La infancia lastimada (II)

Escrito por Debate Plural

Wendy Santana (Listin, 14-4-15)

El sector salud está alarmado por la gran cantidad de pacientes, en su mayoría mujeres, que acuden a consultas ginecológicas en busca de orientación sexual porque han sido violadas de manera violenta o dentro de una relación íntima aparentemente normal.

El tener sexo a la fuerza con una mujer, o sin que se den las condiciones adecuadas para ello, es considerado un abuso cuando se trata de adultos, como también el hecho de que ya en su etapa madura no pueda sostener relaciones sexuales plenas con su pareja por los traumas de su infancia.

Esta es la reflexión que hace la doctora Liliam Fondeur, directora del Departamento Materno Infantil y Adolescente del Ministerio de Salud Pública, quien aunque su especialidad es tratar con menores de edad, como ginecóloga se ha visto obligada a asistir a mujeres con lesiones psicológicas graves porque su problema principal es emocional, no físico.

“Y el cuerpo habla”, dice. “Hay pacientes que llegan con alteraciones en sus partes genitales como muestras de un efecto psicológico contrario al que se esperaba. Muchachas jóvenes que piensan que van a tener un orgasmo tan pronto se acuestan con un hombre y descubren que el dolor físico las domina”, nos comenta.

En ese sentido, argumenta que en la mayoría de los casos, cuando hay un rechazo inconciente a la relación sexual, aún sea con una pareja amada y consensuada, es porque hubo un daño histórico en la vida de esa persona y, aunque no se reconozca como tal, cuando se hurga en el pasado se encuentran escenas de violencia sexual.

Sobre el tema del abuso infantil, el psiquiatra Vicente Vargas, director del Instituto de Terapia y Desarrollo Humano, indica que el peligro mayor está en que los adultos involucrados en estos hechos piensan que no hay nada de malo en poner a un niño o niña a tener sexo a temprana edad, para que lo aprenda rápido porque como quiera lo van a hacer.

Pero el daño que se les ocasiona -agrega- es gravísimo porque aparte de las lesiones físicas que pudieran p r o d u – círseles a las víct i m a s , están las emocionales, que pueden ser más graves porque no se curan tan fácilmente, sino por el contrario, pueden durar toda la vida.

También asume que sentimientos como la ansiedad, angustia, depresión, y el hecho de no haber ido nunca a visitar a un terapeuta, y se case y quiera tener hijos, hace que la situación empeore porque cuando su compañero se le acerque inconcientemente habrá un rechazo que generalmente degenerará en vaginismo y el marido no va a entender qué le pasa.

“El problema aquí es psicológico. Que no se ha trabajado esa parte que hay que trabajar para liberarse del tauma infantil que hubo. Muchas veces la mujer siente dolor en el acto sexual y no debe haberlo porque esa es la función de ese órgano. El problema está en la psiquis”, aclaró.

El incesto

Sobre el tema del incecto, al contestar la pregunta ¿Qué es lo que piensan los padres cuando violan a sus hijas? el veterano psiquiatra lo explicó de una manera científica describiendo que lo que sucede es que esos padres no dividen fronteras y actúan con la influencia del lóbulo reptil.

¿Qué significa esto?. Todos los que participaron en el encuentro con el director de Listín Diario y esta redactora, esperaban la respuesta.

“Es la parte del cerebro del ser humano que lo hace ser irracional, fuera de control. No es que lo justifique, pero es la explición científica que hemos encontrado los estudiosos del fenómeno”.

La sorpresa de todos los presentes en el encuentro surgía de manera espontánea. Nadie tolera el incesto, no lo comprende, no lo admite y aunque el psiquiatra muy profesionalmente hacía alusión a que la familia incestuosa es tan antigua como la humanidad, las intervenciones para aclarar que no debe seguir sucediendo no se hacían esperar.

“Los Tibia, en el Antiguo Testamento, sostenían muchas relaciones de incestos. Abraham se casó con su hermana Sarah y hay una historia del Rey Saúl que deseaba a su hermana. En los textos de cultura antigua se encuentra eso. Con la evolución de la humanidad se comenzó a prevenir. Moisés fue el primero que dijo que no se podía tener relaciones sexuales con la familia”, citó el psiquiatra historiador.

La doctora Josefina Romero, terapeuta sexual y familiar, participante también en el debate, no podía contener el efecto que le causaba tratar este tema por considerarlo de desatrozo, al entender que cuando un niño nace el primer sentimiento es el maternal y después el maternal y la hermandad y bajo ningún concepto debe trascender ese sentimiento tan puro.

Sus palabras se quebraban cuando hacía alusión a los casos de violación sexual a menores, principalmente cuando se producían en el seno de la familia.

No los concibe y, al parecer, los tantos casos que ha visto la han tornado intolerante ante este delito.

Tener la información de primera mano y haber visto gente derrumbada producto de una violación, hasta un abuso menor, la lleva a afirmar que el deseo que más caro paga la humanidad es el que se le pueda tener a un familiar porque cuando se realiza de manera sexual, el problema se extiende porque culturalmente se trasmite de generación en generación.

Según describió el psiquiatra Vicente Vargas, el cerebro tiene una parte reptil, que actúa bajo el instinto animal y que se activa con el consumo de alcohol y de drogas; una emocional, que tienen que ver con el cerebro medio y que maneja los sentimientos, y otra en el lóbulo frontal que da el control social y el control de los instintos.

“Hay personas que tienen una más desarrollada que otra y de ahí que los narcos matan como el “pan nuestro de cada día”, los delincuentes no le tienen piedad a sus víctimas, y algunos hombres, bajo el efecto del cerebro reptil, ven a sus hijas como una mujer cualquiera y la toman como suyas”.

Josefina Romero respeta las apreciaciones científicas, pero insiste en que, a sabiendas de esa realidad, hay que du- plicar los esfuerzos y poner un alto a los incestos y a todo acto “bochornoso” relacionado con la práctica de sexualidad con menores.

Entiende que todos somos responsables de crear una cultura de buenos tratos y hacer un llamado de atención para controlar el dolor de mujeres que no pueden tener orgasmo porque aunque le digan te amo siempre están m i r a n – do dolor y trauma post abuso.

La educación

La doctora Liliam Fondeur, de su lado, da una voz de aliento ante toda esta alarma anunciando que muy pronto se firmará un acuerdo entre los ministerios de Salud Pública, Educación y de la Mujer, la Procuraduría General de la República, y el Consejo Nacional para la Niñez (Conani) para hacer un alto en el camino.

Aportó el dato de que que el más reciente reporte del Programa de las Naciones Undias para la Infancia (Unicef) indica que el 20% de las adolescentes está o ha estado embarazada y el 20% de ese grupo inició la sexualidad (por medio al abuso) en etapa muy temprana, entre 1 y 13 años de edad.

“Pretendemos desde el Ministerio de Salud, que cuando una adolescente llegue con un embarazo se reporte de inmediato al Ministerio Público para que se analice si hubo un abuso porque estas violaciones ocurren en las caras de todos nosotros y nadie las ve”.

“Recientemente tuvimos una niña de 11 años embarazada y murió el bebé porque la menor no reunía las condiciones todavía para tener un niño sano, además de que fue violada desde que tenía 9 años por un hombre de 37 años. Esto no lo podemos seguir permitiendo”, sentenció con carácter.

DRA. JOSEFINA ROMERO

Debemos analizar lo que está pasando en la familia. Para mí fue dificil cuando comencé a ver la familia más que a identificar a la persona que está sufriendo. No es lo mismo decir hay un padre ausente que decir este es la culpable, vamos a penalizarlo.

DR. VICENTE VARGAS

Los terapeutas decimos: Niño abusado, potencial adulto abusador. El cerebro es como una computadora que repite lo que vio sin que la persona esté consciente. No es el cien por cien de los casos, pero al menos un 90% de las víctimas de un abuso o violación sexual termina siendo el agresor”.

DRA. LILLIAM FONDEUR

La mayoría de las adolescentes llegan embarazadas a los 12, 13 ó 14 años producto mayormente de una violación sexual en lugares de extrema pobreza, y a veces ni siquiera saben qué es la menstruación, casi siempre en los campos.

Un dato

“EL SEXO CULTURAL”

La cultura influye en las decisiones de la gente y muestra de ello es que en algunos pueblos del Medio Oriente a los varones se les sodomiza desde los 8 años. Un adulto penetra a un joven para tener esa experiencia porque alegadamente con ello se aumenta el conocimiento y se prolonga la juventud, revela Vicente Vargas.

En la antigua Grecia había que tener el “efebo” y quien no tenía relaciones con un adolescente estaba fuera del círculo de la vida porque para ellos significaba la recuperación de la belleza y la juventud perdida, además de que se intercambiaban impresiones para el aprendizaje sexual. Y hay tribus en la Monorka de Asia, en la que profesores de terapia sexual enseñaba a los jóvenes, en las plazas públicas, a tener sexo y los adultos le hacían sexo oral y viceversa.

40%
Abusos sexuales a menores mayormente poducidos a niñas y adolescentes.

60%
Porcentaje de personas que en una sincerización confiesan haber sido víctima de algún tipo de abuso sexual.

12-15
Edades en las que generalmente ocurren violaciones sexuales a menores con penetración y en algunos casos embarazos.

8-10
Edades en las que generalmente ocurren los abusos sexuales a menores de edad.

50-60
Edades en las que todavía muchas víctimas no han podido borrar su pasado con secuelas de violación sexual.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */