Economia

CARTA AL PRESIDENTE OBAMA

Por: Ángel Moreta

Distinguido Señor Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica: He leído y tomado conocimiento, como simple ciudadano latinoamericano, su decreto ejecutivo mediante el cual recientemente usted declaró a la República Bolivariana de Venezuela como un Estado que representa una amenaza a la seguridad y la estabilidad de la gran nación del norte que usted dirige en su calidad de Presidente. Utilizando con tranquilidad mi mente racional, y poniendo sobre el mantel de mi mesa de trabajo el razonamiento lógico y mis humildes conocimientos de la historia latinoamericana, me cuestiono a mi mismo, como si tratara de aprovechar la metodología cartesiana del cogito elgo sun, hasta donde puede ser cierto que los vecinos venezolanos buscan la guerra con EU y niegan la paz.

Y en ese orden de razonamiento, llego a la conclusión muy definida de que la República de Venezuela no ha realizado hasta hoy ningún acto de agresión contra su gran país. Simplemente he observado que ese país aspira a su propio desarrollo a base de su soberanía, de sus propios recursos naturales y de los principios de auto determinación, dentro de un marco de solidaridad internacional y de buenas relaciones con todos los países del mundo.

Y en ese orden, no observo, ni en mi cátedra universitaria, ni en mi país, ni en las coyunturas internacionales, ni en las conductas del pueblo venezolano y sus gobernantes, agresiones de ningún tipo contra los EU. Entonces nos preguntamos: ¿A que viene ese decreto?; ¿Que procura usted con ese decreto?; ¿Que quiere usted justificar con esa disposición ejecutiva? ; ¿Que quiere usted con Venezuela?. La única explicación que encuentro, en mi universo mental cartesiano, es que contrariamente los EU, representan una amenaza para Venezuela, ya que no toleran que los pueblos latinoamericanos se declaren dueños de sus propios recursos naturales.

Cuando usted era profesor de Derecho Constitucional en New York, de seguro que defendía en sus cátedras los principios de la Constitución de los Estados Unidos y los de la Carta de las Naciones Unidas. ¿Por qué hoy usted piensan lo contrario?.

Yo creo que el cambio intelectual de un premio Nobel de la Paz viene condicionado por los organismos del más alto Poder Político como el FBI, la CIA, y el Pentágono. Esa es la conclusión a que puedo llegar. Soy el primero en lamentar que ha tenido usted que renunciar a los planteamientos de su libro “La audacia de la esperanza”, del año 2007. Bella obra en la que usted vierte sus criterios sobre la metodología para restaurar el sueño americano.

Pero la verdadera audacia está en tratar con justicia y con respeto países como Venezuela, un ejemplo de luchas históricas, de superación de su pueblo, de paz y solidaridad. Le invito a releer el libro de Wright Mills, “La élite del poder”, pues todavía hay muchas cosas que aprender; además, la obra que le regaló personalmente Hugo Chavez en Colombia, “Las venas abiertas de América Latina”. Y le recuerdo, para recordar cosas pasadas útiles a la reflexión, el libro de Servan-Schreiber “El desafío americano”.

atentamente, con respeto,

Ángel Moreta
Jurista, sociólogo y filósofo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario