Nacionales Sociedad

Familia y poligamia en nuestra sociedad

Familia poligamica
Escrito por Debate Plural

Tahira Vargas García (Hoy, 31-8-12)

 

En Brasil, la abogada Do Nascimento Domínguez, hizo una escritura pública declaratoria de una unión denominada por ella como “unión poliafectiva estable”. La unión de dos mujeres con un hombre que residen en la misma casa, comparten gastos y mantienen una “lealtad y compañerismo” desde hace más de tres años según las declaraciones de esta abogada a EFE. Ella plantea que “el caso sirva de precedente para el establecimiento de otros tipos de familia en las que se pueda incluir dos hombres y una mujer, tres hombres, dos mujeres y dos hombres, etc..”.

El planteamiento de la abogada no está divorciado de la realidad. El estudio de la familia y el parentesco en muchas sociedades muestra la existencia de la poligamia en múltiples formas en épocas pasadas y la actualidad la cual registra y clasifica la Antropología del Parentesco.

En la sociedad dominicana legalmente solo se permite la monogamia, la poligamia está prohibida y se “supone” que no debe existir. Sin embargo, la poligamia es una vieja e histórica práctica social con vigencia en la actualidad en la República Dominicana en estratos altos, medios y pobres.

Son muchos los casos de hombres con varias parejas femeninas en la que una de ellas es la “esposa”, las demás son denominadas y discriminadas socialmente por su condición de “amantes”, queridas y sus hijos estigmatizados como “hijos de la calle”. En términos legales todos/as los/as hijos/as tienen los mismos derechos, esto no ocurre en el ámbito social, cultural y económico.

La población infantil, adolescente y joven que vive dentro de una familia paralela-poligámica en la que el padre tiene otra familia “legalmente constituida”  sufre situaciones de discriminación en centros educativos y espacios de convivencia social.  Frases como : “Yo soy hijo de un cuerno, mi papá viene a veces porque tiene otra familia con su esposa” se escuchan en distintos estudios realizados.

Esta población infantil y adolescente tiende a juzgarse como “sin familia” porque su familia no responde al modelo oficial de familia nuclear, el único que reconoce jurídicamente la nueva Constitución. Esta es una práctica de exclusión e inequidad hacia las estructuras familiares existentes: monoparentales, extensas y/o con matrices poligámicas.

La poligamia se mantiene y fortalece culturalmente por ser una práctica oculta-invisible en una sociedad patriarcal en la que el hombre tiene socialmente permiso para convivir sexualmente con varias mujeres como  “auténtico macho”. ¿No sería mejor que integráramos la poligamia como una de nuestras formas de matrimonio y así no se generaría tanta discriminación social y exclusión para las mujeres y para  niños, niñas y adolescentes que conviven en familias con este tipo de matrimonio?

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario