Internacionales Politica

El ‘regalito de despedida’ de Obama: todos los detalles sobre las nuevas sanciones antirrusas

Escrito por Debate Plural

El 29 de diciembre de 2016, el ‘ruido mediático’ y las reiteradas acusaciones de funcionarios y medios de comunicación de EEUU sobre los presuntos ciberataques rusos que “interfirieron en el proceso electoral” del país alcanzaron un nuevo nivel: el de las sanciones oficiales.

El presidente saliente de EEUU, Barack Obama, reformó una orden ejecutiva existente, emitida en 2015, para imponer nuevas sanciones contra entidades y ciudadanos rusos, que según las autoridades estadounidenses son responsables de una “apropiación indebida de información con el propósito o el efecto de interferir o socavar procesos electorales o instituciones”.

Otra razón esgrimida es el “agresivo acoso” al que, según Obama, están sometidos los diplomáticos estadounidenses en Rusia.

¿Cuáles son las razones?

El tema de los supuestos ciberataques rusos destinados a influir en el proceso electoral estadounidense tuvo mucha proyección durante la campaña electoral.

El incidente principal fue el robo de los correos electrónicos del Comité Nacional del Partido Demócrata y su posterior publicación en el portal Wikileaks. Las autoridades de EEUU, basándose en los datos proporcionados por los servicios de inteligencia del país, atribuyeron estos ataques a Rusia.

Moscú ha rechazado en múltiples ocasiones estas acusaciones por considerarlas infundadas. Además, Wikileaks niega por su parte que Rusia fuera la fuente de los correos filtrados. Finalmente, el mismo ‘hacker’ que se sospecha que perpetró el ataque descartó tener vínculos con los servicios de inteligencia del país eslavo.

Sin embargo, un reciente comunicado del FBI sigue afirmando que los ciberataques fueron perpetrados por personas “vinculadas con los servicios de inteligencia rusos”.

La cuenta oficial de Wikileaks reaccionó al anuncio llamando la atención sobre el hecho de que el documento publicado no contiene menciones a Wikileaks e incluye un “descargo de responsabilidad”:

“El informe está presentado tal y como es solamente con fines informativos. El Departamento de Seguridad Nacional de EEUU no ofrece ninguna garantía acerca de la información presente en el documento”.

¿A quién afectan las medidas?

Las sanciones se dirigen contra cinco entidades:

La Asociación Profesional Autónoma y no Comercial de Diseñadores de Sistemas Informáticos —ANO PO KSI, por sus siglas en ruso-;

El Servicio Federal de Seguridad (FSB);

La Dirección Central de Inteligencia (GRU), la inteligencia militar de Rusia;

El Centro de Tecnologías Especiales;

La empresa de seguridad Zorsecurity.

Además, se introdujeron sanciones personales contra seis ciudadanos rusos:

Vladímir Alexéev, primer jefe adjunto de la GRU;

Serguéi Guizunov, jefe adjunto de la GRU;

Ígor Kórobov, jefe de la GRU;

Ígor Kostiukov, primer jefe adjunto de la GRU;

Otros dos hombres cuyos cargos o actividades no se especifican.

¿Qué más incluyen las sanciones?

El Departamento de Estado de EEUU declaró ‘personas non gratas’ a 35 funcionarios rusos en EEUU, “cuyas acciones no se corresponden con su estatus diplomático o de empleado consular”, según el comunicado del ente.

A los funcionarios rusos se les han dado 72 horas para abandonar el país, es decir, el plazo de salida coincide con el Fin de Año.

Además, el Departamento de Estado ordenó cerrar dos misiones diplomáticas de Rusia, en Maryland y Nueva York, bajo el pretexto de que “eran usadas con fines de espionaje”, según declaró Obama.

¿De qué misiones diplomáticas se trata?

El recinto de Maryland, durante años, fue utilizado por las familias de los diplomáticos rusos con fines recreativos. Alejado de las entidades e instituciones de relevancia, la zona no resulta interesante desde el punto de vista de las actividades de inteligencia y funciona como una dacha —casa de campo rusa— para los diplomáticos del país eslavo. Fue comprada por la URSS en 1972, y Rusia confirmó en 1992 sus derechos de propiedad.

El otro recinto afectado, en Glen Cove (Nueva York), tuvo el mismo uso por parte de los diplomáticos rusos, entre ellos los empleados del consulado neoyorquino y la delegación rusa ante la ONU. Fue adquirido por la URSS en 1951.

¿Cuál ha sido la reacción rusa? Dmitri Peskov, el portavoz del presidente ruso, afirmó que la respuesta rusa sería tomada por Vladímir Putin y que “se aplicaría de forma inequívoca el principio de reciprocidad”.

Además, el funcionario reiteró el rechazo de Moscú a las declaraciones y acusaciones infundadas y vinculó las acciones “destructivas” de la Administración saliente con el deseo de “asestar un golpe a la política exterior de la futura Administración del presidente electo, Donald Trump”.

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, tachó en su cuenta de Facebook a la Administración de Obama de “grupo de perdedores en política exterior”. Zajárova, sin embargo, hizo una excepción con el jefe de la diplomacia de EEUU, John Kerry.

A Kerry, lo definió como un diplomático que siempre trató de “ser profesional y mantener la dignidad”, y elogió al funcionario estadounidense por “haber hecho todo lo posible para evitar el colapso de la política exterior de su país”.

Respecto a las duras medidas de Obama, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso afirmó que “el pueblo norteamericano fue humillado por su propio presidente” y que la decisión tomada por el líder estadounidense “asesta un gran golpe al prestigio de EEUU y su liderazgo”.

El jefe del Comité Internacional del Senado ruso, Konstantín Kosachov, calificó la decisión de Obama como el paso de “una Administración agonizante” y comparó estos movimientos “tan abruptos y destructivos” con la agonía de “los cadáveres políticos”.

Varios expertos latinoamericanos entrevistados por Sputnik coincidieron en indicar que la decisión del mandatario estadounidense complica la situación para la futura Administración de Donald Trump, y ofrecieron algunas posibles explicaciones a estas maniobras.

El doctor en Relaciones Exteriores argentino Alberto Hutschenreuter vinculó la decisión de Obama con la creciente influencia geopolítica de Moscú y la definió como una demostración de fuerza y un ataque a la línea de flotación de las declaraciones de Donald Trump sobre estrechar la cooperación con Rusia.

Esta opinión la compartió también Martín Baña, profesor de Historia de Rusia de la Universidad de Buenos Aires. Según él, al expulsar a los diplomáticos e introducir nuevas sanciones, EEUU “define cuál debería ser el lugar” de Rusia en el mundo, en el marco de la creciente presencia rusa en las regiones y asuntos de relevancia mundial.

El doctor en Relaciones Exteriores argentino Alberto Hutschenreuter vinculó la decisión de Obama con la creciente influencia geopolítica de Moscú y la definió como una demostración de fuerza y un ataque a la línea de flotación de las declaraciones de Donald Trump sobre estrechar la cooperación con Rusia.

Esta opinión la compartió también Martín Baña, profesor de Historia de Rusia de la Universidad de Buenos Aires. Según él, al expulsar a los diplomáticos e introducir nuevas sanciones, EEUU “define cuál debería ser el lugar” de Rusia en el mundo, en el marco de la creciente presencia rusa en las regiones y asuntos de relevancia mundial.

Por otro lado, desde el punto de vista de la política doméstica, las acciones de Obama pueden “condicionar” los cambios de enfoque propuestos por Trump, opina Julio Burdman, analista argentino y doctor en Ciencias Políticas.

Tal vez el comentario más distendido sobre el asunto fuera el de la Embajada rusa en el Reino Unido.

“El presidente Obama expulsa a 35 diplomáticos rusos en un ‘déjà vu’ de la Guerra Fría. Todo el mundo, incluida la población estadounidense, se alegrará de ver el final de esta desafortunada Administración”, afirmaba el texto publicado en el perfil de Twitter de la sede diplomática.

El mensaje iba acompañado de un meme con la imagen de un pato y la palabra ‘LAME’, en referencia al concepto ‘pato cojo’ —la fase final del mandato de un presidente que se caracteriza por su limitada capacidad de maniobra—.

Lo que está claro es que con este ‘regalito de despedida’, Obama no pierde demasiado. Quien sí sale perdiendo es Trump, que tendrá que enfrentarse a una situación diplomática cada vez más enrarecida.

 

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario