Nacionales Politica

El actual gobierno dominicano inicia el proceso de privatización de las dos plantas a carbón mineral que se construyen en Punta Catalina, Provincia Peravia

Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

Debateplural.com, en fecha 11 de diciembre 2015, advirtió del plan de privatización del proyecto de construcción de las dos termoeléctricas en Punta Catalina, y advertimos que en 2016 seria privatizada. Hoy repetimos de nuevo el augurioso texto.

En ocasiones anteriores hemos hecho referencia a las posibilidades concretas de que el actual gobierno reeleccionista del candidato-presidente Danilo Medina decidiera la suerte del proyecto de construcción de dos plantas a carbón mineral que se construyen en el sitio Punta Catalina de la Provincia Peravia, en el sentido de su privatización.

Ahora, concretamente el mismo presidente anuncia públicamente la posibilidad de que las élites empresariales interesadas en el negocio eléctrico participen con sus inversiones de capital en el referido proyecto de las termoeléctricas. El presidente Medina acaba de invitar al empresariado a invertir en las plantas a carbón mineral, que se construyen en terrenos de la familia Vicini, lo cual quiere decir que dicha obra de generación eléctrica tiene el destino de la privatización en manos capitalistas privadas.

Hemos establecido con anterioridad en distintos artículos sobre el proceso de privatización en República Dominicana, que el Estado dominicano lleva a cabo desde el año 1996, cuando surge el primer gobierno del autodenominado partido de la liberación dominicana, que el modelo neoliberal a que se debe dicho partido requiere de la ampliación e intensificación del proceso de privatización de todas las actividades comerciales, económicas, industriales y financieras de la República Dominicana.

Innumerables actividades empresariales van siendo comprometidas con el proceso de privatización y más de 50 empresas estatales han sido desmanteladas, destruidas y saqueadas por la ambición de los sectores élites del país y los altos funcionarios del Estado dominicano; entre ellos basta mencionar 13 ingenios azucareros estatales y más de 30 empresas comerciales e industriales que fueron heredadas por el pueblo dominicano del patrimonio creado por la dictadura del periodo 1930-1961.

Los ingenios ya no producen azúcar ni bagazo ni melaza; han sido desmantelados en su gran mayoría y todos sus equipos e instalaciones, bienes de capital e inmensas cantidades de terrenos cañeros han sido robados con la complicidad del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), el Fomper y otros organismos que han permitido tal situación calamitosa de la cual se han enriquecido funcionarios y empresarios, con el silencio de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana.

Igual suerte ocurre con las empresas comerciales que dejó la dictadura. La irresponsabilidad de las élites económicas y políticas ha dejado sola a la población dominicana en la lucha por el desarrollo nacional.

Justicia y transparencia son conceptos contradictorios, y los difíciles retos y desafíos del futuro no podrán ser vencidos con el afán de lucro e enriquecimiento ilícito de los grupos corporativos que día tras día traicionan al pueblo dominicano y mediante el proceso de privatización se apropian de los patrimonios, de las riquezas y de todos los bienes y servicios del Estado dominicano.

Ha dicho el presidente-candidato que los empresarios deben invertir en las plantas a carbón; pide a los transportistas privados aliarse con los intereses del gobierno. Abre todas las puertas a la ambición empresarial y a la iglesia católica, y todos los días se enriquecen más y  más con el modelo neoliberal capitalista que engendra explotación social, pobreza, escasez de la vida familiar, desproteccion social, desigualdades sociales y discriminación económica y social, desproteccion en la seguridad social y laboral, explotación a través de la factura eléctrica y el precio sobrevaluado de los combustibles, mientras se produce delincuencia de cuello blanco, criminalidad y robo en todas las esferas de la sociedad y del Estado, sin castigo ni sanciones judiciales.

Sin embargo, el presidente-candidato dice: “A todos los dominicanos y dominicanas les digo que pueden estar seguros, que estamos juntos en esto (de una justicia transparente); estamos del mismo lado, del lado de la rectitud, de las cosas bien hechas, de la honestidad. Y desde ese lugar vamos a librar juntos esta buena batalla por la transparencia y el imperio de la ley. No vamos a esconder la cabeza. No vamos a mirar para otro lado” (10 de diciembre 2015).

Sin embargo, ocurre todo lo contrario… El presidente-candidato abre las puertas a la privatización y al modelo neoliberal. Hoy día se encuentra privatizado todo: el transporte, las telecomunicaciones, las playas, los servicios de peajes en las distintas carreteras del país; el negocio eléctrico, gran fuente de enriquecimiento cada cuatro años para los funcionarios del gobierno; están privatizados  los servicios relacionados con combustibles; todas las infraestructuras turísticas, y pronto lo será el agua, las tarifas hospitalarias y los servicios de salud, en manos actualmente de empresas privadas capitalistas como son las dichosas administradoras de fondos de salud (ARS), administradoras de fondos de pensiones y jubilaciones (AFP),  administradoras de riesgos laborales (ARL), educación, salud, generación eléctrica, etc.

Se planificaron y presupuestaron màs de dos mil millones de dólares paras las plantas de Punta Catalina. Fue excluida una empresa de China continental, con maniobras licitatorias, y cuyo presupuesto era de apenas 900  millones de dólares. Se dictó un decreto a mediados de 2014 declarando de emergencia nacional las plantas de Punta Catalina a carbón mineral, pero una licitación internacional de CDEEE entregó el proyecto a la empresa brasileña Odebrecht, luego implicada en el famoso caso Petrobras en Brasil, y se diligenciaron los préstamos y financiamientos correspondientes.

Debido a que la obra ha avanzado muy poco en dos años y medio, ahora el candidato-presidente habla de la necesidad de privatización, es decir, de colocar en manos capitalistas privadas y familias dominicanas poderosas el proyecto de las famosas plantas a carbón mineral, arriba mencionadas.

¿Qué se hizo el dinero contemplado como financiamiento? ¿Qué se hicieron los fondos en dólares? ¿Dónde se metieron los fondos parcialmente obtenidos como consecuencia de préstamos internacionales facilitados por el BNDES de Brasil? ¿Será que el presidente-candidato ha percibido la imposibilidad de construir dicha obra por parte del Estado dominicano, y finalmente ha decidido entregarla a familias capitalistas tradicionales de la República Dominicana y a los grupos corporativos inversionistas dentro del gobierno?.

Ahora la privatización es sugerida como vara de salvación, es pantalla para encubrir el mal uso de fondos obtenidos en fuentes internacionales, fondos que según la diputada Minou Tavárez Mirabal, serán utilizados en la campaña electoral reeleccionista del candidato oficial, actual presidente de la República, que impuso una reforma constitucional al vapor para fraguar su candidatura presidencial.

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario