Cine Internacionales

Perdición

Perdicion
Escrito por Debate Plural
Rienzi Pared Pérez (Listin, 19-8-17)

La palabra perdición puede definirse como la acción de una persona a perderse hacia un sentimiento que le cause daño grave o lo lleve a su ruina. Y esta definición es lo que cabe en la historia de una película estrenada en 1944, titulada en inglés “Double Indemnity” y dirigida por uno de los directores más versátiles en la historia del cine: el señor Billy Wilder.

El afán por conseguir la mujer de sus sueños y un buen dinero llevó a Walter Neff (Fred McMurray) a la perdición, sin embargo, al final ni tuvo a la mujer ni el dinero. El jugador no se llevó nada y lo perdió todo. Esta película singular, del denominado “cine negro”, se ha convertido en una de las grandes producciones dignas de análisis para definir a aquellas personas que son presas fáciles de la tentación del dinero y de la carne, a través de la seducción.

La película comienza cuando Walter Neff llega herido a su oficina para dictar un memorándum en su dictáfono (un dispositivo para grabar su voz) dirigido a su compañero de labores Barton Keyes (Edward G. Robinson) donde le confiesa todo sobre el asesinato del señor Dietrichson. En ese momento, la película hace un ‘flashback’ para comenzar la historia desde el principio, cuándo Walter Neff llega a la casa del mencionado señor para renovar las pólizas de seguros de sus vehículos, y conoce a la esposa de este, Phyllis (Barbara Stanwyck). Neff se siente atraído ‘ipso facto’ cuando Phyllis aparece en lo alto de una escalera cubierta en toalla, y como flechazo lanzado por Eros, comienza un juego de palabras de doble sentido que eleva a Neff hacia las nubes.

A los pocos días, Neff regresa a la casa del señor Dietrichson, ya que la última vez no pudo verlo; pero vuelve y se encuentra con la noticia que no está. Esta vez, Phyllis se encuentra sola en la casa, sin la criada, y le propone con una persuasión felina lo siguiente: De sacarle un Seguro de Accidente a su esposo; pero que él no lo sepa y la única beneficiaria sería ella para repartírselo entre los dos. Inmediatamente, Neff se aleja, discute con ella y la abandona; pero le martilla en la cabeza la idea; ya que se encuentra locamente enamorado de Phyllis, y esta última juega con él, como juega el titiritero con sus muñecos.

Más adelante, ella aparece y ambos se abrazan y se besan como avance de lo que ella puede darle a él; y esto lo convence para preparar el plan sin levantar sospechas, sobre todo del gerente de reclamaciones, el señor Barton Keyes, quien es un verdadero zorro para descubrir engaños.

Neff como conocedor del negocio de los seguros, planea sus objetivos con la finalidad de que el asesinato pareciera un accidente sobre un tren en marcha; porque de esa manera la compañía de seguros pagaría doble indemnización según la cláusula del contrato. A partir de ahí, comienza la trama y el suspenso mantendrá al espectador sumamente intrigado y tenso; con un guión extremadamente excelente por parte de Billy Wilder y Raymond Chandler.

La puesta en escena por parte del director es minuciosamente detallista; ya que enfoca planos de singularidades que serán de mucha importancia para definir los roles. Tal es el caso de la pulsera en el tobillo de la señora Phyllis, donde Walter Neff queda prendado como una manera de atraer las feromonas de él, como cualquier señuelo de una bestia salvaje hacia su presa.

Las actuaciones están excelentes, tanto de ambos protagonistas como del actor secundario Edward G. Robinson, en el papel de Barton Keyes, formando parte de la ecuación para completar un histrionismo dramático que hace de “Perdición” una película envidiable desde el punto de vista argumental y técnico sobre un crimen casi perfecto.

El tema principal es mostrarnos cómo el hombre cae ante la debilidad que domina a un individuo frente una beldad con características fatales, que lo lleva a cometer cualquier acto de locura con tal de satisfacer su ego, de poder conquistar la mujer deseada. Lo que sucede realmente es que, ella no es la mujer indicada y cae preso de su propio deseo, para perderlo todo.

Esta es otra obra maestra del séptimo arte, que cualquier cinéfilo debe ver, por ser una joya, de principio a fin.


ALGUNAS CURIOSIDADES DE LA PELÍCULA:

1 Está basada en una novela corta de James M. Cain, publicada en 1935 y está sustentada en un hecho real, un crimen cometido en la ciudad de New York en el 1927.

2. El papel protagónico está representado por el agente de seguros Walter Neff. Le fue propuesto al actor George Raft, quien se negó a interpretar a un asesino. La elección recayó en Fred MacMurray, un actor de la Paramount Pictures, especializado en películas musicales.

3. El rodaje de “Perdición” o  “Double Indemnity”  se inició el 27 de septiembre de 1943 y concluyó a finales de noviembre.

4 El supermercado que aparece en la película imita a una tienda de Hollywood. Se utilizaron productos reales para el rodaje. Los estudios tuvieron que colocar vigilantes para proteger las mercancías; ya que la película fue filmada en la época de racionamiento de comidas, a causa de la Segunda Guerra Mundial.

5. El estreno de “Perdición”, en 1944, constituyó un éxito de taquilla en todos los Estados Unidos.

6. La cinta fue nominada a siete Premios Oscars, incluyendo el de Mejor Película. No ganó en ninguno de los renglones, resultando una de las mayores injusticias históricas cometidas contra una obra de arte en estos Premios

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario