas. En el instituto eran recibidos por Manolo Castro y Rolando Masferrer. Una vez dentro, no podían salir.  El 26 de Julio de 1947 fueron llevados en camiones a la Bahía de Nipe. Unas veinte barcazas los trasladaron a Cayo Confites, al norte de Camagüey, en viaje de tres horas. Manolo Castro les daba la bienvenida, con una Thompson al hombro.

La operación no tuvo éxito. Las presiones del Departamento de Estado norteamericano, las discrepancias estratégico militares entre Bosch y Juan Rodríguez, y la ausencia total de discreción, fueron factores decisivos. Un avión Catalina sobrevolaba el Cayo casi todas las tardes tomando fotos. Los expedicionarios  vitoreabana los pilotos, pensando que se trataba de amigos, pero eran de la CIA. Al siguiente día Trujillo tenía las fotos en su despacho. Por su parte, el agente más calificado del sátrapa en Cuba, Alfonso Fort, ex-jefe de la Policía Judicial en tiempos del dictador Gerardo Machado, lo mantuvo informado de la operación. Fue detectado y el MSR le hizo un atentado, del cual sobrevivió, el 5 de Agosto de 1947.

Durante una visita oficial a Washington, en el mes de septiembre, el Jefe del Ejército Cubano, General Genovevo Pérez Dámera, recibió del representante diplomático de Trujillo en la capital norteamericana, un maletín, cuyo contenido se estima en cuatro millones de dólares, paraabortar la operación.

Otro factor negativo fue la masacre del reparto Orfila, el 15 de septiembre de 1947.Evento que se extendió durante cuatro horas y necesitó la intervención de las Fuerzas Armadas con equipos blindados para poner fín a las hostilidades. Resultaron asesinadas6 personas, entre ellas, una mujer en estado de gestación y el jefe de la Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR), Comandante Emilio Tro Rivero. El ejército persiguió a varios participantes que lograron escapar, entre ellos, Orlando León Lemus (a) el Colorado. Bajo ese pretexto registró la finca América, propiedad del Ministro de Educación, José Manuel Alemán, donde ocuparon gran cantidad de armamentos y explosivos, pertenecientes a Cayo Confites.

La Marina de Guerra arrestó a los expedicionarios y fueron llevados al campamento militar de Columbia. El jefe del Batallón Sandino, Rolando Masferrer, acusó al jefe del ejército de traicionarla Revolución Dominicana. Durante una rueda de prensa en Columbia, ofrecida por Pérez Dámera, Masferrer lo insultó y le lanzó una cámara fotográfica que arrebató a un periodista (1).

Parte del arsenal de cayo Confites fue utilizado por la Legión del Caribe en apoyo a la revolución de José Figueres en Costa Rica contra Calderón Guardia, en 1948.

La ofensiva Trujillista.

Luego de Cayo Confites vino la expedición de Luperón, en 1949. El avión en que iba Eufemio Fernández salió de Guatemala pero tuvo que aterrizar en Cozumel y las autoridades detuvieron a los expedicionarios. Como medidas defensivas Trujillo realizó una importante compra de armas e inauguró una fábrica de fusiles en su pueblo natal, San Cristóbal; además, orden de ejecución de Eufemio Fernández, Enrique Cotubanama Henríquez y Mauricio Báez.

El capitán Antonio Jorge.

A mediados de 1949, llegó a Cuba el agente trujillista, capitán del Ejército Dominicano, Antonio Jorge Estévez, para coordinar la ejecución de varios opositores. Jorge penetró el grupo que durante Cayo Confites ingresaría a la República Dominicana procedente de Haití. En el estaban, Irán Ruíz Rojas (hermano del jefe de la Policía), Erundino Vilela (jefe de la Policía Secreta), Alejandro del Valle y Antonio (Tony) Santiago, dirigente de la Juventud Auténtica. Posteriormente, el capitán Jorge logró infiltrarla expedición de Luperón, y Tony Santiago, Eufemio y Vilela comenzaron a sospechar de él.

Bajo la cobertura de realizar un chequeo médico, el 30 de junio de 1949, Antonio Jorge viajó a Puerto Rico, donde se reunió con exiliados dominicanos. La curiosidad del “enfermo” y el costo de sus viajes aumentaron las sospechas ya existentes.

De San Juan voló a Miami. El día3 de Julio llegó a la Habana y se hospedó en hotel San Luís.

Ubicado en la calle Belascoaín, Centro Habana, el hotel San Luís era centro de reunión de exiliados dominicanos. En el se hospedaron Juan Bosch y Juancito Rodríguez. Sus oficinas sirvieron de centro de reclutamiento para Cayo Confites y su propietario, el señor Cruz Alonso, participó en la expedición.

El 6 de Julio de 1949, en las afueras del hotel, individuos armados forzaron al capitán Jorge al interior de un auto con rumbo a la playa de Guanabo. Al llegar se dirigieron a la residencia veraniega del funcionario del Ministerio de Hacienda, Gabriel Santiago, padre de Tony Santiago, quien estaba ajeno al hecho.

Tras un interrogatorio de tercer grado confesó los motivos de su visita: coordinar la muerte de Eufemio Fernández y Enrique Cotubanama Henríquez. Fue ejecutado y su cadáver lanzado al mar atado a un bloque de cemento. Participaron en la acción: Eufemio Fernández, Erundino Vilela, Cándido de la Torre y Tony Santiago (2).

El 18 de agosto de 1949, familiares de Antonio Jorge presentaron ante el Procurador General de República Dominicana una denuncia por Secuestro y Asesinato contra miembros de la Policía Secreta de Cuba. La demanda fue publicada en el rotativo, El Caribe, el 20 de agosto de1949, lo que prueba la mano de Trujillo tras la denuncia. (3).

La ofensiva en Cuba.

El 18 de abril de 1951, un sicario trujillista agredió en la vía pública al ex-mandatario Venezolano, Rómulo Betancourt, con una jeringuilla que contenía veneno de Cobra. El Dr. Hildo Folgar salvó su vida. En junio de 1951, fue baleado el auto en que viajaba Enrique C. Henríquez, por la carretera vieja de Guanabacoa. Resultó ileso. Participó Rafael Soler Puig (a) el Muerto (asesino de Pipi Hernández). El senador Miguel Suárez Fernández acusó a Trujillo del atentado ante el Congreso de la República.

Descendiente de una ilustre familia de intelectuales dominicanos, el Dr. Enrique Cotubanama Enríquez, estudió la carrera de Medicina en la Universidad de La Habana. En su etapa estudiantil luchó contra la dictadura de Gerardo Machado. Fue recluido en la prisión de Isla de Pinos. En 1939, participó en la fundación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en el Cano, la Habana y junto a Juan Bosch redactó sus estatutos. Fue miembro titular del Instituto de Criminología de Cuba y profesor de la Escuela Nacional Penitenciaria. Ocupó un escaño en el Congreso de la República de Cuba y estuvo casado con Yeyé, la hermana menor de Carlos Prío Socarrás, Presidente Constitucional de la República de Cuba (1948–1952).

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario