Medio Ambiente Nacionales

Lago Enriquillo podría bajar de nivel‏

Lago Enriquillo
Escrito por Debate Plural
Solange de la Cruz (Listin, 16-5-13)
Cuando los pobladores de la zona de influencia del lago Enriquillo empezaron a observar, en 2004, que el lago estaba aumentando su nivel, nunca pensaron que sería un proceso que se prolongaría por casi una década. Ya anteriormente habían visto subir y bajar sus aguas, pero desde el 2004 su nivel se ha incrementado sin parar.

En cada año transcurrido, los daños causados por el gran lago de las Antillas han sido más devastadores.  Primero sus aguas ocuparon áreas cultivables y carreteras; luego iniciaron la amenaza de zonas habitadas, a tal punto que se reclama la reubicación de todo el poblado de Boca de Cachón.

Mientras las localidades afectadas esperan las acciones del Gobierno, dos prestigiosas universidades locales avanzan en sendas investigaciones para determinar, a través de métodos científicos, las razones de la elevación de las aguas del lago localizado en la parte más baja de la Hoya Enriquillo.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) tiene en curso la investigación Modelación de los Procesos Geodinámico e Hidrodinámico del Lago Enriquillo a partir de datos Geocronológicos obtenidos con Técnicas Analíticas Nucleares, a cargo del investigador Ramón Delanoy.

Este catedrático del Instituto de Física de la Facultad de Ciencias, junto a un equipo, analiza los sedimentos para determinar de dónde proviene el agua que ha estado alimentándolo.

En tanto, el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) investiga el mismo fenómeno con el apoyo del City College de Nueva York (CCNY) y de la National Science Foudnation (NSF) de los Estados Unidos, tomando como variables fundamentales información climática como la temperatura, el punto de rocío y las precipitaciones. Ambas investigaciones reciben financiamiento del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Mescyt).

Estudio de la UASD

Los niveles del lago podrían comenzar a bajar este año si no ocurren eventos hidrológicos extraordinarios, ha reiterado Delanoy, quien llegó a esa conclusión a partir de la comparación de datos históricos.

“Los cambios climáticos en la región tropical en los últimos 50 años, según estudio de la NOAA, han estado ligados a los fenómenos climáticos de La Niña y El Niño. Los datos históricos muestran que el lago en otras ocasiones había alcanzado áreas similares y que después de un periodo aproximado de 10 años (Niña-Niño) había disminuido, lo que quiere decir que el lago ha cambiado el área de ocupación en otros tiempos y que este fenómeno ha estado influenciado por las fluctuaciones climáticas de la región del Atlántico”, ha indicado en un informe de la investigación en curso.

Respecto a las variables que monitorea, indica que los análisis de los sedimentos revelan que las aguas que lo han estado alimentando provienen de fuentes subterráneas y no del río Yaque del Sur. Esa conclusión la fortalece con la observación de lo que viene ocurriendo en las lagunas de Limón y de Cabral, que si bien no reciben agua del referido afluente también han estado expandiendo su territorio.

“Los sedimentos que están llegando no son arrastrados por aguas superficiales, de ser así su contenido de materia orgánica fuera otro”, concluye. Y explica en que la influencia de las aguas que son depositadas durante un huracán o tormenta en los acuíferos lejanos en las montañas de Neiba y Bahoruco se manifiesta a través de conductos subterráneos a partir de 1 a 3 años de haber ocurrido el evento.

Respecto al cúmulo de sedimentos que le ha entrado al lago durante el período bajo estudio presenta los siguientes datos: en 2003 la tasa de sedimentación acumulada era de 1.63 centímetros, y en 2011 alcanzaba los 7.63 cm.

Otro aspecto monitoreado ha sido la salinidad, tomando como referencia la del mar, que es en promedio de 35 gramos por litro de agua (g/L). En el informe se indica que si bien para 1994 era superior a la del mar, la medición realizada en febrero de 2012 arrojó que, en promedio, la salinidad rondaba los 26 g/L “representando una disminución de más de 50 g/L en relación al 1994. La cantidad de agua de muy baja salinidad que se ha mezclado es más de 2.5 veces la cantidad de agua que tenía el lago para el 1994”.

Investigación del Intec

Como parte del estudio que realiza esta academia sobre el tema, a cargo de los profesores investigadores Ricardo González (INTEC), Jorge González y Daniel Comarazamy (CCNY), terminaron la instalación de 47 estaciones climáticas en 21 localidades, con las que estudiarán el clima en las sierras de Neyba y Bahoruco. Las localizadas en la parte más alta  tienen captadores de niebla con la finalidad de cuantificar el agua que aportan las nubes bajas. También optimizaron la estación meteorológica de Jimaní a fin de que los datos generados sean transmitidos en tiempo real a través de Internet.

Otra actividad recién realizada fue una batimetría del lago para generar un mapa que les permita determinar la cantidad de sedimento que ha recibido y su capacidad de almacenamiento.

“El equipo que trabajó en la batimetría recorrió gran parte del lago en una embarcación equipada con un sonar que registró profundidades de miles de puntos georeferenciados. Posteriormente, con técnicas computacionales, estos datos serán convertidos en un mapa tridimensional detallado del fondo del lago, que permitirá estimar su volumen de agua para su uso en modelos hidrológicos y otras aplicaciones”, indica un reporte preparado por la academia.

Dicen que en la región ha subido la temperatura de la superficie del océano, que, a la larga, origina el crecimiento del lago Enriquillo.

GRAN ARRASTRE

Las tormentas Olga y Noel, en 2007, condujeron hacia el lago una cantidad extraordinaria de sedimentos. Ramón Delanoy, físico investigador de la UASD, revela que en sus análisis ha encontrado capas de sedimento de hasta 8 centímetros que corresponden a esos fenómenos, provocando “disminución de la capacidad de almacenamiento, aumento del área superficial a ser ocupada, conllevando inundaciones y por ende un incremento en los niveles de evaporación, además de un cambio negativo en la calidad de los suelos para la producción agrícola y ganadera

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */