Cine Cultura

El abogado del diablo

El abogado del diablo
Escrito por Debate Plural
Rienzi Pared Pérez (Listin, 7-10-17)

El doctor Fausto es el protagonista de una obra clásica alemana. Este galeno, individuo que por querer saberlo todo, e insatisfecho con la vida, quiere hacer un trato con el demonio. Entonces, se le aparece Mefistófeles quien es un súbdito del mismo Satanás para ofrecerle los placeres de la vida, y realiza con él, una negociación en la que accede a venderle al Diablo su alma a cambio de juventud hasta que muera.

En esta obra de Goethe, se plantean temas fundamentales como: la juventud eterna, la libertad, la salvación a través del eterno femenino (representado sobre todo por Margarita al final de la obra), las relaciones entre el bien y el mal, la moral, los límites de la naturaleza humana, etc.

Todo lo anterior constituye el tema central de esta cinta estrenada en el 1997 y dirigida por Taylor Hackford.

Es protagonizada por Al Pacino y Keanu Reeves. En ella se destaca la ambición del hombre por el dinero y la fama, y enseña que la vida posee diferentes caminos, dependiendo el que uno escoja, tendrá un resultado basado en dicha elección. Por lo tanto, para elegir el rumbo del destino, el hombre debe tener sabiduría, dado que Dios nos ha dado la libertad del libre albedrío como forma de individualidad.

Kevin Lomax (Keanu Reeves) es un joven abogado que nunca ha perdido un caso y posee un fuego interior que le lleva a pensar en ganar siempre.

No acepta la derrota. Su ambición no tiene límites. Esto hace que una firma de prestigio en la ciudad de New York, le contrate como abogado- socio de dicha oficina. Cuando Kevin se encuentra con John Milton (Al Pacino) quien es el jefe de dicha firma de abogados, dialoga su oferta solicitando un contrato bien jugoso en términos monetarios a lo que John Milton le dice que el dinero no es problema. Lo que le preocupa, es cómo el joven podrá lidiar con la presión a que pueda verse sometido; por lo que Milton recurre a su pecado favorito: La vanidad.

Esto lleva a Kevin a la arrogancia, al engreimiento y a una expresión exagerada de la soberbia donde descuidará atender a su esposa Mary Ann (Charlize Theron) quien es la única que se ha dado cuenta que algo diabólico existe a su alrededor, mientras ella va cayendo enferma de alucinaciones y esquizofrenia hasta quitarse la vida. Mientras esto sucede, Kevin acude al encuentro con John Milton donde surge un diálogo bastante interesante, donde le manifiesta su verdadera identidad (Satán), y necesita de Kevin para engendrar al que será el Anticristo para que reine en el siglo XXI. Ahí, Kevin se suicida rompiendo toda la cadena y regresa al punto inicial como si todo fuera una pesadilla de mal gusto.

Esta visión llevará a Kevin a examinar su conciencia y a elegir lo correcto, hasta que el periodista (el mismo Satán) le pide una exclusiva y vuelve a caer por el delito de la vanidad.
Mi pecado predilecto.

Clásico de la posmodernidad
Esta obra constituye una propuesta simbólica de principio a fin que conduce a la reflexión sobre el deber hacer y cómo hacer las cosas; su propósito es una alerta para el ser humano de no caer en las profundidades oscuras del alma. Sobre todo en un mundo que aparenta dar prioridades a lo banal o aquello sin sentido, por encima de los valores que nos ayudan a vivir en una mejor sociedad. Excelente película con apreciable guion y notables actuaciones; arroja suspenso e intriga que mantiene al espectador apegado a su butaca.

COMENTARIOS 0

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario