Nacionales Politica

Gestión municipal de Roberto Salcedo produce inquietudes

Roberto Salcedo
Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

El prestigioso comunicador social Luis J. Chávez, quien fuera regidor del Ayuntamiento del Distrito Nacional, publicó en el periódico Diario Libre, en fecha 20/4/16, un enjundioso artículo sobre la larga gestión de 14 años del ex síndico Roberto Salcedo.

El artículo se titula “las doce promesas incumplidas de Roberto Salcedo”, en el que narra sobre los mandatos que agotó dicho señor como síndico del Ayuntamiento del Distrito Nacional.

El artículo de Chávez ha generado un conjunto de inquietudes en la ciudadanía y abogados en ejercicio en la demarcación del Distrito. Muchos se hacen preguntas como las siguientes, después de haber leído una reproducción del texto en el periódico digital Debateplural.com.

Ciudadanos en general y abogados en particular se han extrañado de la desaparición de Roberto Salcedo, y han llegado a decir que probablemente se fue del país o “se lo tragó la tierra”. Otros aseguran que vive apaciblemente en una villa particular ubicada en Bávaro, Higuey, Provincia La Altagracia, y que es tremendamente difícil verlo personalmente o encontrarse con él.

El artículo de Chávez no tiene desperdicio y contiene un conjunto de datos muy concretos sobre la gestión prolongada del ex síndico en sus funciones de gerente, de alcalde del Ayuntamiento de la capital.

Todo el mundo recuerda el caso del parque Eugenio María de Hostos en la Zona Colonial, el cual fue cerrado con zinc durante aproximadamente siete u ocho años y luego quitó la cerca  metálica y puso a la vista el mismo parque Ramfis de la era de Trujillo (1930-1961).

Se ha afirmado que la obra de “remodelación” costó aproximadamente mil millones de pesos, cosa que habría que investigar en los distintos presupuestos anuales del Ayuntamiento del Distrito Nacional. Podría también investigarse en la Cámara de Cuentas o en la Contraloría General de la República u otra de las oficinas gubernamentales encargadas de la contabilidad municipal, entre ellas la Federación Dominicana de Municipios.

Si buscamos en el volumen III de la Historia de República Dominicana, del abogado, comunicador, historiador y novelista Ramón Marrero Aristy, encontraremos la foto del parque Ramfis, y la comparamos con el parque Hostos de hoy, encontraremos que es la misma obra, que apenas se distingue del parque Ramfis en la colocación de bombillas multicolores y el establecimiento de equipos mecánicos para hacer ejercicios físicos.

Sin embargo, se ha dicho que la famosa remodelación del parque, que estuvo cerrado siete u ocho años, no fue ninguna remodelación sino un territorio secuestrado y cerrado con planchas de zinc que luego fueron retiradas sin ninguna explicación. Se ha llegado a afirmar que tal reforma ficticia costó mil millones de pesos. Otros han dicho que ese dinero fue repartido entre el gerente de la municipalidad Roberto Salcedo y algunos regidores.

Al parecer, así ha ocurrido con otros parques en la gestión prolongalidisima  del excelso munícipe. De igual modo así ha ocurrido con muchas obras.

Invitamos a esos grupos de ciudadanos y abogados concurrir a la biblioteca nacional Pedro Henríquez Ureña y procurar la obra de Ramón Marrero Aristy en la sala de lectura de la tercera planta de dicho establecimiento cultural y buscar la foto del parque Ramfis, y entonces comenzaremos a dudar y a hacernos algunas preguntas como: ¿Se hizo alguna auditoria en la Cámara de Cuentas?. ¿ Rindió declaración jurada de bienes el ex síndico en conformidad con la ley?. ¿Dónde se ha metido el munícipe ex pobre, que tantas bellaquerías realizó contra la ciudad y el pueblo dominicano?. ¿Por qué hace silencio y se escabulle?. ¿A qué y a quién le teme, ya que no se le ve por ninguna parte?. ¿Cuál es su patrimonio actual y a cuánto asciende?. ¿Rindió alguna vez aunque una declaración jurada de bienes?.

“Las 12 promesas incumplidas de Roberto Salcedo”

A continuación reproducimos como apéndice del presente artículo, el trabajo de Luis J. Chávez a que hemos hecho referencia más arriba.

Con el más reciente anuncio sobre la construcción de un paseo marítimo en el Malecón de Santo Domingo, que estaría valorado en unos RD$300 millones, el alcalde que se promueve a un cuarto mandato en el cargo bajo el lema “razones para confiar”, suma por lo menos 12 las veces en que ha hecho una promesa similar desde el año 2006.

Tras 14 años en el cargo, y con un presupuesto que multiplica por 4 los recursos que administraba el Ayuntamiento del Gran Santo Domingo hasta el año 2002, el señor Roberto Salcedo no ha ejecutado ninguno de los proyectos de rescate del Malecón, permitiendo el deterioro progresivo de este emblemático espacio público, que tradicionalmente ha representado la principal marca de identidad turística de la Capital Dominicana.

El panorama que presenta el Malecón ha sido descrito en algunos reportajes periodísticos como una vergüenza para la Capital, con vertederos improvisados, áreas verdes totalmente arrabalizadas, bancos destruidos, tramos sin iluminación nocturna, vertederos improvisados, falta de seguridad y un ambiente de prostitución que ha ido desplazando el uso familiar, popular y turístico que tradicionalmente había tenido el litoral de Santo Domingo.

Lo que registra la Prensa:

Los archivos de los medios digitales muestran que las promesas o anuncios formales del alcalde Roberto Salcedo se registraron el 16 de marzo del 2006, el 29 de noviembre del 2007, el 23 de enero del 2008, el 20 de febrero 2008, el 24 de noviembre del 2008, el 23 de abril del 2009, el 2 de junio del 2009, el 21 de septiembre del 2010, el 25 de enero del 2011, el 2 de octubre del 2012, el 21 de marzo del 2013, y el 2 de febrero del 2016.

En muchas de esas ocasiones, Salcedo no sólo describía los proyectos a desarrollar, tales como la recuperación del área verde del litoral y el alumbrado público, la construcción de un gran parque para la familia, la habilitación de un “Resort Popular”, la reconstrucción del cartódromo, canchas de voleibol en arena y un paseo marítimo de 10 metros de ancho, sino también los recursos presupuestarios asignados para su ejecución.

De hecho, los regidores Waldys Taveras y Joaquín Díaz han confirmado recientemente que los recursos para la construcción del Paseo Marítimo 30 de mayo fueron consignados en los presupuestos del ADN del 2012, 2013, 1014 y 2015, no así en el presupuesto del 2016, aunque el director de Infraestructura Municipal declaró que los trabajos se iniciarían en el mes de abril.

Los grandes proyectos del Malecón:

Han pasado 10 años desde que el señor Salcedo anunció su primer proyecto de rescate del Malecón, y lo hizo por todo lo alto, según lo cita una nota de la periodista Mercedes González, del periódico El Caribe en fecha 10 de noviembre del 2006.

Citando al alcalde, la información señalaba que: “Entre las obras se incluyen un helipuerto, un club de golf, una ciclorruta que implicará la eliminación de un carril de la avenida George Washington, la ampliación de la acera sur, que da al mar, piscinas, solarios, áreas para pescadores, kartismo y voleibol”. Ya sabemos la historia, ni en el 2006 ni en el 2007 se llevó a cabo ni una sola de estas obras.

Hasta ahora, las únicas obras realizadas en el Litoral Sur de Santo Domingo durante los 14 años de gestión de Salcedo se han ejecutado con recursos asignados por otras entidades: Inversiones Turísticas Sans Soucí, que invirtió RD$90 millones en la reconstrucción de la Plaza Juan Barón; por el Ministerio de Turismo, que entregó RD$60 millones para rehabilitar la Plaza de Guibia y el Parque Eugenio María de Hostos; y por el Ministerio de Obras Públicas, que inició y abandonó algunos trabajos en el tramo que va del Centro de Los Héroes a Manresa.

Un alcalde al filo de la navaja:

Es evidente que el alcalde Salcedo ha venido violando sistemáticamente la Ley Orgánica de Presupuesto para el Sector Público No. 423-06, y la Ley 176-07 sobre el Distrito Nacional y los Municipios, que en su artículo 21, sobre el destino de los fondos de los ayuntamientos establece en su párrafo IV que: “La violación de este artículo será sancionado con penas de 2 a 5 años de prisión, con el pago de una indemnización de 5 a 20 salarios mínimos, así como también a la inhabilitación para el servicio público prevista por la legislación penal dominicana para estos casos”.

Frente a hechos tan flagrantes es muy probable que el alcalde y candidato tenga que responder ante los tribunales por el mal uso de los recursos puestos bajo su responsabilidad, violación reflejada no sólo en el incumplimiento reiterado de la ejecución presupuestaria correspondientes a los proyectos del Malecón, sino también por no respetar la distribución de los recursos de acuerdo con los montos que ordena la ley, por incumplir el Presupuesto Municipal Participativo, y no acogerse en sus 14 años de gestión al mandato legal que lo obliga a someter a discusión pública el Presupuesto Operativo Anual (POA) una herramienta de planificación con participación de la comunidad llamada a identificar y decidir las prioridades de inversión que debe contemplar cada cabildo.

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario