Educacion Libros

Kant y los historiadores de la Lógica. El discurso kantiano sobre la Lógica clásica (I)

Inmanuel kant
Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

Por: Ange Moreta (Autor-Editor)

 

I. El concepto lineal de los historiadores de la lógica

A menudo se han sacado consecuencias precipitadas y prejuiciadas de la consecuencia de la conocida posición que Kant mantuvo en relación con el desarrollo y el progreso futuro de la Lógica clásica. Dichas conclusiones, que han venido por vía de los manuales y las obras de algunos lustres historiadores de la Lógica nos lucen sumamente discutibles.

La posición que aquí llamamos tradicional en relación con este problema, puede más o menos ser formulada de la siguiente manera:

Es sumamente natural que Kant no intentase introducir innovaciones en el campo de la Lógica formal, dado que él la concibió como una ciencia que para su época ya se había desarrollado plenamente, y a la cual socialmente se le podría agregar algunos detalles irrelevantes.

Siendo profesor de Lógica formal, Kant no podía intentar modificaciones teniendo este punto de vista. La prueba más evidente está en su obra: Logique, que recoge, gracias a la confianza que depositó en su discípulo y amigo J. Iasche, sus lecciones universitarias de dicha disciplina. En esta obra Kant recrea, de una manera puramente académica y escolar, la Lógica tradicional que circulaba en el contenido de los manuales corrientes de la época.

Pero este punto de vista, en algunos autores, es sumamente intransigente. Consideramos que el problema relativo a la concepción kantiana de la Lógica formal debe ser visto de una manera menos radical, admitiendo la posibilidad de ampliar el concepto de Historia de la Lógica.3

Algunos historiadores de la Lógica excluyen a Kant, entre otros filósofos modernos, de la historia de dicha disciplina por considerar, no sin cierta justicia, que este pensador no aportó ningún sistema de lógica formal, por ejemplo, un sistema de Lógica sentencial, de Lógica de relaciones, de Lógica de clases, o de predicados, etcétera.

Aún más, Kant perteneció, según la argumentación de los historiadores,4 a un período de infertilidad, de hostilidad y de indiferencia hacia la Lógica formal; período comprendido entre los siglos xvii y xix. En este intervalo floreció, según Bochenski, la Lógica por él llamada «clásica», que aparte de la pobreza de su contenido, se caracterizó por su carencia de problemática profunda y por una multitud de filosofemas no lógicos.5

En consecuencia, y en los términos de Bochenski y otros, la figura de Kant debe ser ignorada por la historia de la Lógica formal, al igual que Wolff, Spinoza, los empiristas británicos Descartes y Hegel, excepción hecha de Leibnitz. «Uno de los mayores lógicos de todos los tiempos».

¿Por qué los historiadores han apreciado tan negativamente el papel de Kant? Nos parece que tiene un carácter lineal la interpretación corriente de que Kant no pudo contribuir al desarrollo de la Lógica porque opinó justamente en contra de su progreso. Lo mismo han dicho los historiadores de la Psicología: que Kant se opuso al desarrollo de dicha ciencia cuando se manifestó en contra de un conocimiento científico del alma. Contamos con algunos trabajos que ofrecen una interpretación no lineal de este problema, intentan mostrar precisamente lo contrario, proponiendo una ampliación del concepto de Historia de la Psicología.6

Consideramos que Kant desempeñó un papel positivo en relación con la Lógica formal, pese a no haber presentado ningún sistema formal y a que indudablemente se equivocó al juzgar que después de Aristóteles dicha ciencia no hizo progreso alguno, ni podrá hacerlo en el futuro. Y lo creemos así porque Kant preservó carácter de ciencia de esta disciplina al delimitar su objeto de estudio y su campo de aplicación, y establecer su significado y función dentro del conocimiento.

En otras palabras, nuestra filosofía tiene una concepción determinada de la Lógica Formal, aun sin haber presentado un sistema forma condición importante esta última, al parecer, para que los historiadores le concedieran un lugar en la historiografía de dicha disciplina.

Al delimitar el dominio de la Lógica formal, Kant desempeñó, pues, un papel positivo. Antes de él el territorio de dicha ciencia no estaba rigurosamente trazado, lo que dificultaría el «progreso» y la posibilidad. Con la delimitación hecha por Kant, resulta posible aclarar los límites de aplicación de sus criterios, su papel en la comprensión de la verdad y las leyes del proceso del conocimiento.

Kant fue un pensador moderno que, como Descartes o Bacon, no tuvo un proyecto de desarrollo de sistemas lógico-formales. Sin embargo, los pensadores modernos levantaron muchos problemas en torno a la naturaleza de la Lógica, a su carácter de canon o de Organon, a su «papel» en el conocimiento científico, etcétera.

Los pensadores modernos tenían preocupaciones filosóficas y científicas diferentes a las que predominaron en la Edad Media y la antigüedad clásica, y un proyecto de naturaleza no formal, más bien epistemológico: un proyecto «moderno».

En el caso del autor de la Logique, si es verdad que se equivocó en su manera de enfocar el papel, las características y los límites de la Lógica formal. Atribuyó a ella un carácter «puro» que más adelante la Lógica simbólica reclamaría para su propia concepción.

Con estos resultados, más la propuesta de la Lógica trascendental, Kant contribuyó a romper con la Lógica aristotélica al mismo tiempo que fijaba el cuadro de las limitaciones que la caracterizaban.

Favorecemos una concepción más abierta de la historia de la Lógica en general y de la historia de la Lógica formal, en particular. Si permanecemos en una historia sujeta estrictamente a los tratamientos que han recibido aspectos muy particulares del pensamiento lógico, aunque le llamemos «Lógica formal», se nos escaparán, y obviamente tendremos que dejar «fuera», diversas dimensiones históricamente interesantes.

II. La lógica formal como ciencia terminada

La Lógica que Kant manejó fue la que recibió de la tradición filosófica, es decir, la Lógica aristotélica. El proyecto epistemológico que se propuso realizar le exigió, sin embargo, la elaboración de otra Lógica que no fuese aquella recibida desde la antigüedad. Partió para una lógica que llamó «trascendental» a la cual abrió un campo propio de estudio diferente del territorio ocupado por aquélla.

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario