Cultura Libros

Enfocando el pensamiento dominicano (XII)

Eugenio Maria de Hostos
Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

EL TRATADO DE LOGICA DE EUGENIO MARIA DE HOSTOS (1839-1903)

IV

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

En el planteamiento de su Lógica Hostos se fundamenta en un concepto positivista de filosofía. Ya no se trata del estudio de las causas primeras como en la Metafísica, ni de las causas de la naturaleza divina, sino del estudio y comprensión de relaciones y correlaciones de causas y efectos.

El pensamiento del hombre busca la verdad a través de los hechos y fenómenos, o sea, de la realidad efectiva, tanto natural como espiritual o moral. Tanto en la esfera moral e intelectual como en la de las realidades de la naturaleza, hay que distinguir hechos y fenómenos.

Los primeros se presentan como efectos aislados de una acción o causa, y los segundos como invariable efecto de invariable causa. Los hechos son simples y los fenómenos concatenados o encadenados por una causa o acción determinada.

Para Hostos la filosofía se funda en las ciencias positivas. Ya no estudia causas primeras (metafísica), sino que en cada ámbito de las ciencias busca comprender las correlaciones de causas y efectos en la realidad. Por ello ha desaparecido o se ha extinguido el estudio de las causas de la naturaleza divina del ámbito filosófico, quedando:

  1. El estudio de las facultades del espíritu o de la mente humana (psicología); 2. El estudio de lo verdadero y de los medios y facultades que tiene la mente o el espíritu humano para descubrir la verdad (lógica); 3. Estudio de lo bello y de los medios y facultades que tiene la mente o el espíritu humano para conocer lo bello (estética); 4. Estudio de lo bueno y de los medios y facultades que tiene la razón humana para descubrir y conocer el bien (ética).

El espíritu o la mente humana es una serie sistemática de órganos (organismo) que manifiesta su actividad por medio de funciones. Las funciones de la mente o del espíritu humano son: sentir, querer, pensar. Las ciencias que estudian las actividades y funciones de la mente se fundan en las funciones mismas, y el orden en que se manifiestan es un orden natural de lo más simple a lo más complejo, de lo más a lo menos simple.  Por eso, afirma Hostos, los seres humanos empezamos por sentir, proseguimos nuestra actividad mental queriendo, y concluimos pensando, aunque este orden no es tan preciso que los actos del sentimiento se puedan presentar independientes de los actos de la voluntad (querer) ni de los actos del espíritu o de la mente. En consecuencia el estudio de las funciones de la mente debería empezar por la estética (sentir), seguir por la ética (el bien), y acabar por la lógica (lo verdadero), es decir, el conocimiento de la verdad.

La función general de la mente o del espíritu humano reclama funciones y operaciones especiales. Así como en el cuerpo, sucede lo mismo en la mente o el espíritu, y es que cada función general de la mente o del espíritu humano reclama funciones y operaciones especiales. Por ejemplo la función general del espíritu o de la mente humana reclama cuatro funciones particulares, que son: 1. intuición; 2. inducción; 3. deducción; 4. sistematización.

Luego estas funciones particulares tienen sus propias operaciones. Las operaciones de la intuición son: sensación, atención, memoria, imaginación, comparación, percepción.

Las operaciones de la inducción: observación, comparación, distinción, experimentación, análisis, clasificación.

Las operaciones de la deducción son: observación, analogía, síntesis. Y las de la sistematización son: generalización, especificación, ordenación de las partes y coordinación del todo de conocimiento (ver páginas 256 y siguientes del Tratado de Lógica).

Igualmente ocurre con las funciones y operaciones de la sensibilidad y de la voluntad, que son órganos de la mente o del espíritu humano. Dentro de ese esquema gnoseológico fundamental expone Hostos su discurso sobre la lógica. De este modo:

Existen tres principios fundamentales de la lógica: el primero establece que la verdad está en la realidad y la realidad no es ideada por el hombre, sino lo efectuado por la naturaleza; el segundo, la definición de su objeto, el carácter de la fuerza mental o intelectual, la cual tiende al conocimiento como una necesidad a su satisfacción. Y el tercer principio que Hostos considera fundamental de la lógica es que el medio de llegar a la verdad es conocer la realidad. En otras palabras: la lógica es una ciencia natural concreta; pues expone el método o los métodos de llegar a la verdad por medio del conocimiento de la realidad.(18)

Hostos se declara partidario de la nueva lógica que se funda en las ideas de Francis Bacon (1561-1626) y Alexander Bain (1818-1903), filósofos ingleses que exponen los nuevos conceptos en sus libros respectivos  NovumOrganum (1620)  y Lógica Deductiva e Inductiva (1870).

Para el pensador que comentamos, el espíritu o la mente humana tienen por objeto el conocimiento de la verdad por medio de la realidad. El objeto de la lógica es encaminar la razón o la mente humana hacia la verdad. Existe un modo natural de operar la mente y un modo artificial. La lógica es un modo natural de operar que tiene las facultades intelectuales, en cuya virtud la razón se encamina instintivamente hacia la verdad.

El modo artificial que se ha creado para encaminar la razón a la verdad es lo que se llama arte lógica y ciencia lógica, es decir, el conjunto de reglas que tienen por objeto enseñar a razonar bien, enseñar al espíritu humano a seguir su camino hacia la verdad (ver páginas 256 y siguiente del Tratado de Lógica).

Luego Hostos inicia su tratado con el estudio de las funciones de la mente humana: intuición, inducción, deducción, sistematización, y estudia detenidamente cada una de ellas, en una exposición novedosa para la época que procuraba organizar estos elementos como procedimiento constructor de ideas universales, tales como sustancia, espacio, tiempo, causa y efecto, etc., y a todo lo largo de su exposición estudia las demás funciones de la deducción, inducción y sistematización.

Y sobre esta base expone el método experimental y presenta un nuevo enfoque del método inductivo y deductivo. Este procedimiento, proveniente del positivismo moderno, lo conduce a la crítica del silogismo tradicional  y de la explicación innatista de la escolástica medieval, por ende de la filosofía escolástica colonial prevaleciente en Santo Domingo. El Tratado de Lógica de Eugenio María de Hostos, en un medio en el que predominaban las ideas tradicionales del escolasticismo, constituía una revolución mental e intelectual que abría espacios para el desarrollo científico y tecnológico, pero al tener poca difusión y al publicarse uno dos años antes de su muerte, no pudo ejercer probablemente una efectiva influencia en la sociedad dominicana, proceso que está pendiente para la investigación del pensamiento filosófico en Santo Domingo.

Hostos hizo caer los santos de sus altares; puso la piedra para ello, el análisis crítico de los criterios de autoridad, de los conceptos universales, del origen de las ideas, del criterio de verdad, del papel de la abstracción y sus limitaciones; el problema del silogismo de la lógica aristotélico-tomista y el de las ideas innatas, al igual que el problema de la naturaleza humana y de los Entes creados, es decir, la contradicción entre el mundo de lo humano y el de la naturaleza divina.

Se trata de que en el pensamiento dominicano del siglo XIX, tanto la lógica de Andrés López de Medrano, sensualista y empirista, como el Tratado de Lógica de Eugenio María de Hostos, representaron una genuina revolución mental e intelectual, una ruptura, que trajo como consecuencia planteamientos nuevos, que coadyuvaron probablemente a la creación de nuevas ideas y una nueva filosofía que habrá que escrutar, cuyos vínculos con la política constituyen fuente de investigación de las ideas filosóficas y sociales de la época inicial del siglo XIX dominicano.

Estudiar el Tratado de Lógica de Hostos, cuya influencia no ha sido investigada todavía, constituye un desafío para los filósofos y aspirantes a filósofos en la República Dominicana. Por eso esperamos que el presente volumen sirva de inspiración para el estudio directo de las fuentes del pensamiento filosófico del siglo XIX en Santo Domingo.

Se trata de inspirar una nueva actitud y un nuevo paradigma en la investigación filosófica de la República Dominicana, una de cuyas manifestaciones es permear y estimular la lectura de nuestros textos clásicos más importantes, a partir de fines del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX, sin mencionar otros periodos del pensamiento filosófico dominicano, entre ellos, el periodo correspondiente a la dictadura de Trujillo y el posterior a los años 1960 hasta fines del año 2000.

Incluimos como anexos de esta presentación los textos de algunas cartas, que constituyen testimonio del esfuerzo por lograr reconocimiento de Andrés López de Medrano, con motivo del cumplimiento del bicentenario de la publicación del Tratado de Lógica, puesto en vigencia en el ámbito académico en Santo Domingo en 1814.

De igual modo, en la parte final del volumen que publicará el Instituto de Investigaciones Filosóficas, se incluyen como anexos trabajos de los historiadores Emilio Rodríguez Demorizi  y Vetilio Alfau Duran, así como el texto publicado en 1956 por el profesor Juan Francisco Sánchez, en la revista Anuario de la Universidad de Santo Domingo. También una parte del trabajo del Dr. Roberto Cassà sobre el Tratado de Lógica  de Andrés López de Medrano, publicado en el volumen Pensadores Criollos, editado por el Archivo General de la Nación.

NOTAS:

  1. La presente compilación lleva precisamente como subtítulo el de “Materiales fundamentales para el estudio y la investigación del pensamiento filosófico del siglo XIX en Santo Domingo (1800-1900)”
  2. Primeras páginas de la obra Tratado de Lógica, de Andrés López de Medrano.
  3. Estas afirmaciones de Roberto Cassà sobre el método histórico de López de Medrano dieron origen más adelante a otros trabajos que se publicaron como tesis de grado en la Facultad de Humanidades de la universidad pública).
  4. López de Medrano, A. Obra citada.
  5. Sánchez, Juan Francisco. “El pensamiento filosófico en Santo Domingo. La lógica de Andrés López de Medrano”. In: Anales de la Universidad de Santo Domingo, número 79-80, 1956.
  6. Ambos documentos filosóficos, publicados en Santo Domingo en 1842, como material académico, fueron luego editados por el historiador Emilio Rodríguez Demorizi en el No.1 del boletín de la Fundación Rodríguez Demorizi.
  7. Sánchez, Juan Francisco. Obra citada.
  8. Sánchez, Juan Francisco. Obra citada. Trabajo incluido en los anexos del presente libro.
  9. Alfau Duran, Vetilio. “Documentos para la historia de la filosofía en Santo Domingo”. In: Anales de la Universidad de Santo Domingo, número 53-56, 1950. Trabajo incluido en los anexos del presente libro.
  10. Alfau Duran, Vetilio. Obra citada.
  11. Exposición del traductor anónimo de Lógica o elementos de la filosofía escolástica moderna, del Vicario General Bouvier
  12. Obra citada.
  13. Obra citada, Vicario General Bouvier.
  14. Obra citada, Vicario General Bouvier.
  15. Obra citada, Vicario General Bouvier.
  16. Obra citada, Vicario General Bouvier.
  17. La crítica de Hostos a la doctrina de las ideas innatas, apoyado en el NovumOrganum de Francis Bacon y en la Lógica Deductiva e Inductiva de Alexander Bain, es de mayor alcance y profundidad que la del Vicario general Bouvier, e inclusive, la de Andrés López de Medrano. El Tratado de Lógica de Eugenio María de Hostos, ofrece una explicación crítica fundado en el papel de: intuición, inducción, deducción y sistematización.
  18. Hostos, E.M. Tratado de Lógica, primera parte

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Alfau Duran, Vetilio.  “Documentos para la historia de la filosofía en Santo Domingo”. In: Anales de la Universidad de Santo Domingo, número 53-56, 1950.

Rodríguez Demorizi, Emilio. Andrés López de Medrano. “Noticia biográfica”. In: Anales de la Universidad de Santo Domingo, número 53-56, 1950.

Sánchez, Juan Francisco. “El pensamiento filosófico en Santo Domingo. La lógica de Andrés López de Medrano”. In: Anales de la Universidad de Santo Domingo, número 79-80, 1956.

Cordero, Armando. “la filosofía en Santo Domingo”, dos volúmenes, Editora El Caribe, Santo Domingo, 1962.

Cassà, Roberto. “Andrés López de Medrano: propulsor de la democracia”. In: Pensadores Criollos,  Archivo General de la Nación, Colección juvenil, 2008.

Cassà, Roberto. “La difícil emergencia de la modernidad dominicana: El pensamiento de Andrés López de Medrano”. Separata de la Revista Vetas,  número 58, 2001.

Martínez, Lusitania. (Compiladora). “Filosofía dominicana: pasado y presente”, tres volúmenes, Archivo General de la Nación, 2009.

Campillo Pérez, J.G. Dr. Andrés López de Medrano y su legado humanista. Academia Dominicana de la Historia, Santo Domingo, 1999.

Beorlegui, Carlos. “Historia del pensamiento filosófico latinoamericano”, Universidad de Deusto, Bilbao, 2006.

Comte, A. Curso de filosofía positiva, Editora Aguilar, Madrid, 1973.

Condillac, E. “Tratado de las sensaciones”, Editorial Eudeba, Buenos Aires, 1963.

Condillac, E. “Lógica. Extracto razonado del tratado de las sensaciones”, Barcelona, Ediciones Olbis, 1984.

Condillac, E.B. “Ensayo sobre el origen de los conocimientos humanos”. Editora Tecnos, Madrid, 1999.

Locke, J. Ensayo sobre el entendimiento humano, Editorial Tecnos, Madrid, 1999.

Brom, J. Esbozo de historia universal. Editora Grijalbo, México, 1973.

Guadarrama, P. La Filosofía en América Latina…

Zea, Leopoldo. El Pensamiento Latinoamericano

Bacon, Francis. NovumOrganum (varias ediciones).

Bain, Alexander. Lógica Deductiva e Inductiva (varias ediciones).

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario