Cultura Sociedad

Xiomarita Pérez:”El son es un estido de vida que rejuvenece”

Soneros
Escrito por Debate Plural

Xiomarita Pérez (Listín, 14-10-15)  

 

Para un sonero sacar a una mujer a la pista tiene que fijarse muy bien cómo baila, porque el sonero para dar sus pasos punteados necesita de una pareja que se deje llevar, como en todos los bailes machistas, haciendo figuras en el piso, mientras la mujer marca el paso.

En Cuba se toca más son, pero en la República Dominicana se baila más y cada día existen nuevos lugares donde se toca son, danzón, salsa clásica y merengues tradicionales, pero el son domina el ambiente.

Los soneros se reciclan, están en los mismos lugares, porque son fieles a ese ritmo contagioso de folclore urbano, donde la boina guapachoza, el sombrerito, los breteles y los zapatos de dos tonos es una identidad sonera. En la mujer, el vestido, la falda, los tacones altos, y la forma como la mano izquierda se empodera del cuello del hombre, da muestra de que es una mujer sonera. Otras van en pantalones, pero lo gozan igual.

El Sartén,  Bar Los Espejos, Cañón Musical, Secreto Musical y Parque Son, entre otros, son espacios donde estos bailadores se reciclan, y siempre tienen sus mesas en lugares fijos, marcando su territorio. Si no ven a un sonero en un lugar equis es porque no ha llegado o ese día tuvo un compromiso fuerte, porque el mayor compromiso es la devoción que sienten por el baile sonero, que es su estilo de vida, y compartir sanamente con los demás bailadores.

Hay parejas que son fijas en Parque Son, ubicado en Los Mina. Nicolás Batista, de 80 años y su esposa Julieta Arias de 60 años es una de ellas. Nicolás es albañil y pone piso desde el año 1961, pero los lunes y muchas veces los domingos son fijos en el mismo lugar de siempre, al lado de la caseta del disc-jockey.

Otra pareja que tiene su lugar fijo y son madre e hijo y que cada lunes al caer la tarde están calentando la pista son Juan Bautista Ferrer Germán tiene 47 años, que aunque tiene su familia, complace a su madre Eduarda Germán de 74 años y la lleva al sitio sonero. De vez en cuando se presenta la otra hija, Cristobalina Ferrer Germán, de 43 años, una negra color canela, espigada, que quien la ve bailar cree que su hermano es su compañero sentimental y no es así, es una familia que le gusta disfrutar en un ambiente sano, como son los lugares soneros.

Los domingos y los lunes, a partir de las 5:00 de la tarde es la cita para reencontrarse con el son, un baile que pertenece al Caribe, pero aquí se lo gozan más.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario