Internacionales Politica

Lula prepara una ofensiva para evitar la suspensión temporal de Rousseff por el Senado

Lula Da Silva

Lula Da Silva

El expresidente de la República de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, cree que en caso de que el Senado decida aceptar la apertura del proceso de «impeachment» contra la presidenta Dilma Rousseff, con la consecuente suspensión de su mandato por 180 días, habrá muy pocas posibilidades de que recupere la presidencia.

La noche del lunes el líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT) convocó una reunión de emergencia junto al presidente nacional de esta sigla, Rui Falcao, el coordinador del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), Guilherme Boulos, el líder del Movimiento Sin Tierra (MST), Gilmar Mauro, y el alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad.

Reunidos en el Instituto Lula en Sao Paulo diseñaron una agenda de movilizaciones a nivel nacional aprovechando el deplorable espectáculo ofrecido por los 513 miembros de la Cámara de los Diputados el pasado domingo y que habría causado una fuerte alerta sobre un parte importante de la población.

«No debe haber ninguna posibilidad de que el gobierno de Michel Temer y Eduardo Cunha comience a funcionar, la gente no lo permitirá, estoy seguro. Lo que vimos en Brasilia fue una clase magistral de imbecilidad. Esa imagen mostrada a Brasil cambió la conciencia de muchas personas», resumió el líder del MST en declaraciones recogidas por Folha de Sao Paulo.Este martes la denuncia del «impeachment» contra Rousseff será leída ante los 81 miembros del Senado, ya el próximo 22 de abril será creada la Comisión Especial de 21 senadores que deberá analizar el caso y emitirá un informe final el próximo 10 de mayo que deberá votarse en la Comisión para 48 horas, solo entonces, el 12 de mayo, el Senado decidirá la apertura del proceso y la suspensión de Rousseff por 180 días.

El expresidente de Brasil y líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, se reunió este lunes con representantes de la prensa internacional para ofrecer una extensa rueda de prensa en la que ha abordado todos los asuntos relacionados con la situación actual de Brasil.

 «En Brasil conseguimos hacer una revolución social que no tiene parangón en ningún otro país del mundo en época moderna: ni siquiera una pistola de juguete disparó un solo tiro, conseguimos que el pueblo tomase el poder sin usar la violencia», destacó Lula en los primeros minutos de su intervención.

No obstante el tono victorioso pasó rápidamente a un tono de denuncia sobre la actual situación de polarización que atraviesa el país: «Cuando existe una intolerancia como la que ahora está ocurriendo en Brasil, se convierte en algo insoportable, un retroceso, en Brasil deberemos luchar para que no ocurra igual lo mismo que en Honduras o Paraguay».

«Creo que prevalecerá la democracia, el buen sentido y que la gente podrá dar una oportunidad a Rousseff para gobernar el país: si pudiese hacer una llamada sería a que dejen a esta mujer gobernar el país, que la dejen hacer lo que debe hacer, nadie está obligado a que le guste, pero fue elegida», destacó Lula quien habló de un «clima de odio» contra los líderes del PT.

Sobre la inminente ruptura del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) con el Gobierno, que será decidida el martes en la reunión de la Dirección Nacional del partido, Lula apuntó su «tristeza» por la ruptura pero no descartó que los siete ministros del PMDB en el Ejecutivo se mantendrán en sus cargos.

«Pasará algo igual a lo ocurrido en 2003: el Gobierno logrará una base parlamentaria con el PMDB y habrá una coalición a pesar de que la dirección del partido no esté de acuerdo», señaló un optimista Lula que todavía da crédito a que la división entre los parlamentos del PMDB tendrá un saldo positivo para Rousseff.

«El PMDB no es un partido homogéneo y tiene varias lineas de pensamiento, conversaremos con muchas personas, incluido el vicepresidente Michel Temer, para saber el motivo de la salida», añadió Lula quien todavía no ha podido ejercer el cargo de ministro de Presidencia debido al retraso en el aval del Tribunal Supremo Federal (TSF).

«Habrá un día que la historia de Brasil reconocerá que gracias al PT, a la presidenta Rousseff y a su Ley de Transparencia, el país consiguió por primera vez enfrentar y poner contra las cuerdas a la corrupción endémica en el Gobierno», concluyó con aires de desafío Lula mientras señaló a los sectores del «golpe» como los únicos interesados en negar esa evidencia.

 

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */