Nacionales Politica

¿Es posible una alianza opositora?

Escrito por Debate Plural

Guillermo Moreno (D. Libre, 27-11-17)

La respuesta fácil a esta interrogante es “sí”. Lo difícil es responder las preguntas que se derivan de esta afirmación…

¿Alianza por qué? Porque es un imperativo sacar al sacar al PLD del poder y ponerle fin a las prácticas políticas tradicionales basadas en la corrupción, el clientelismo, el engaño, que fueron las que prohijaron que este partido lleve casi 20 años en la dirección del Estado. Porque los serios problemas de pobreza y marginalidad, debilidad institucional, inseguridad pública y violencia, corrupción e impunidad, endeudamiento público, desorden migratorio, no se superarán mientras permanezca en la dirección del Estado el partido gobernante. El PLD, más que solución es parte del problema a resolver.

¿Alianza para qué? Digamos que, en términos prácticos, se necesita de una alianza opositora para poder construir una voluntad y mayoría políticas en capacidad de realizar la tarea de sacar al PLD del poder. El partido gobernante se prepara para repetir un nuevo matadero electoral. Por eso, será necesaria una contundente y amplia victoria y de una ciudadanía movilizada en capacidad de detener cualquier intento de retener el poder. Estas tareas no las puede realizar, por sí solo, ninguno de los sectores que hacen oposición.

Vista a más largo alcance, la alianza opositora es para llevar a cabo el cambio democrático, es decir, hacer el conjunto de reformas y transformaciones necesarias para garantizar un nuevo comienzo que deje atrás el pesado fardo autoritario, corrupto, impunidad, debilidad institucional e inequidad social.

¿Cómo? El camino hacia una alianza opositora debe ser mediante un proceso de convergencia, esto es, ir alcanzando puntos de encuentro entre los diversos sectores que participen.

Es claro que converger no es decretar un nuevo aparato político, ni sumatoria de siglas, ni una nueva repartición del Estado entre los convergentes, ni la adhesión a una candidatura.

La alianza opositora que demanda la coyuntura tiene que construirse en medio de un proceso de acción política. En una situación como la presente, en que las instituciones están secuestradas por el partido gobernante, el escenario natural para construir la nueva mayoría es el acompañamiento de la gente en sus luchas contra la inseguridad pública, la corrupción, la impunidad, el alto costo de la vida, por el derecho al trabajo, por salarios decentes, por la salud, por la protección del medio ambiente. Esto significa que el principal escenario en que tiene que forjarse la alianza opositora es en la convergencia en la acción, en un proceso participativo e incluyente de acompañamiento de la ciudadanía en sus luchas para el hoy.

La alianza opositora tiene que construirse al mismo tiempo de la convergencia en un programa de mínimos indispensables que sintetice, entre otros, compromisos concretos por la transparencia y contra la corrupción y la impunidad, para llevar a los corruptos a la cárcel y recuperar lo robado; en compromisos por la institucionalidad y legalidad democráticas, haciendo las reformas que garanticen la independencia del sistema judicial, del electoral, de la cámara de cuentas y del ministerio público; en compromisos por la seguridad ciudadana, transformar la Policía Nacional y adoptar una política integral contra la delincuencia y la violencia; en compromisos por la protección del medio ambiente y el recurso agua, parando la minería que devasta cordilleras, ríos y poblaciones; en compromisos por la producción, revisión de los tratados de libre comercio y enfrentar las mafias importadoras; en compromisos para transformar el régimen de seguridad social y de los sistemas de salud y de educación para hacerlos universales y de calidad; por la vivienda digna y el transporte seguro; en compromisos para asumir el control de nuestras fronteras y enfrentar el actual desorden migratorio; en compromisos para detener el irresponsable endeudamiento, renegociar, reestructurar y auditar la deuda pública y reafirmar nuestra soberanía.

¿Entre quiénes? La alianza opositora tiene que ser amplia y plural. Con definidos objetivos políticos, no circunscrita a los partidos políticos y abierta a todos los sectores sociales y ciudadanos independientes que hacen oposición política al modelo impuesto por el PLD.

¿Cuándo? El objetivo es arribar a una real alianza opositora que construya una nueva mayoría en capacidad de sacar al PLD de poder y de hacer el cambio democrático. Una alianza con ese carácter y propósitos no se puede decretar, se construye. El camino es la convergencia en la acción y en los compromisos que nos lleven al programa de mínimos indispensables. Para ello, la alianza tiene que comprometerse en una nueva forma de hacer política: incluyente, participativa, transparente. Tiene que construir reales identidades en torno a los compromisos y reformas contenidas en el programa de mínimos, las que se deben expresar en el discurso, consignas y propuestas. El cuándo será, no más, el resultado de ese proceso de maduración y acumulación.

Esperemos que esta vez, el liderazgo político, social y ciudadano esté a la altura de las circunstancias.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario