Nacionales Sociedad

El debate sobre Hispaniola

Escrito por Debate Plural
Juan Daniel Balcácer (Listin, 1-11-17)

La Enciclopedia Británica (Vol. XI, edición de 1970), refiere que Cristóbal Colón dio a esta isla el nombre de Española y que postreramente el mismo fue anglicanizado a Hispaniola. La Enciclopedia también consigna que la isla Hispaniola es la segunda mayor de las Antillas Occidentales, que está “políticamente dividida en la República de Haití y la República Dominicana”, y concluye que “Hispaniola es el nombre dado a la isla por el gobierno de los Estados Unidos”. Nada más cierto, porque, al margen de la toponimia taína, nuestra isla solo fue conocida como Santo Domingo, hasta que, a partir de 1805, los haitianos unilateralmente decidieron sustituirlo por el nombre taíno de Haití. Hoy sabemos que, debido a la disparidad de criterios entre los estados haitiano y dominicano respecto de la cuestión del nombre de la isla, el gobernador militar de Santo Domingo (que al igual que Haití se hallaba intervenido por la Infantería de Marina de los Estados Unidos), en 1918 recomendó a la Sociedad Geográfica de los Estados Unidos la adopción del nombre de Hispaniola para toda la isla, cosa que no ocurrió de inmediato. ¿Cuándo, pues, se produjo el cambio de nombre de la isla?

La posición dominicana. A partir de la referida circular de 1918, transcurrieron tres lustros para que deviniera efectiva la propuesta sobre el nombre de Hispaniola. En el mismo 1918, en carta dirigida al gobernador civil de Santo Domingo, Emiliano Tejera se expresó de esta suerte: “A decir verdad el nombre de Hispaniola, tal como suena, no ha sido nunca nombre corriente de la isla de Santo DomingoÖ Solo algunos pocos mapas antiguos, que tienen los nombres en latín, usaron el nombre de Hispaniola. No recuerdo que Colón haya usado nunca ese nombre”. El insigne escritor nacionalista era de opinión que “como dominicano que soy prefiero el nombre de Santo Domingo a cualquier otro por significativo que seaÖ”, porque en el caso supuesto de que el nombre de Santo Domingo fuese sustituido, ello habría significado una suerte de “mal augurio que indicaba la desaparición de la República DominicanaÖ”. Otro intelectual que elevó su voz de protesta fue Federico Velázquez quien, el 11 de junio de 1918, publicó un artículo en el Listín Diario titulado “¡Hispaniola No! – El error de Anglería”, en el que rechazaba la propuesta del general norteamericano J. H. Pendleton tras considerar que “el nombre de SANTO DOMINGO, que lleva la isla, no puede ofrecer confusión alguna, [pues] ni la nación vecina ni nuestra nación llevan este nombre, con el cual pudiera confundirse. Esta se llama República Dominicana, como aquella, República de Haití. Ni puede tampoco afirmarse que se presta a confusión con el de nuestra ciudad capital, porque lo mismo podría decirse de aquellos países que tienen ciudades o regiones con dos o más nombres iguales, o capitales con el mismo nombre que ellos”.

Finalmente, Hispaniola. De acuerdo con un Informe de la Junta Geográfica estadounidense, que data del año 1921, Haití aparece como único nombre de la isla, lo que significa que dicha institución nunca tomó en consideración el artículo segundo de nuestra primera Constitución, según el cual “La parte española de la Isla de Santo Domingo y sus Islas adyacentes forman el territorio de la República Dominicana”. Años después, entre 1931 y 1933, hubo enjundiosas opiniones, tanto de intelectuales dominicanos como haitianos, oponiéndose a que se nos impusiera Hispaniola como nombre único para la isla, de suerte tal que el tema de nuevo afloró en los medios impresos y fue exhaustivamente debatido en el seno de la Academia Dominicana de la Historia. Sin embargo, a despecho de las documentadas opiniones emitidas por diversos historiadores y escritores, en el mes de junio de 1933 la Junta Geográfica de los Estados Unidos (ahora conocida como Junta de los Estados Unidos sobre Nombres Geográficos), bajo el argumento de que se procuraba una estandarización del nombre de la isla para fines cartográficos, decidió cambiar el nombre histórico de la isla, que era y es Santo Domingo, por el de Hispaniola; decisión que al parecer fue ratificada en el año 1945. A partir de entonces, que así lo decidió el Imperio, Hispaniola fue.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario