Nacionales Politica

“Ya sé leer”. El fracaso de una gestión política y gubernamental.

Escrito por Debate Plural
Quisqueya Aprende Contigo

Quisqueya Aprende Contigo

Por: Odalís G. Pérez (Investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo). 

Cuando un programa de campaña electoral se afirma en falacias, argumentos políticos débiles y semánticas especiales de la mentira, el resultado tiene que ser la actual escena de la manipulación que hoy degrada la institución jurídica, cultural, educativa, económica, moral y  estadual.   Lo que el momento político presente exhibe en su planigrafía es una práctica monstruosa, esto es, deformante de lo real-dominicano.

La conducta política observable en estos tiempos de confusión y de alteridad de lo real-político, presenta muchos tropiezos y fracasos de la institución moral y pretendidamente educativa de la República Dominicana de nuestros días.  En tal sentido, toda campaña electoral “folcloriza” en el país cualquier propuesta que se tenga por segura, exitosa, única o perfecta.

Hemos visto en estos días cómo el “género” político denominado “demagogia”, ligado al vicio de la politiquería, invade cualquier circunstancia celebratoria para vender una mercancía ideológica proveniente de la práctica amoral de un Estado-gobierno corrompido por una práctica degradante, agenciada por una visión errática y equívocada divulgada por conocidos sujetos que actualmente son los beneficiarios únicos de la corrupción, el negocio político, el parasitismo institucional, el vicio, la contumelia y todos esos entes monstruosos que se han tragado al país en los últimos doce años de gobernabilidad y pérdida de nuestra personalidad cultural, debido a la incursión de una falso liderazgo empujado por el ya conocido “tigueraje” gubernamental y a la ya delincuencia institucionalizada mediante el respaldo mismo de la tribu gobernante actual.

El programa de alfabetización “Quisqueya aprende contigo”,  “Ya sé leer” es de las grandes mentiras de la presente gestión gubernamental y educativa.  La misma que mediante falsos y desenfocados aspectos se hace visible en el actual ecosistema político decadente y corrompido por sus tácticas empresas caracterizadas por una mala política de interpretación del país, caricaturizado por el actual mandatario y su beneficiada tribu política.

“Ya sé leer” es esa farsa política promovida por una corporación estatal que cada día más vive burlándose del dominicano y sus necesidades.  Que se aprovecha de la ignorancia para crear una economía política basada en los recursos de un capitalismo de Estado “mañoso” y “dañoso”, pero sobre todo acriollado en la República Dominicana de hoy.

¿Cuáles son los perfiles, estratégias perspectivas y ganancias del programa “Ya sé leer”, verdadera estafa política puesta en marcha por reconocidos mercadólogos y publicistas políticos de la actual gestión gubernamental?

Ciertamente, la pregunta nos lleva por senderos que ya hemos aclarado y elucidado públicamente para conocimiento de nuestra ciudadanía, en un momento donde, ante todo, se le quiere engañar, se le quiere alienar como comunidad histórica y cultural; pero también, en un momento en el cual se anuncia una nueva reforma fiscal con el fin de cubrir todo ese monstruoso gasto politiquero y de campaña que vamos, desgraciadamente, a pagar luego de esta pesadilla electoral, cuando esta comedia trágica haya terminado.

En efecto, “Ya sé leer” es justamente un programa propicio para no aprender a leer; es el programa agenciado para que unos pocos políticos y asaltantes de oportunidades obtengan grandiosas ganancias a costa de la ignorancia, el temor y la alienación de este pueblo, alejado del verdadero progreso y arrinconado, utilizado por un falso concepto de realidad social.

Golpeado de manera sistemática, el país no sale de los acostumbrados tropiezos económicos, educativos, morales y sociales, toda vez que sus políticas engordan la barriga de la corrupción y la delincuencia favoreciendo cada vez más la crisis de identidad  y de posibilidad del dominicano de nuestros días.

La visión de una República Dominicana desestabilizada institucional,  moral, política, económica y socialmente es justamente la que propala el gobierno desde una estrategia alienante fundada en contravalores que han socavado de manera procesual el país y sus diversos ejes de producción, pero que tanto el Ministro actual de Economía y Hacienda como el también actual Ministro de Educación no pueden ni quieren ver para así cubrir los dislates, equívocos y desperfilamientos de su mentiroso y corrupto gobierno.

Desde una falsa campaña de logros, progresos, falso crecimiento económico y un fabricado “florecimento” desarrollista del país, “Ya sé leer” es la estafa social con la cual el gobierno actual quiere presentar la radical eliminación del analfabetismo en la República Dominicana, utilizando a un Alcalde y a un cuadro político que no pueden “leer” ni siquiera el cómic que se ha inventado de manera falaz el actual partido-gobierno de la República Dominicana.

Las narrativas contaminadas de la política actual se han convertido en una guerra de encuestas, estadísticas comparadas, construcciones y conclusiones numéricas y gestos alevosos de una autoridad estatal que no deja de blandir su látigo contra la ciudadanía y contra la averiada y anómala democracia dominicana.

De ahí que espectáculos como el “propagandeado” programa, “Ya sé leer”, debe llamar la atención de los intelectuales, educadores, cientistas sociales, sociógrafos, sociólogos y otros estudiosos de las ciencias sociales y políticas, a los fines de descubrir aquellas maniobras ideologizantes de un partido-gobierno que en su violenta carrera avasalla al sujeto-ciudadano dominicano de nuestros días, creando un mundo alucinante de falsas expectativas y sobre todo un artificioso y falso progreso adornado con piezas compradas por lo peor de la canalla y el canallismo político dominicano.

En tal sentido, ¿cuáles son las razones para confiar en un mandatario que se ha pasado todo un cuatrenio haciendo campaña y proselitismo político a favor de su continuidad en el Estado-gobierno? ¿Cuáles son las razones para confiar en un Alcalde cuyas obsesiones son hacer de Santo Domingo un barrio populoso de Miami? ¿Cuáles razones existen para creer todas las promesas salvadoras y “paradisíacas” de un partido-gobierno que, según su propaganda, eliminó la pobreza y la desigualdad en la República Dominicana?

¿Para qué quiere el actual partido-gobierno acabar de destruir lo poco que ha quedado de nuestro país, que ya no nos pertenece, pues se lo ha robado el tigueraje de las grandes mafias y corporaciones de un peledeísmo en desbandada, pero con necesidad imperiosa de poder?

Prefiero saber leer.

 

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */