Nacionales Sociedad

Los orígenes del marxismo en dominicana (VI)

Lenin
Escrito por Debate Plural

Mario Bonetti (Editor de la Revista Unidad Marxista)

La nota triste y luctuosa que damos es que Chapuseaux falleció en SD (y no en Moscú) en el 1951, a los 70 años, sin haber estado desde hacía muchos años activo en la propagación del marxismo ni orientando algún tipo de oposición a la dictadura trujillista; pero a diferencia de Peña Batlle, Héctor Incháustegui Cabral, de José Angel Saviñón. De Ramón Marrero Aristi, Panchito Prats Ramírez y de una decena de otros más fueron en sus juventudes “comunistas”  de sentimiento, Chapuseaux no entró nunca al gobierno de Trujillo y murió en soledad y tristeza.

Por otra parte, no se debe ser ni muy crítico ni muy severo con el juicio moral cuando se condena o se critica a los que en aquellos muy oscuros días aceptaron un cargo público, pues, para entonces la situación de la población dominicana era desesperada desde el punto de vista político, ya que no se avizoraba ninguna luz al final de un túnel muy largo, había mucha pobreza y el régimen se ufanaba de ciertos logros sociales y económicos.

Y para cerrar este excurso dedicado al carácter emocional y puramente verbal de las confesiones de comunismo y marxismo entre la juventud dominicana, que nunca dejó de ser emocional, verbal y romántica hasta el día de hoy cuando se escriben estas líneas.

Veamos la información que trae el historiador Bernardo Vega en su valioso y excelente libro “La migración española de 1939”:

“German Emilio Ornes Coiscou en su libro menciona como “marxistas románticos” de los años finales de la década de los treinta a Héctor  Incháustegui Cabral, José Angel Saviñón  y Ramón Marrero Aristi, pero ninguno hizo política activa con esa orientación.

Al contrario, los tres sirvieron a Trujillo aunque el ultimo murió  asesinado por el dictador. Galindez menciona que Saviñón, en 1939, argumentaba con el favoreciendo el comunismo y que fue el único dominicano que le habló en esa época a favor del comunismo.

Almoina dice que Marrero Aristi era un escritor de “ideología socialista cercano al comunismo” (pág. 40); y en una nota al calce de la misma página Bernardo Vega relata lo que un entrevistado para su libro le confesó personalmente:

“Un opositor de la época informó al autor (a Vega) que Incháustegui Cabral y Marrero Aristi estuvieron en los núcleos clandestinos hasta que Peña Batlle pasó al trujillismo, siendo invitados por éste último a pasar a las filas del gobierno, lo que hicieron. Antes, sin embargo, notificaron a sus contactos en la oposición sobre su decisión y nunca los delataron”.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */