Nacionales Politica

Referendo aprobatorio de reforma constitucional (II)

Escrito por Debate Plural
Ramón Pina Acevedo M. (Listin, 20-4-15)

Acontecimientos que no es de lugar examinar ahora dieron por resultado una nueva reforma constitucional restringir el mandato que había recibido en las últimas elecciones el Dr. Joaquín Balaguer a dos años, todo lo que se consignó en la modificación del 14 de agosto de 1994 en cuyos arts. Del 116 a 120 se mantuvo el sistema de la modificación a través de la Asamblea Nacional, previo cumplimiento de los requisitos fijados por la misma.

Bajo el sol de esta particularísima versión constitucional se lleva a cabo el proceso electoral que eleva al solio presidencial al Dr. Leonel Fernández Reyna.

Instalado en el Palacio Presidencial al terminar su mandato se eleva a la Primera Magistratura al ingeniero agrónomo Hipólito Mejía Domínguez, quien al terminar su mandato en orden a que la última Constitución prohibía la reelección consecutiva, generó en su Partido y en las fuerzas que lo apoyaban una nueva reforma constitucional a los fines de permitir la reelección y esto se logró en la Constitución del 25 de julio del 2002, que por otra parte mantuvo el sistema de modificación de la misma por vía de la Asamblea Nacional.

Derrotado en las elecciones, la permisibilidad de la reelección facilitó la permanencia por dos períodos del Dr. Leonel Fernández Reyna, que había vuelto al poder, y que impulsó una nueva reforma constitucional puesta en vigor el 26 de enero del año 2010 que en sus artículos 267 a 272, confirma la fórmula de la reforma constitucional por vía de la Asamblea Nacional.

Pero si observa las trayectorias de las reformas constitucionales y las formas de llevarla a cabo, confirmaremos que siempre ha sido una preocupación de nuestro constituyente el que el pueblo tome directamente participación en la confección de nuestra Carta Magna, como lo hicieron los Barones Normandos con Juan Sin Tierra a quien obligaron a reconocer sus derechos.

Así, esta última Constitución ha querido enmendar el error que se cometió al suprimir la actividad popular en la elaboración de la ley que nos rige a todos, y en el artículo 272 introdujo una fórmula que sirve para dar participación al pueblo en las reglas que lo dirigen, cuando en el artículo 272, establece lo siguiente: Artículo 272.- Referendo aprobatorio. Cuando la reforma verse sobre derechos, garantías fundamentales y deberes, el ordenamiento territorial y municipal, el régimen de nacionalidad, ciudadanía y extranjería, el régimen de la moneda, y sobre los procedimientos de reforma instituidos en esta Constitución, requerirá de la ratificación de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanos con derecho electoral, en referendo aprobatorio convocado al efecto por la Junta Central Electoral, una vez votada y aprobada por la Asamblea Nacional Revisora.

Párrafo I.- La Junta Central Electoral someterá a referendo las reformas dentro de los sesenta días siguientes a su recepción formal.

Párrafo II.- La aprobación de las reformas a la Constitución por vía de referendo requiere más de la mitad de los votos de los sufragantes y que el número de éstos exceda del treinta por ciento (30%) del total de ciudadanos y ciudadanos que integren el Registro Electoral, sumados los votantes que expresaron por “SÍ” y por “NO”.

Párrafo III.- Si el resultado del referendo fuera afirmativo, la reforma será proclamada y publicada íntegramente con los textos reformados por la Asamblea Nacional Revisora.

Y es oportuno el estudio de este texto y la razón por la cual se introdujo en nuestra Constitución por primera vez en nuestra historia, en lo que a mí se me ocurre pensar que ha sido un reconocimiento de nuestro constituyente que al privar al pueblo de su intervención directa en la modificación de nuestra Carta Magna, se le restituye este derecho al darle participación de la reforma realizada.

Una Constitución si se estudia con serenidad está compuesta de dos grandes partes: a) Una primera parte que es la regulación de nuestra forma de vida, en la que se consignan los derechos fundamentales de la colectividad, y que está comprendida esta parte por dos artículos del primero al 75 y b) una segunda parte que organiza, describe y reglamenta los órganos e instituciones que sirven para salvaguardar la forma de vivir descrita en la indicada primera parte, y parte esta que está contenida en los artículos del 76 al 277.

Si esto es cierto, justo es que admitamos que los derechos de elegir y ser elegido contemplados en el artículo 22 consagrador de los derechos del ciudadano son “derechos, garantías fundamentales y derechos fundamentales y deberes” a los que se refiere el ya transcrito artículo 272 lo que presupone que cuando se tocan esos derechos fundamentales es obvio que cualquier modificación que los toque debe estar sujeta al a aprobación posterior por vía de referendo aprobatorio.

Asimismo, al estudiar la procedencia del referendo aprobatorio, preciso es convenir en que son derechos fundamentales los que regula el artículo 124 de la vigente Constitución, el cual se expresa de la siguiente manera.

Artículo 124.- Elección presidencial. El Poder Ejecutivo se ejerce por el o la Presidente de la República, quien será elegido cada cuatro años por voto directo y no podrá ser electo para el período constitucional siguiente.

Cuando la Constitución en el indicado texto se refiere a la prohibición de quien ejerce la Presidencia de la República no puede postularse en el período que le sigue, está privándolo de un derecho fundamental y a sus electores los está privando del derecho a elegirlo.

En consecuencia, si una reforma constitucional se promueve para modificar esos derechos tal como están regulados, es una reforma que por tratarse de cuestiones fundamentales, debe ser sometida a mi juicio al referendo aprobatorio.

Es pues mi parecer definitivo que toda reforma en el sistema electoral que toque los derechos ciudadanos de elegir y ser elegido está tocando derechos fundamentales y la reforma, si se hace, ha de ser sometida a la aprobación por vía de referendo aprobatorio.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */