Economia Nacionales

Sueldo mínimo una burla a quienes trabajan

Trabajadores zona franca
Escrito por Debate Plural
Patria Reyes (Listin, 5-9-16)

 

No existe la más mínima duda de que los sueldos mínimos que se pagan en República Dominicana no alcanzan para cubrir mensualmente los gastos cotidianos  de una persona y menos de una familia.

Así lo demuestran las constantes quejas y demandas de trabajadores y amas de casa, además de las insistentes críticas vertidas por economistas, políticos y por el gobernador del Banco Central sobre los bajos salarios, a los que se atribuye la causa principal de que el crecimiento económico no se traduzca en bienestar para los sectores más deprimidos de la economía nacional.

Existen más de 30 tarifas diferentes de salarios mínimos en el país. Tres en el sector privado no sectorizado, uno para las grandes empresas (RD$12,873.00), uno para las medianas (RD$8,850.00), y uno para las pequeñas (RD$7,843.00).

Asimismo, existe una tarifa mínima para los jornaleros del campo (RD$267.00 por hora), los vigilantes (RD$10,860.00) empleados de organizaciones no gubernamentales (ONG) prestatarias de servicios de salud y educación.

Las empresas de zonas francas reportan salarios mínimos de RD$8,500.00, las zonas francas especiales (que funcionan en las poblaciones fronterizas) pagan salarios de RD$6,500.00, en el sector turístico pagan RD$7,500.00 y en el sector de la construcción se perciben 4 salarios mínimos diferentes.

Cerca de un millón cien mil personas reciben mensualmente salarios mínimos en el país, según cálculos hechos por el sector sindical. Unas 700,000 pertenecen al sector privado y 400,000 al sector público.

Datos de la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) revelan que hasta junio de este año, el 42.2% de los afiliados al Sistema Nacional de la Seguridad Social (SNSS)  reportaban sueldos por debajo de los RD$10,000.00.

Con un costo promedio de alimentación (canasta básica) calculado por el Banco Central en RD$26,000.00, y pagos por alquiler de viviendas, de servicios de energía eléctrica, teléfono o servicios móviles, gastos escolares (merienda y gastos diversos), transporte, surgen las preguntas ¿cómo hacen las y los trabajadores dominicanos que ganan sueldo mínimo para sostenerse y mantener sus familias?¿Qué comen?¿En qué tipo de viviendas viven?¿Qué tipo de electrodomésticos compran?¿Cómo  consiguen los recursos para los gastos especiales (escolares y navideños?, y ¿Cómo hacen para divertirse?

Distintas personas que ganan sueldos mínimos de empresas grandes (RD$12,873.00) consultadas por LISTÍN DIARIO revelaron sus experiencias.

Para Lucía Acosta, conserje de  una empresa privada, “el sueldo mínimo es una burla para el que trabaja”. Dice que dedica siete horas al trabajo, de lunes a sábado, y que si no fuera porque no paga casa y su hijo resuelve la mayor parte de los gastos, ella no se imagina cómo fuera su vida.

Con 15 años trabajando en la empresa, afirma que cada quincena al cobrar se detiene a pensar qué hará con ese dinero, “y eso que no tengo hijos chiquitos”. ¿Qué se come en mi casa? Lo que aparece, responde con una risa que al parecer se burla de su realidad, los productos que consiga más baratos. “Hay productos que son un lujo en la casa de un pobre: queso, pescado, mariscos, frutas (manzanas, uvas, fresas), bacalao, helado. Aveces nos olvidamos de que el dinero no alcanza y nos damos un gustico, pero eso no es siempre, mi familia me ayuda cuando puede”, indica.

Detalla que muchos de sus “gastos fuertes”, como cuando necesita comprar un electrodoméstico o resolver un problema que se presente en la casa, lo resuelve tomando préstamos en la cooperativa de la empresa. Los momentos de diversión son los que pasa cuando se reúne la familia.

“El que se pone a vender algo gana más que el que se emplea”, sostiene Lucía.

Lucitania Abreu, quien también labora en esa empresa, refiere que su hija es quien se encarga de mantener la casa y ella la ayuda con el pago de la luz y con la compra de algunos alimentos. Cualquier problema que se me presenta lo resuelvo tomando préstamo en la cooperativa.

Julio César Santos, un obrero de 48 años que trabaja en una empresa de fabricación de envases plásticos, tiene que mantenerse, sustentar a su esposa enferma y su hija de 18 años, que estudia medicina en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Santos expresa que “si uno no se la busca no podría sobrevivir”. Con la ayuda de su mujer (cuando ella trabajaba) y con préstamos logró comprar un carro usado con el que “se la busca”. El 38.84% (RD$5,000) de su sueldo lo dedica a pagar el alquiler de su casa y lo que le queda apenas le alcanza para cubrir un 40% de lo que cuesta alimentar a su familia, lo que estima sobrepasa los RD$15,000.00.

El dinero que le falta para mantener los estudios de su hija y los gastos médicos de su esposa dice que lo consigue haciendo servicios de transporte a particulares. “El sueldo que gano solo me sirve para pagar la casa y comprar algo de comida, si no fuera por el carrito, las deudas me estuvieran volviendo loco, aún así hago malabares para sobrevivir”.

Fernando Silverio también es obrero en una fábrica de la Zona Industrial de Herrera. Tiene tres hijos, uno en el colegio y dos en la escuela pública. Vive en una modesta vivienda en la que paga RD$3,400 (26.41% de su sueldo), RD$700.00 de colegio, RD$800.00 de energía eléctrica, y calcula que invierte en su celular unos RD$1,000.00 porque hace servicio de motoconcho para poder ayudarse. Cuenta que un hermano lo ayudó a comprar ese motor y con éste, los fines de semana, consigue entre RD$1,400 y RD$2,000.

Su situación se ha complicado porque su esposa no tiene un trabajo asalariado, y en la empresa han cambiado el horario, lo que le va a impedir conchar los fines de semana.

Narra que ha pensado mandar su familia al campo, porque con lo que gana no podrá pagar tantos gastos. Dice que siempre vive tomando “dinero a rédito” y esto lo lleva “muy forzado”. Cuando le preguntamos por la alimentación que ofrece a su familia dice “yo no sé cómo se hace mi mujer, ella resuelve con lo poco que le doy”.

“Me desenvuelvo como sea” expresa Lucila Martínez, al contestar cómo se hace para vivir con su sueldo. Comparte su casa con dos hijos, una hija y un nieto. Uno de sus hijos es chiripero y es quien le ayuda a mantener la casa. Se ríe a carcajadas cuando le preguntamos cómo distribuye el dinero cuando cobra: “no quiera usted saber cómo lo reparto, porque además de resolver los problemas de la casa tengo que ayudar a mi mamá enferma. Yo hago lo que se puede, pongo en cada cosa un chin”. Paga RD$4,000 de casa, de energía eléctrica paga entre RD$800.00 y RD$1,000. En cuanto a la comida dice que comen lo que se puede y el día que se puede.

Ahora que está de moda entre los legisladores solicitar reajustes a los salarios que devengan, los cuales sobrepasan los RD$200,000 mensual, además de dietas, viáticos y barrilitos, es oportuna la ocasión para preguntarse porque no se ha propiciado un reajuste a los salarios de miseria que se le paga a trabajadores de los extractos económicamente más bajos de la población.

PENSIÓN SERÁ EL 36% DEL SUELDO DE LOS TRABAJADORES
Según refiere Rafael -Pepe- Abreu el monto de la pensión que recibirá un trabajador en 15 ó 20 años será un 36% de su salario. Siendo así, un obrero que gane un sueldo mínimo en una empresa grande (RD$12,873.00), al final de su vida productiva, recibirá un monto de RD$4,634.28. De igual forma, un trabajador de un empresa mediana que gana RD$8,850.00, tendrá para su vejez una pensión de RD$3,186.00. en el caso de una empresa pequeña, la pensión será de RD$2,823.48.

En el sector turístico, que tantos beneficios aporta al país y a los empresarios del sector, los trabajadores que ganan sueldos mínimos podrán obtener una pensión de RD$2,700.00.

Explica Rafael -Pepe- Abreu, que para evitar que los trabajadores reciban pensiones “pírricas” cuando llegue el tiempo en que el sistema empiece a otorgar las pensiones es necesario que sea revisada y modificada la Ley 87-01.

El dirigente sindical propone que se haga un diálogo tripartito (Gobierno-emprensarios-sindicalistas) para analizar las pensiones a futuro y tomar los correctivos que eviten lo que ha estado ocurriendo en Chile, que los trabajadores han escenificados duras protestas contra las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Afirma Abreu que este análisis podría evitar que los jóvenes que están cotizando del 2003 hacia acá, cuando vayan a buscar sus pensiones, no se encuentren con la sorpresa de que el monto de estas no alcance para nada”.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */