Cultura Educacion

Alfred Rosenberg, Pedagogo

Henry Mejia
Escrito por Debate Plural
Henry Mejía Oviedo (Listin, 12-6-17)

Pocos personeros nazis fueron más influyentes, en su momento, que Alfred Rosemberg. Nacido en Tallin, ciudad del imperio ruso, el 12 de enero de 1893, fue ahorcado como criminal de guerra nazi, tras el Proceso de Nuremberg, el 16 de octubre de 1946.

Lo que media entre la mayoría de edad y su ajusticiamiento es un rosario de acciones a favor del movimiento nacional-socialista de Hitler. Agudo estratega y político de largo aliento fue uno de los iniciadores de aquel movimiento surgido de las ruinas, la muerte, el hambre y la humillación alemana, tras el fin de la Primera Guerra Mundial, y uno de sus ideólogos más esclarecidos.  Rosemberg dio calado teórico a las acciones expansionistas, las guerras de conquista y  los genocidios por razones étnicas que caracterizaron a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. A él se debe, sin dudas, buena parte de la mística fascista que logró hacer de un pueblo culto y laborioso, una inescrupulosa máquina de matar.

Su pensamiento fue plasmado en numerosos artículos y discursos. Entre sus obras más influyentes, se recuerda  El mito del siglo XX, publicado en 1930, y enfilado a justificar lo que llamó “Ö el despertar  de un nuevo tipo racial en todo el mundo, capaz de oponerse a los postreros remanentes caóticos de la economía liberal-imperialista y del marxismo bolchevique”. Con especial sistematicidad, en este y otros de sus escritos, Rosemberg abordó la necesidad de aniquilar a los judíos, en lo que luego se denominaría, en la jerga nazi, como “solución final”.

En 1933 asumió la dirección de la oficina de Asuntos Exteriores del Partido nazi. El Comando que dirigió, durante la guerra, se destacó por llevar a cabo un sistemático saqueo de los bienes culturales de las naciones invadidas. En 1941 fue nombrado Ministro del Reich para los asuntos de los territorios ocupados del este, desde donde dirigió las persecuciones y crímenes del Holocausto. Sus diarios, que abarcan los años 1934-1944,  han sido publicados por la editorial  Critica, de Barcelona, en el año 2015.

Al producirse la ocupación de Dinamarca y Noruega, iniciada el 9 de abril de 1940 mediante la operación Weserubung, Rosemberg dejó plasmado en su diario: “Hoy es un gran día para la historia de Alemania. Felicito al Furher por esta empresa, en cuya preparación yo también he participado. Está contentísimoÖ”

Es curioso que, en medio de la euforia general por las fáciles conquistas, Rosemberg haya tenido tiempo para reflexionar en su Diario sobre las clases religiosa en las escuelas. Al respecto señaló: “Yo defendí la opinión: la concepción del mundo nacional-socialista tiene que atravesar todas las asignaturas. En respuesta a multitud de peticiones tengo ahora preparadas unas tesis sobre nuestra concepción del mundoÖ Dije que había que terminar con esto para poder avanzar hacia su implantación generalÖ Cuando nosotros hayamos aprobado este trabajo comenzará, en la práctica, la revolución ideológica desde abajo”.

El mundo experimentó, en carne propia, el significado y las consecuencias de semejante “revolución ideológica, desde abajo”. En apenas seis años de contienda, más de 100 millones de personas, la mayoría civiles, fueron masacrados. Con especial repugnancia la humanidad recuerda las persecuciones y la matanza de pueblos enteros, como soviéticos, judíos, gitanos, polacos, chinos e indonesios.

No fue revolución, mucho menos ideológica. Tampoco desde abajo. Pero si logró el terrible efecto de hacer descender a la Humanidad varios peldaños civilizatorios.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario