Cine Cultura

Rienzi Pared Pérez: “Al cine dominicano le falta mucho y no le sobra nada”

Rienzi Pared Perez
Escrito por Debate Plural

Luis Beiro (Listin, 11-10-14)

 

Cinéfilo mayor. Con una poderosa colección de películas originales y una biblioteca envidiable en materia de cine, Rienzi Pared Pérez es el secreto mejor guardado de la historia del cine. Se ha quemado las pestañas estudiando, leyendo y viendo películas que valen la pena. Su maestría es un obligado punto de referencia para la cultura nacional. Siempre en bajo perfil, sin ruidos ni estridencias, su nombre es sinónimo de rigor y sabiduría.

¿Es fanático de la “chercha” cuando se trata de convertir en arte?

Jamás. El arte para mí es sublime porque es la expresión del sentimiento del artista. El arte es un componente de la cultura, reflejando en su concepción los diferentes sustratos económicos y sociales. Logran transmitir ideas y valores, inherentes a cualquier cultura humana a lo largo del espacio y del tiempo.

¿Qué le falta y qué le sobra al cine dominicano?

Al cine dominicano le falta mucho y no le sobra nada. Entiendo que estamos comenzando a trillar en este nuevo camino que otros países comenzaron hace décadas. Por lo tanto, al cine dominicano no se le puede exigir mucho; ya que llegamos un poco tarde en participar de este hermoso arte. Lo que se necesita es mucha escuela y dar oportunidades.

¿Qué pudiera mejorarse del Reglamento de la Ley de Cine para garantizar más la participación de jóvenes con sus valiosos proyectos?

Bueno, la Ley contempla una serie de beneficios fiscales muy atractivos y de fondos que el inversionista o realizador tiene derecho a la misma. Para mí, lo importante es la formación académica. No sé, si en  la Dirección General de Cine haya un departamento de orientación o de formación a jóvenes principiantes para insertarlo en la industria. Lo importante es que todos puedan tener derecho a participar. Si los hay, bien recibido o quizás, pudiera crearse un fondo que pueda sacarse de la ley, para beneficiar con becas a estudiantes interesados en formarse en cada una de las áreas: Dirección, Edición, Fotografía, etc.

¿Qué sugerencia pudiera hacerle a la Cinemateca Dominicana?

Entiendo que la Cinemateca debe de rescatar los llamados Cine Fórum y mejorar el entorno de la misma para que las personas acudan a ver un cine de calidad. No creo que se necesiten muchas cosas; ya que la Cinemateca posee una sala bien acogedora y equipos de buena calidad. Lo que se necesita es promoción y participación. Hay un público con hambre de ver un buen cine y este es el espacio adecuado para comenzar a hacer. Sé que ha habido exhibiciones de películas y acuerdos con embajadas de algunos países; tal es el caso de manera reciente, con la Embajada de Rusia donde se promovió un ciclo de películas; pero aparte de esto, noto cierta frialdad en la promoción de la prensa escrita. No todos tienen acceso a las redes sociales, ya sea porque no le interesa o porque les gusta ver la cartelera en los periódicos.

¿8 y Medio, El Padrino o El Séptimo Sello?

Son tres Obras Maestras con características muy distintas y diversas en su contenido. Entiendo que cada una logra un aporte especial al séptimo arte y son verdaderas joyas del cine. Me quedo con las tres.

¿Qué peligro corre el país ante la ausencia de una crítica de cine rigurosa?

La crítica es importante porque permite al cinéfilo ponderar y ampliar su esquema ante una buena o mala película. Un buen crítico debe ser una persona instruida y con alto conocimiento no solamente del séptimo arte sino de la cultura en sentido general. Por lo tanto, la crítica debe de ser ante todo juiciosa, desde el punto de vista técnico y artístico. La ausencia de ella sería peligrosa para el arte.

¿Ve el cine como Arte o Industria o como Industria y Arte?

Yo veo al cine como Arte y, luego, Industria. Recordemos que el cine es el llamado Séptimo Arte y conjuga con él las demás manifestaciones. Ver una película considerada como Obra Maestra una y otra vez, es llenarse el espíritu con energía de vida. Imagínese ver a cada rato, por ejemplo, la película “Casablanca” de Michael Curtiz;  o ver “Luces de la Ciudad” de Chaplin, o “Ladrón de Bicicletas” de Vittorio de Sica. Esto es solamente comparable con leer “La Divina Comedia” o “El Quijote”.

¿Qué industria de cine l atinoamericano le parece más interesante hoy?

Últimamente ha habido un renacer del cine mexicano, a través de cineastas de la talla de Alejandro González Iñárruti, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón. Pero en Argentina hay un buen cine, en Chile por igual, y en Perú tenemos a un Francisco Lombardi. En Cuba existe una famosa escuela en San Antonio de los Baños de la cual han surgido muy buenos cineastas que han dejado películas para la historia. Es decir, el cine latinoamericano está aportando al cine mundial una estela de cintas grandiosas. Por lo tanto, entiendo que esa calidad no le corresponde a un país en particular, sino al conjunto de países que conformamos la unidad latinoamericana.

¿Se ve buen cine mundial en el país? Ha mejorado la oferta de nuestras salas de estreno?

En la década de los años 60’s y 70’s llegaban a nuestras salas de cine películas de altísima calidad tanto de Europa como de Norteamérica; pero últimamente están llegando más películas comerciales y de pobre contenido visual. Aunque hay que admitir que en los últimos años a través de la Muestra Internacional de Cine y de los Festival de FUNGLODE y Fine Arts, se ha exhibido un cine distinto y de alto contenido de países no comunes. Esto ha hecho posible el surgimiento de un grupo de cinéfilos que demanda buenas producciones. Pero aparte de lo anterior, en honor a la verdad, no se ve tanto cine de otras latitudes como en épocas anteriores.

¿Porqué tanto interés del público en consumir películas de poca monta, de esas que de pronto se olvidan?

Eso no solamente está pasando con el cine; hasta en la música está pasando. Entiendo que los pueblos cambian y demandan un tipo de arte del momento. Pero es indudable que los productos de mala calidad no logran permanecer en el tiempo aunque sean fenómenos de moda. Solamente quedan los buenos porque traspasan la barrera del tiempo.

¿Cree que el auge de temas como la violencia, la prostitución y la droga ha sido una causa para promover un tipo de cine cercano a esas tendencias?

No creo. El auge de la violencia, la droga, etc. son producto de la falta de oportunidades de educación y de empleos a los jóvenes en una sociedad determinada. En la medida que haya una participación activa de la juventud y de la población, en sentido general en la educación, esa sociedad deberá de cambiar para lo mejor.

¿Qué le recomendaría a un buen amigo suyo que se dispusiera a hacer una película?

Lo primero que debe de tener es un buen guión; ya que es la columna vertebral de la historia que se va a contar. Tener un equipo de personas capaces dispuesto a trabajar con el corazón  y tener su sueño. Cuando nosotros poseemos un sueño y queremos llevarlo a la realidad le aseguro que se pondrá todo el esfuerzo disponible para que llegue a la perfección.

¿Marcello Mastroianni, Gerard Depardieu, Marlon Brando o Jack Nicholson?

Son cuatro excelentes actores que han sabido en su momento, conquistar la fama a través de sus capacidades histriónicas y lo han hecho con un convencimiento tal, que han perdurado a través de los años como entes referentes. Marlon Brando es el más viejo y fue un gran exponente del llamado Método de la Academia del Actor’s Studio. Luego, Mastroianni con  gracia y elegancia en las películas de Fellini. Depardieu, fuerte en sus caracterizaciones y Nicholson, el irónico, el loco, el extravagante. En fin, cuatro actores con personalidades distintas; pero cargados de una gran preparación profesional inigualable.

¿Llevaría usted a su familia periódicamente a las salas de cine nacionales a ver “nuestras comedias” caseras?

No periódicas. Ocasional.

¿Le gustaría ser actor de cine?

Jajajajaja. No creo. Me siento mejor estar sentado ante una pantalla y deleitarme con la belleza y la magia que envuelve el cine.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario