Cultura Educacion

El cientifico dominicano Eugenio de Jesús Marcano: ejemplo de dedicación a la investigación de la naturaleza dominicana (1923-2003)

Escrito por Debate Plural

Debateplural.com, comparte con sus lectores el interesante articulo sobre el científico dominicano de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), publicado por el poeta Mateo Morrison, en el periódico Listin Diario el 16/8/2015.

Eugenio de Jesus Marcano Fondeur

Eugenio de Jesús Marcano Fondeur (1923-2003)

Coincidiendo con la muerte de Eugenio Marcano  hace varios años me encontraba en una librería de Barcelona, donde compraba la Revista de Occidente  que fundara José Ortega y Gasset, y varios libros, entre los que sobresalía la más amplia selección del poeta catalán Pedro Gimferrer, que hace varias décadas impactó a toda una generación con su texto “Arde el mar”. A pesar de mi búsqueda incesante por textos literarios, en mi mente aún permanecía la noticia del deceso de uno de los pocos científicos que ha producido nuestra tierra y que el país exhibía con orgullo.

Me preguntaba cómo sin la existencia de una tradición científica, ahora sucede que uno de los grandes de la botánica y la zoología, incluso con su nombre inscrito en alguna especie animal o vegetal descubierta, era este hombre, un ser correcto y afable, en cuya casa estuve con frecuencia como profesor de su hija Clemencia y compañero de estudios de su hijo mayor, José; compartiendo estudios intermedios con Esperanza Esquea, formando una trilogía cargada de inquietudes por el conocimiento que traspasaba lo que cotidianamente recibíamos en la Escuela María de Toledo.

Decidí adquirir un libro que me diera alguna explicación lógica de este fenómeno y compré “Filosofía de la Ciencia”, basado en el Simposio de Burgos que tenía como núcleo los aportes de Karl Popper y sus revoluciones científicas. Admito que esas lecturas no contestaban mis inquietudes del todo, pero fue el punto de partida para continuar mi búsqueda acerca de don Eugenio Marcano y sus aportes.

Este maestro se inició como curador en 1955 y reunió como Director del Instituto de Ciencias Botánicas y Zoológicas, la mayor colección de insectos descubiertos en República Dominicana y la única de moluscos fósiles de las variadas estructuras geológicas del país. Exploró montañas y valles para buscar la verdad científica a través de la flora y la fauna, sistematizando conocimientos que puso al servicio del país en sus cátedras en el Instituto Politécnico Loyola y la Universidad Autónoma de Santo Domingo. La Uasd en un acto inolvidable encabezado por su entonces rector, doctor Hugo Tolentino Dipp, le otorgó el Doctorado Honoris Causa por su dedicación paradigmática a las ciencias naturales. Después de recibir diversos homenajes, se  hizo justicia al designar con su nombre el Museo de Historia Natural.

Leer un libro de ciencias en inglés o en alemán con el nombre de un cactus llamado perekia marcanoi, me obligó de nuevo a buscar en otros textos sobre filosofía y encontré que la actitud ética durante toda su vida, junto a su extraordinaria esposa e hijos, fue definiendo su naturaleza como un espacio donde la verdad y la ciencia se convivían para servir a la humanidad, como debe ser la tarea de cualquier científico, así nazca en Europa, EE.UU, Japón, o en las cálidas tierras del Cibao, en la media isla que ocupa República Dominicana.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario