Nacionales Sociedad

Crímenes brutales siembran zozobra

Escrito por Debate Plural
Guarionex Rosa (Listin, 16-9-17)
Los últimos hechos de violencia, sobre todo los de las jóvenes Emely Peguero,  Dioskairy Gómez y Rosalinda Yan Pérez, han sacudido la cabeza de muchos dominicanos que se preguntan qué está pasando en la sociedad dominicana.

Los tres crímenes de las jóvenes, como otros cometidos en los últimos meses, revelan un estado de ánimo violento, la falta de amor en la sociedad dominicana, porque los que mataron a las muchachas no tenían ningún amor por ellas.

Con razón los medios se refieren a la conmoción que esos acontecimientos han causado entre los ciudadanos, que al acostarse cada día o al levantarse al siguiente, esperan encontrar noticias más que desagradables, trágicas, horriblemente trágicas.

En los días de la Escuela de Periodismo a mediados de 1960, un profesor comentó un día que en un pueblo del Cibao hacía un año y meses que no se cometía ningún delito grave, lo que evidenció a los futuros periodistas el sosiego moral aunque la política era complicada.

Hoy no hay pueblo del interior del país desde donde no se reporten casi a diario crímenes horrendos, atracos, asaltos con acechanza y violación de iglesias católicas y evangélicas para robar pequeñas propiedades compradas con las limosnas.

Si cada uno de los casos recientes contra muchachas estudiantes y consideradas de buena conducta en sus comunidades es grave, el peor fue el de Emely Peguero, que envolvió una complicidad extendida con todos los agravantes porque estaba embarazada.

La pérdida total del respeto a la vida y a las propiedades ha hecho que algunos dominicanos reclamen la mano dura de las autoridades, queriendo decir que maten a los criminales, como está haciendo en Filipinas el presidente Rodrigo Duterte.

Pero Duterte, que se propone limpiar el país asiático de traficantes, drogadictos, ladrones y asesinos, está incurriendo en las mismas tropelías de los delincuentes porque solamente una justicia bien fundamentada puede sancionar los delitos.

Los dominicanos más conservadores y castos en la comisión de delitos, miran hacia la justicia, pero están saturados de los informes de que los jueces venden las sentencias, no le temen, como los que cometen actos de corrupción y los políticos, al qué dirá la gente.

Una situación alarmante
En un reciente estudio de los profesionales Myrna Flores Chang y Frank Cáceres, de Profamilia, se afirma que “la situación de inseguridad y violencia contra la mujer es alarmante”. Dicen que el país necesita una revolución en la educación, en habilidades para la vida y fomentar una cultura de paz.

Cáceres afirma que las investigaciones realizadas del modelo ecológico ven la violencia como un fenómeno en espiral, un comportamiento individual permeado por el entorno inmediato, que es la familia, que está a su vez permeado por el entorno cercano, la sociedad.

La violencia contra las mujeres está dando una mala reputación a la República Dominicana. Con todo y su régimen democrático y el funcionamiento mal o bien de sus instituciones, la criminalidad es un atropello contra la dignidad de víctimas y familiares.

Para un país que vive del turismo, la violencia contra las mujeres es un peligro doble porque puede llegar también a las turistas que este año y quizás los venideros preferirán venir aquí tras la devastación sufrida por otras islas paradisíacas en el Caribe.

El mundo necesita amor
“Lo que el mundo necesita es amor”, escribió Hal Davis, fallecido, para el pianista, cantante y compositor Burt Bacharach y para la cantante Dionne Warwick en los años de 1980, cuando la diva tenía una voz clara, melodiosa y dulce, ahora perdida.

Bacharach, que tiene 89 años, escribió tantas baladas de amor que serían incontables y que han pasado a un cancionero exquisito de la música popular de los Estados Unidos. Con tan prolongada edad solamente están activos los crooners Tony Bennet y Freddy Cole.

Las redes sociales dominicanas se llenaron de elogios desde el pasado miércoles por el caso de un novio motoconchista que se acercó al trabajo de su novia en una heladería para proponerle matrimonio al estilo antiguo, con una rodilla en el piso, anillo y flores. La novedad, en medio de tanta calamidad, resaltó quizás para muchos de los que fueron tocados en sus sentimientos, que no todo está perdido y que gente del salario mínimo puede dar ejemplo de lo que dice Bacharach: “Lo que el mundo necesita es amor”.

Los jóvenes han recibido ofertas de todo tipo: regalos de electrodomésticos y ajuares para la futura casa, el vestido de novia y detalles como un presentador honorífico, arreglo del pelo, manicure, pedicure y tantas cosas para una boda que sería inusual.

Violencia verbal se escucha en la radio cuando comunicadores se desbordan en los comentarios de los hechos ignorando que el periodista no debe asumir las causas que las noticias plantean. Peor en el caso de graves crímenes en proceso de investigación.

Hasta anuncios comerciales sugieren la violencia, utilizan las malas palabras para promocionar sus productos y, al parecer, creen que solamente las figuras de la sensualidad y el desorden pueden atraer al público. Aunque se sabe que la hooka es un peligro para la salud, si las cosas siguen como están ahora llegará un momento cuando ese aditamento aparecerá en la publicidad para atraer al público juvenil.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */