Internacionales Politica

Rusia y China desafían a Occidente con su ‘fortaleza euroasiática’

Vladimir Putin y Xi Jiping
Escrito por Debate Plural

Rusia y China tratan de construir un nuevo orden mundial alrededor de su esfera de interés, la llamada ‘fortaleza euroasiática’, afirma el columnista Frederick Kuo en su artículo para Asia Times.

Según el experto, el equilibrio de poder ya está cambiando así que «Occidente, encabezado por EEUU, debe entender que en caso de que se aleje de este nuevo orden, solo va a perder».

Los dos países más influyentes de Eurasia, Rusia y China, utilizan sus ventajas geográficas e intereses comunes para sentar la base de un eje que promete convertirse en una alternativa a Occidente y a su ‘red asiática de aliados’, señala el autor del artículo.

Después de la disolución de la URSS y el fin de la Guerra Fría, Estados Unidos se convirtió en la única superpotencia. Como resultado, Washington y sus aliados crearon un ‘círculo’ alrededor del continente euroasiático. Moscú y Pekín, por su parte, empezaron a sentir que no encajaban en este nuevo orden mundial, por lo cual decidieron tomar la iniciativa.

China era un mercado creciente para la materia primera proveniente de Rusia, así como su aliado fiable en la confrontación con Occidente. Rusia, a su vez, sirvió como fuente de tecnologías militares y espaciales para China, apunta Kuo.

«Estos países podrían gastar sus recursos en una confrontación entre sí, pero en su lugar se han aprovechado de su vecindad  para reforzar la sólida ‘fortaleza euroasiática'», escribe el columnista.

«La paz entre los dos vecinos gigantes garantizó la liberación de inmensos recursos que de otro modo se habrían gastado en largas fronteras terrestres, solidificando así una fortaleza eurasiática, convirtiendo la ventaja geográfica en una fuente de proyección de poder hacia los márgenes costeros del continente, que están constituidos por estados económicamente vibrantes, pero geográficamente pequeños, aliados con Estados Unidos», explica el autor.

Según Kuo, el mundo de hoy no se parece nada al mundo de los años 90. China se ha convertido en la segunda economía del mundo, y crece día a día en este ámbito, mientras tanto Rusia viene restaurando su poderío político.

El autor pone de relieve que el proyecto chino de la Nueva Ruta de la Seda debe cambiar drásticamente la situación actual y reubicar el centro del comercio mundial en Eurasia. Kuo imagina que dentro de unas décadas, una parte significativa del mundo que hoy vive en la pobreza y el aislamiento, pasaría a contar con centros principales de la economía mundial.

A juicio del columnista, en el futuro no solo Rusia y China retarían el liderazgo de EEUU, sino también lo harían países como Irán, Nigeria o Pakistán. Desde el punto de vista de Kuo, en ese caso todas las rutas comerciales llevarían a China. En su conjunto, toda esta red, gobernada por Moscú y Pekín, se convertiría en una «fortaleza euroasiática impenetrable».

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */