Cine Cultura

Cuentos De Tokio

Cuentos de Tokio
Escrito por Debate Plural

Rienzi Pared Pérez (Listin, 29-7-17)

Yazujiro Ozu es un director japonés que nació en la ciudad de Tokio en 1903 y muere en 1963 a la edad de 60 años, en la misma ciudad que lo vio nacer. Es considerado uno de los más grandes directores de cine de todos los tiempos. Su filmografía ha sido de mucha influencia de grandes cineastas alrededor del mundo y posee una calidad incuestionable en toda su obra.

Una de sus películas que es considerada una Obra Maestra y estrenada en el 1953, se titula “Cuentos de Tokio”, en la que nos narra la historia de dos ancianos que han vivido toda su vida en el área rural de su país y acuden a esta gran ciudad para ver a sus hijos; pero el contraste de una vida pueblerina en contraste con la Metrópolis, crea un abismo generacional y de desencuentro que va minando su espíritu; conocedores de que lo único que aspira un padre anciano es el amor y la comprensión de sus hijos y nietos.

La película comienza cuando una pareja de avanzada edad, deciden ir a ver a sus hijos desde Onomichi, un pequeño pueblo japonés hacia Tokio; porque uno de ellos (cuya madre) está enferma, presiente que su muerte está muy cerca y su gran deseo es estar con sus hijos. Sin embargo, estos están ocupados con la agitada vida que se lleva en ciudades como Tokio, y apenas les dedican el tiempo que sus ancianos padres necesitan. Solamente su nuera viuda, Noriko (Setsuko Hara), les dedica tiempo y se empeña en tratar de complacerlos; pero el alma noble de estos ancianos solamente se llena con amor y ternura de sus vástagos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la sociedad japonesa sufrió cambios estructurales y fueron asumiendo costumbres y llevando una vida más occidentalizada, lo que trajo un choque de civilizaciones, con una nueva generación que ha conseguido industrializar una sociedad, donde para nuestros viejos no existe el tiempo suficiente para darles toda nuestra atención.

Nuestro afamado director utiliza la cámara estática para que podamos contemplar ese momento, cuando nuestros “viejitos” están solos, mirando hacia el horizonte, como una forma de poder interpretar ese silencio, y adentrarse en su interior, para recordar sobre nuestros actos buenos y malos, realizando así, un pasaje de nuestras vidas: la niñez, la juventud, la adultez y la muerte. Es el ciclo de la vida. Es por ello, que lo único que necesitan es amor, para poder partir a lo desconocido.

Esta película es una lección a nosotros mismos cuando llega el momento de la vejez. Esta parte de nuestras vidas cuando el cuerpo se cansa; pero el espíritu y la madurez vivida, podrá ser de enseñanzas para nuestros hijos y nietos.

Sin embargo, hay veces que no son comprendidos, y les dedicamos más tiempo a nuestras agitadas vidas, sin hacer una parada para poder saborear la sabiduría que les rodea.

Eso quiso plasmar nuestro afamado director para comprender la esencia de la vida en esta etapa del ocaso.

Las actuaciones son excelentes por la manera pausada y lenta que Yasujiro Ozu quiso presentarnos.

Prácticamente hay un solo movimiento de cámara en toda la película; para que podamos sentir ese silencio donde viene a decirnos más cosas que cualquiera pueda imaginarse. Es ese poder de la quietud donde nos permite reflexionar y comprender todo lo que nos rodea; porque al fín y al cabo cuando llegamos a la vejez, aunque los hijos se olviden, siempre hay espacio de orar por ellos.

“Cuentos de Tokio” es una película aleccionadora entre el amor de padres e hijos, lo cual se ha convertido a través del tiempo, en un ente referente del cine clásico japonés.

((Detalles
ALGUNAS CURIOSIDADES DE LA PELÍCULA: 

1 El guion fue desarrollado por Yasujiro Ozu y su colaborador Kogo Noda, durante un período de 103 días en una posada de Chigasaki. Se basó de manera fugaz sobre la película americana “Dejad paso al mañana” del director Leo McCarey del 1937.

2 Al igual que todas las películas sonoras de Ozu, ‘Cuentos de Tokio’, tiene un ritmo lento. La cámara solo se mueve una vez en la película y es que el estilo de Yasujiro Ozu es utilizar la cámara con pocos movimientos.

3 El tema del largometraje incluye la ruptura y la occidentalización de la tradicional familia japonesa después de la Segunda Guerra Mundial y la inevitable ruptura de unos niños que crecieron separados de sus padres.

4) La película tiene lugar en el Japón de la posguerra (1953), pocos años después del nuevo Código Civil de 1948, que favoreció el crecimiento del país hacía ideales capitalistas occidentales, a la vez que trajo la destrucción simultánea de tradiciones más antiguas, tales como los valores de la familia japonesa.

5 En 1953 es estrenada en Japón, sin embargo, no ganó reconocimiento y fue considerada “demasiado japonesa” para ser comercializada. Más tarde, en 1957, se proyectó en Londres y un año después, ganó la primera edición de “Sutherland Trophy”, recibiendo elogios de los críticos de cine de Estados Unidos, después de que se proyectara en la ciudad de Nueva York en 1972.

6 Yasujiro Ozu consideró “Cuentos de Tokio”, como uno de las cintas más melodramáticas de su filmografía.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario