Internacionales Politica

Aviones rusos del “Día del Juicio Final”: ¿una realidad?

II-87 Airmak
Escrito por Debate Plural

En Rusia, cada vez más aparece “accidentalmente” información acerca de una “aeronave de la venganza”. ¿De qué se trata?

Los aviones rusos del “Día del Juicio Final” llevan mucho tiempo calentando la imaginación de expertos y blogueros militares, escribe el diario Svobodnaya Pressa. Surge la sensación de que así se muestran discretamente estas aeronaves, en la mejor tradición del KGB de la URSS.

Búnker volador

Se trata de una aeronave avanzada y altamente clasificada, en la cual supuestamente subiría el presidente del país eslavo en caso de una guerra nuclear, si se destruyera toda la infraestructura terrestre. Junto con el alto mando de las Fuerzas Armadas de Rusia, el presidente gestionaría el lanzamiento de los misiles balísticos desde los silos y submarinos.

Este vehículo aéreo sería capaz de permanecer en el aire durante unos días o aún más, si hay posibilidad de repostaje.

La idea de crear tal avión nació durante la Guerra Fría en Estados Unidos La empresa Boeing construyó en la década de los 70 cuatro E-4B —aviones de mando y control de la Fuerza Aérea de EEUU conocidos como ‘Vigilantes Nocturnos’ (Nightwatch)—. Desde entonces, uno de ellos acompaña permanentemente al presidente de EEUU durante sus viajes.

Estas aeronaves están atendidas por un escuadrón especial de la Fuerza Aérea. Entre sus características se destacan la falta de ventanillas y una “convexidad” sobre el carenado delantero en el cual se ubica el equipo de comunicación.

Además, los E-4B disponen de un cable de longitud de varios kilómetros que sirve para ponerse en contacto con los submarinos al ser tirado del avión en pleno vuelo.

No obstante, hay escasa información acerca de sus características. Se sabe que dos de ellos —los IL-82 (Il-76VPK)— alcanzan una velocidad de 780 kilómetros por hora y tienen un alcance de vuelo de 6.800 kilómetros. Además, según un portal dedicado a los equipos militares, son aeronaves “adicionales” que sirven para distraer la atención de las “principales”.

Otros son los Il-80 (Il-86VKP) de velocidad de 850 kilómetros por hora y de alcance de vuelo de 3.600 kilómetros. Según varias fuentes, uno de ellos voló en 1990 al cosmódromo Baikonur para someterse a unas pruebas. A bordo, fue ordenado el lanzamiento de un misil balístico que alcanzó con éxito el objetivo potencial.

El exterior de los aviones rusos se asemeja a los construidos en EEUU. También tienen una “convexidad” en la “cabeza”, tampoco disponen de ventanillas. Se informa que están equipados con una antena larga que posibilita ejercer control sobre los sumergibles.

Además, los Il-80 disponen de una antena de recepción de onda corta; antena de transmisión de onda corta ubicada en el radomo radiotransparente; antena de transmisión de onda superlarga de cable de 4.000 metros de largo; antena de transmisión de onda superlarga, ubicada en el plano fijo vertical; antena de comunicación de relé, ubicada en la parte superior y la parte inferior del fuselaje; antena de onda ultracorta y antena de comunicación con las unidades de las Tropas de Misiles de Designación Estratégica (RVSN).

La característica más interesante de los Il-80 es su sistema unificado Zveno que coordina el trabajo de las antenas del avión con otras antenas, proporcionando comunicación con las unidades estratégicas tanto subterráneas como terrestres.

Status-6

Las aeronaves rusas del “Día del Juicio Final” siguen modernizándose. Así, en 1991 el Ministerio de Defensa de la URSS contrató a la empresa Poliot para la construcción del sistema de comunicación de segunda generación Zveno-2 y a la Oficina de Diseño Iluishin para la actualización de los cuatro Il-80.

Sin embargo, tan solo en 2015 fueron llevados a cabo pruebas del sistema Zveno, que por el momento integra el equipo del primer Il-80 modernizado.

Además, en noviembre de 2015 aparecieron los primeros informes mediáticos de Status-6 —sistema nuclear oceánico multipropósito—. A primera vista puede parecer que no tiene que ver nada con los aviones y los equipos de a bordo. No obstante, Status-6 presupone la construcción de submarinos no tripulados con cargas nucleares.

Estas cargas podrán separarse del sumergible, acercarse a las costas enemigas y destruir toda la infraestructura costera.

Lo más interesante es que estos submarinos drones con ojivas nucleares serían gestionados desde el propio avión del “Día del Juicio Final”.

Asimismo, actualmente la empresa Poliot está desarrollando un nuevo sistema de telecomunicación de tercera generación —Zveno-3S—, que podría instalarse sobre las nuevas aeronaves que se construyen sobre la base del avión tetrarreactor de fuselaje ancho Il-96.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario