Cultura Libros

Propuesta pedagógica de Rousseau (III)

Francisco Acosta
Escrito por Debate Plural

Francisco Acosta (Filosofia dominicana: pasado y presente, tomo I)

 

La propuesta de Rousseau es una respuesta a la necesidad de formar un nuevo hombre para una nueva sociedad.

La fundamentación epistémica de la propuesta pedagógica de Rousseau se centra en la idea de que «el hombre nace bueno por naturaleza, es la sociedad que lo corrompe» con lo cual deja establecido que la civilización era el origen de la corrupción del ser humano.

La aseveración de que el «hombre nace bueno por naturaleza y que es la sociedad que lo corrompe» conduce a Rousseau a la problematización epistémica de la educación llegando a plantearse de esta manera la cuestión del papel de la educación en la libertad y en la formación del ciudadano.

El ideal filosófico-pedagógico de Rousseau estaba centrado en la idea de que Rousseau sostenía que el origen de todos los males de su época estaba en la sociedad y en sus efectos sobre el sujeto; como alternativa, propone la transformación interna de éste, por medio de la educación.

El contexto científico en el cual emerge el ideal filosóficopedagógico de Rousseau es el contexto de emancipación de la ciencia y la filosofía de su concepción medieval, y donde se producen los cambios revolucionarios en las matemáticas, geografía, astronomía, física, química, jugando un papel destacado Copérnico, Galileo, Descartes y Francisco Bacon. También se desarrollaron las corrientes filosóficas, como el panteísmo lógico, conceptualismo, misticismo, intelectualismo, voluntarismo, individualismo metafísico.

El renacer de la razón, el surgimiento del método experimental o empírico, el desarrollo de las ciencias modernas y el entusiasmo del pensamiento Ilustrado por encontrar la manera de divulgación de los conocimientos alcanzados hasta ese momento, llevaron a Rousseau a participar del movimiento de los Enciclopedistas.

El Emilio o la educación aparece en ese contexto como una crítica al sistema educativo de la época para satisfacer esa gran necesidad del momento de incorporar al ciudadano a los procesos democráticos convirtiéndose de esta manera en el primer tratado de la ciencia de la educación.

La propuesta pedagógica de Rousseau sustentada en Emilio…, dio un auge a la educación humanista, en donde el ser humano es el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje. La ciencia pedagógica tuvo un importante desarrollo con las ideas de Rousseau, a la cual se agregaron otros pensadores precedentes, tales como Erasmo, Tomás Moro, Montaigne, Loyola, Tomás Campanella. Cabe destacar otros renacentistas que con el impulso de las artes (la pintura de Leonardo da Vinci y la escultura de Miguel Ángel), sentaron las bases para un nuevo humanismo y el desarrollo epistemológico de la pedagogía y la educación, lo cual le dio el estatus de ciencias.

El posterior desarrollo de las ideas educativas de Rousseau, en donde se destacan la liberación del individuo, la exaltación de la naturaleza y la actividad creadora, y la rebelión contra el formulismo y la civilización, encuentra su formulación teorética en los planteamientos pedagógicos y educativos de Dewey, Montessori, Decroly, Ferrière, Paulo Freire, pero sobre todo en la teoría educativa de Piaget.

El enfoque epistemológico expuesto en la teoría de Jean Piaget sobre el desarrollo cognitivo, encuentra como precedente la propuesta pedagógica de Rousseau en donde a partir de diferentes argumentos llegaron a la conclusión de que el aprendizaje de los niños difiere al de los adultos y que por lo tanto la mente infantil requiere procedimientos particulares de enseñanza. La consistencia epistemológica de los planteamientos pedagógicos y educativos de Rousseau marcó pautas de primer orden para comprender el desarrollo de la sociedad.

Los conceptos clave mediante los cuales se pueden identificar los fundamentos epistemológicos de la propuesta pedagógica y educativa de Rousseau están asociados al interés no sólo pedagó- gico sino también político. En este sentido, proponía tanto una «política de la pedagogía» como una «pedagogía de la política». Estableciendo de esta manera una relación dialéctica entre pedagogía y política, entendida como un proceso integrador de la complejidad de la condición humana en un todo conformado por la unificación de la naturaleza y la sociedad.

En su aspecto metodológico, el pensamiento pedagógico de Rousseau expuesto en su obra Emilio o la educación tiene un carácter ideal y abstracto a partir del cual concibe al hombre como un ser en general, prescindiendo de sus cualidades específicas y particulares, reuniendo sus elementos esenciales.

El Emilio… se fundamenta sobre una propuesta metodoló- gica en donde la actividad reflexiva orienta la elaboración de conceptos a partir de relaciones reales, mediante la observación, el examen crítico del objeto, la analogía, el análisis y la síntesis Entiende de Rousseau que las modalidades accidentales no van al fondo de las cosas y que por lo tanto resulta imprescindible realizar una abstracción. Al respecto afirma que:

En toda clase de proyecto hay que considerar dos cosas: primeramente la bondad absoluta del proyecto; en segundo lugar, la facilidad de ejecución. Respecto al primer extremo, es suficiente para que el proyecto sea admisible y practicable en sí mismo, que cuanto tenga de bueno esté en la naturaleza de la cosa; aquí por ejemplo, que la educación propuesta sea conveniente al hombre, y bien adaptada al corazón humano. La segunda consideración depende de las relaciones dadas en determinadas situaciones: relaciones accidentales a la cosa, las cuales como consecuencia no son necesarias y pueden variar al infinito. De esta forma tal educación puede ser aplicada en Suiza y no serlo en Francia… ahora bien, todas estas aplicaciones particulares, no siendo esenciales a mi tema, no entran en mi plan.

El carácter ideal y abstracto del método rousseauniano tiende a generalizar nuestros puntos de vista y a plantearse un ser humano en general en comunidad con un orden natural y cuyo oficio sea el vivir. Mediante este método se propone descubrir lo esencial y descartar lo accidental y lo variable de la realidad humana.

No obstante sus planteamientos metodológicos deductivistas, Rousseau hace acopio de la metodología inductiva propia del empirismo positivista de su época, construyendo «un sistema del mundo» en complementación armónica de las partes con el todo, proclamando una simbiosis perfecta sistemático existencial. Al respecto, el doctor Francisco Javier Caballero Harriet (1984) en su obra Aspectos antropológicos y derecho natural en el second discours de J. J. Rousseau, señala que:

La verdad vivida y la verdad manifiesta en Rousseau, se fusionan en un todo integral haciendo desaparecer la tensión entre los polos, que en el discurrir del hombre en sociedad encarnan el «Ser» y el «Parecer»

El método de Rousseau establece un estado de la cuestión en donde los sentimientos desmienten a la razón según convenga a la verdad.

Rousseau sostiene la coherencia interna de su pensamiento a partir de un enfoque metodológico dialéctico que vincula el par categorial deducción-inducción tomando como punto de partida el mundo interior del ser humano caracterizado por los sentimientos.

En tal sentido, Rodolfo Mondolfo (1967) en su obra Rousseau y la conciencia moderna, afirma lo siguiente:

Mientras que para los enciclopedistas la unidad se obtiene encuadrando el espíritu en la concepción del mundo exterior, para Rousseau la unidad se afirma en cuanto la naturaleza misma palpita dentro de nosotros, con el íntimo sentimiento de nuestra vida.

De lo antes expuesto, se asume que Rousseau entiende que el método de sistematización de la naturaleza sugerido por la Ilustración y el empirismo inglés representado por Bacon, Locke y Newton, son la fuente de los más grandes errores, ya que sólo permite operar a través de generalizaciones y abstracciones que impiden la penetración del intelecto en la subjetividad del sentimiento, a partir del cual «la naturaleza humana extrae la intuición de la naturaleza de las cosas».11

El método expuesto por Rousseau contrapone la razón a los sentimientos; en ese orden le escribía a Vernes en 1758 diciéndole:

He dejado pues a un lado la naturaleza, es decir, el sentimiento interior que dirige la creencia independientemente de mi razón.

Al respecto comenta Rodolfo Mondolfo12 que

Este sentimiento del valor de la interioridad constituye la orientación nueva que le es propia al ángulo visual desde el cual se abre ante él e ilumina la consideración de la consideración de todos los problemas más vivos de su conciencia: el religioso y el moral, el social y el pedagógico.

El método propio del positivismo incipiente encuentra en Rousseau una fuerte crítica al considerar su aplicación como mecanicista y reduccionista desde el cual se estudiaba al universo y a la naturaleza humana, ajena al propio ser humano. La propuesta que Rousseau antepone a la metodología del empirismo positivista y cientificista está fundamentada en el método de la mayéutica socrática desde la cual se afirma que el conocimiento verdadero procede del interior de sí mismo; en ese sentido afirma Mondolfo13 que Rousseau

no busca pues, el conocimiento de sí mismo en el análisis del intelecto, en la sabia investigación sobre la formación de la facultad cognitiva, sino en el sentimiento directo, inmediato, espontáneo de sí mismo, que tiene la seguridad y la pureza del instinto, que nos coloca cara a cara con nuestra interioridad más profunda con la frente viva de nuestra vida moral.

Los ideales de perfección, de libertad de moral en la propuesta pedagógica de Rousseau devienen de su condición natural originaria.

En ese sentido afirma Rodolfo Mondolfo14 que en Rousseau «la aspiración a la pureza del ideal moral, que forma a veces singular y trágico contraste con la bajeza de su conducta efectiva, se encuentra en los antípodas de aquella ignorancia de los valores éticos humanos por la cual Diógenes podría buscar su ideal de naturaleza entre los animales», lo cual significa que el ser humano no debe renegar de la naturaleza y de los valores humanos, sino emprender su lucha contra la cultura que permanece exterior al espíritu.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario